Este ha sido el annus horribilis para Facebook y su creador, Mark Zuckerberg.La pérdida de usuarios, los problemas con las noticias falsas, las publicaciones violentas en la plataforma y las acusaciones de una mala gestión han llevado a Facebook a perder un 29,19% en valor en bolsa. Es más, según el índice de multimillonarios de Bloomberg, Zuckerberg ha perdido este año cerca de 16.700 millones de euros.

Así, el modelo Facebook pierde fuerza ante el modelo Google, que es el por el que optan la mayoría de los anunciantes. Y es que es más atractivo poner publicidad en un gigante de Internet, el cual saca tajada copiando contenidos, que hacerlo en una red social cuyo único atractivo es que agrupa a mucha gente.

En este pulso no han sido de ayuda los últimos resultados de la gran red social que dirige Mark Zuckerberg. De hecho, las acciones se han desplomado casi un 25% en Walls Street porque las cifras del segundo trimestre han defraudado a inversores y analistas, un periodo que se vio afectado por el escándalo de fuga de datos.

En concreto, Facebook ha tenido un beneficio neto de unos 4.361 millones de euros entre abril y junio, lo que supone un 31% más que hace un año, y los ingresos han ascendido a 11.292 millones (+42%), pero inferiores a los previstos. Por su parte, en el semestre, las ganancias han sido de 8.614 millones (+45%) y la cifra de negocio, de 21.506 millones (+45,2%).

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorEl síndrome de Procusto
Artículo siguienteLas redes sociales, la primera escuela sobre drogas para los jóvenes
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre