Si ha habido alguien que ha generado opinión en contra del independentismo catalán, esa ha sido Ana Rosa Quintana. A través de su programa diario en Telecinco, copando las máximas cuotas de audiencia durante años en la franja matutina, la periodista ha mostrado siempre que ha podido su parecer al respecto de los hechos políticos, de los hechos en las calles (reales e irreales) y de la opinión personal que le merecen distintas personas (en base a hechos reales o imaginarios).

Precisamente ella es quien acude a la prisión de Lledoners para entrevistarse cara a cara con Oriol Junqueras. Una vez formado gobierno, una vez que ERC ha facilitado la investidura de Pedro Sánchez, ahora sí, Junqueras recibirá la visita de la musa de las mujeres defensoras de la unidad de España.

¿Cómo justifica Ana Rosa la entrevista? ¿Cómo justifica ahora darle voz a lo que ella ha tratado desde su programa como un «delincuente» y un «golpista»? Desde la humanidad. Porque, según anunciaba ella misma, son las segundas navidades que Junqueras pasa en prisión. Lo decía con el libro en la mano que el líder de ERC ha escrito para sus hijos desde la cárcel. Ella apunta a una entrevista «humana», por lo que se intuye que no abordará cuestiones de calado político.

Decía, además Ana Rosa que la gente tiene derecho a defender la ideología independentista. Que otra cosa es «saltarse o no la ley», y según ella, es en eso en lo que estamos ahora.

No es la primera entrevista que realiza el lider de ERC en prisión, puesto que la primera que realizó, por escrito, fue para este medio, Diario16. También acudimos a visitarle en persona. Evidentemente, en nuestro caso, la razón era informativa y con un doble sentido: que Oriol Junqueras, como los demás presos políticos, pudieran ejercer su derecho de expresión (fueron sancionados por Instituciones Penitenciarias por responder alguna entrevista), así como nuestro derecho de informar de manera directa y veraz a nuestros lectores. Diario16 viene haciéndolo desde sus inicios, de manera libre y meramente interesada en contar lo que sucede, dando voz a todas las partes. Es una alegría ver que ahora ya es tiempo de dar voz a quienes llevan más de dos años silenciados.

Puestos a hablar de humanidad, sería bueno también plantearse si cuando se mantiene en prisión a Oriol Junqueras tras la sentencia del Tribunal de Justicia de la UE, no se están saltando las leyes precisamente los que tanto apelan a ellas.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre