miércoles, 16junio, 2021
22 C
Seville

¿Aplican una política de desgaste?

Alberto Vila
Analista político, experto en comunicación institucional y economista
- Publicidad -

análisis

Nuevo golpe de Casado a la democracia: saca al PP del pacto antitransfuguismo

Desde la Operación Murcia, en la que el PP logró comprar las voluntades de tres diputados tránsfugas de Ciudadanos para derrotar la moción de...

Juana Rivas no cejará hasta recuperar a sus hijos de su progenitor condenado por violencia de género

No lo tendrá nada fácil legalmente, pero Juana Rivas no cejará hasta recuperar a sus dos hijos de su progenitor condenado por violencia de...

El Repaso del 15 de junio: El Gobierno del lado del Santander, los indultos a los presos políticos, y el nuevo escándalo fiscal del...

Como cada día, en El Repaso, analizamos la actualidad interactuando con nuestros lectores. Hacemos un repaso breve de las noticias más destacadas, en formato...

Suiza, Jersey, Andorra… las cuentas ocultas del rey emérito siguen floreciendo por todo el mundo

La Fiscalía suiza sigue tirando del hilo de las cuentas del rey emérito. Según cuenta hoy El Confidencial, durante la investigación del patrimonio real...
- Publicidad-

Los acuerdos para la moción de censura y posterior formación del gobierno de coalición se han ido incumpliendo. Esto supone una claudicación frente a los intereses de las corporaciones integradas en el IBEX 35, los fondos de inversión y los grandes terratenientes y poseedores de inmuebles en España. Entre estos últimos tenemos a la aristocracia y, por supuesto, a la Iglesia Católica Española. Para algunos últimamente esta es la «Sociedad Civil» que hace que la parte socialista del gobierno frene su programa progresista.

Según algunas fuentes esta es una operación de desgaste de sus socios de gobierno. Por ello, no se aplicará una fiscalidad equitativa al patrimonio. No se penalizará a aquellas empresas que radiquen sus beneficios hacia paraisos o países que faciliten eludir sus obligaciones fiscales.

Tampoco se recuperarán   los derechos de los trabajadores perdidos por la Reforma Laboral. Ni que decir de la restricción de las actividades de grupos antidemocraticos fascistas o neo fascistas. No se financiará como corresponde al trabajo derivado de la Ley de la Memoria Histórica.

Qué decir del control y garantías de la gestión de la dependencia, cuyas víctimas siguen indefensas. También el control de las actividades y excesos del oligopolio de la banca, que sigue eludiendo las decisiones de los tribunales europeos, porque los tribunales españoles tienen una línea afín a sus intereses.

Las demoras producidas desde el Ministerio de Asuntos Económicos y desde el de Seguridad Social, mantienen siempre posiciones cercanas al empresariado más ultraliberal. La vicepresidenta de Asuntos Económicos, Nadia Calviño,  ya cargó contra la posibilidad de derogar toda la reforma laboral.

En el caso del de Seguridad Social, José Luís Escrivá, sabida es su defensa de la privatización de las pensiones. Es un defensor del recorte de las ayudas al empobrecimiento. En su caso, también hemos sabido el frenazo de la concesión del Ingreso Mínimo Universal y la intención de poner en marcha la Mochila Austríaca.

Si a todo ello se suma un acercamiento de Pedro Sánchez a Ciudadanos, el mismo partido que apoya a la ultraderecha en todo el país, en lugar de apoyarse en las fuerzas políticas que le dieron el gobierno, entonces tenemos una claudicación en relación a los acuerdos de la investidura.

Desde la jefatura del estado, muy desgastada por la corrupción, se vería con agrado la gran coalición. Incluso desde las entrañas del propio gabinete socialista, desde el sector afín a las tesis neoliberales, también.

Estas prácticas que vuelven a llevarse a cabo, nos recuerdan al socialismo de los eufemismos que apoyó la ley Mordaza y la Reforma Laboral, por «sentido de Estado».

Ese regreso del socialismo  de la tercera vía es un triunfo de la derecha. Por ese motivo se tensa la relación con la izquierda parlamentaria.

Parece quiere desgastarse el capital ético de Unidas Podemos. Los cómplices que apoyaron el primer acuerdo con Podemos se han reagrupado para agradar al poder. Según fuentes cercanas, la vicepresidenta primera del Gobierno y ministra de la Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática, Carmen Calvo, es un recurso muy cercano a esas tesis.

Veremos. 

- Publicidad -

Relacionadas

- Advertisement -
- Publicidad -

2 Comentarios

  1. Pues si van por el camino, ya veo al PSOE en la opisicion. Siempre ha sido un partido cobarde y seguramente lo seguira siendo.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

El silencio de los corderos

Siempre he mostrado mi pasión por los trasuntos de la polis. Comprendo a quienes, hastiados, se desentienden de la política mas, lo quieran o...

Olivia y Anna

Existe el horror. Existe. Existe. El horror existe. Como un mantra indeseable. Como un credo abominable. Existe el horror. Existe como un demonio sutil...

Los casinos online y los eGames experimentan un crecimiento sin precedentes: ¿Por qué?

Con la crisis sanitaria el sector de los casinos online ha alcanzado cifras récord en muchos países. Sólo en el último trimestre de 2019...

Derechos y deberes

En una entrevista hecha por La Razón de modo telefónico, que apenas ocupa una docena de líneas, Savater reivindica su derecho a salir a...
- Publicidad -

lo + leído

El silencio de los corderos

Siempre he mostrado mi pasión por los trasuntos de la polis. Comprendo a quienes, hastiados, se desentienden de la política mas, lo quieran o...

Olivia y Anna

Existe el horror. Existe. Existe. El horror existe. Como un mantra indeseable. Como un credo abominable. Existe el horror. Existe como un demonio sutil...

Los casinos online y los eGames experimentan un crecimiento sin precedentes: ¿Por qué?

Con la crisis sanitaria el sector de los casinos online ha alcanzado cifras récord en muchos países. Sólo en el último trimestre de 2019...

Derechos y deberes

En una entrevista hecha por La Razón de modo telefónico, que apenas ocupa una docena de líneas, Savater reivindica su derecho a salir a...