Medalla de exaltación del dictador Franco actualmente en venta a través de Amazon España.

La multinacional Amazon vende en España sin ningún tipo de veto un amplio muestrario de productos de exaltación franquista pese a la ley de memoria histórica en vigor. La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica recuerda a la compañía del hombre más rico del planeta, Jeff Bezos, con una fortuna actual de 110.000 millones de euros, que “en España hay 114.226 personas desaparecidas por la represión de la dictadura franquista. Si no venden objetos de exaltación de Adolf Hitler hagan lo mismo con Franco”. Medallas, llaveros, banderas de la dictadura… La oferta es amplia y variada, y se pueden comprar con un simple click y el compromiso de entrega por parte de Amazon es inmediato en apenas unos días.

La ley vigente desde el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero permite estas ventas aunque se trate de productos que exaltan sin subterfugios regímenes dictatoriales como el franquismo o de ideología claramente fascista. En España sólo es ilegal actualmente exhibir banderas franquistas en edificios públicos o utilizarlas en determinados contextos que inciten al odio. En Alemania, está totalmente prohibido exhibir símbolos nazis con la salvedad de que se trate de un contexto artístico o para criticar el Holocausto. Su utilización puede conllevar desde multas hasta una condena a tres años de prisión.

La multinacional se remite a los vendedores que usan su plataforma para que decidan ellos si los artículos vendidos “son adecuados”

Amazon España permite a numerosas empresas intermediarias utilizar su plataforma para la distribución y venta de productos de ideología fascista o de exaltación del franquismo. Y ello pese a que su política de ventas es muy clara en este sentido: “Amazon.es se reserva el derecho a determinar si los artículos vendidos en nuestra página web son adecuados”, concreta en su política de ventas. La multinacional de distribución remite a “los fabricantes o vendedores de los artículos” toda la responsabilidad de “llevar a cabo las investigaciones necesarias” para asegurarse de que los artículos ofrecidos a través de Amazon.es “cumplen con todas las leyes locales, estatales, nacionales e internacionales”.  

La vaguedad de la futura ley

La futura Ley de Memoria Democrática que ha preparado el Gobierno de Pedro Sánchez, actualmente en trámite parlamentario, contempla la “persecución” de los símbolos contrarios a la democracia. De este modo, se da una nueva vuelta de tuerca a la persecución de los símbolos del franquismo, aunque aún queda en el aire que se vaya a prohibir la venta de este tipo de productos comerciales que atentan claramente contra los valores de la democracia. La futura norma eliminará expresamente estos nombres de centros públicos y pueblos, e incluso si estos elementos contra la memoria histórica están ubicados en centros privados o religiosos serán sus propietarios los que estén obligados a su retirada o eliminación. Pero aún es muy vaga en la prohibición expresa de la venta de estos productos que exaltan el franquismo y las ideologías fascistas.

Facua ya lo denunció sin éxito en 2018

Amazon ha continuado vendiendo estos productos pese a que ya en 2018 la asociación de consumidores Facua denunció esta política por parte de la multinacional de distribución. Esta asociación lamentaba entonces que la compañía de Bezos sirva de plataforma comercial para fomentar ideologías basadas en el odio, la violencia, el racismo, la homofobia y la xenofobia. En este sentido, recuerda que Amazon, en sus directrices de contenido, la empresa considera prohibido, entre otros, el “material ofensivo”, aunque lo concreta de una forma ambigua: “aquello que consideramos ofensivo es, probablemente, lo que usted puede esperar que lo sea”.

Apúntate a nuestra newsletter

3 Comentarios

  1. Pues tampoco me parece tan terrible. Comprendo que a los familiares de los muertos por Franco estén indignados, pero también la República mató gente, sobre todo de la Iglesia Católica, y nadie está exigiendo que no se haga exaltación de la República.
    Lo que está pasando desde hace años es que cada vez hay más censura. Dentro y fuera de España, y muchas veces no porque el censurado halla cometido un delito, sino porque no gusta lo que dice.
    En España por lo menos, durante la Transición el PSOE agitaba la bandera de la libertad de expresión y de la convivencia pacífica. Es lamentable como han cambiado los tiempos.

  2. Soy comprador casi diario de Amazon.
    A partir de hoy, dejo de serlo
    Ademas, devolvi una compra y aun estoy esperando el reembolso (mas de un mes)

  3. Gracias. Llevaba tiempo buscando un vendedor serio de estos productos.
    Yo, soy libre, tengo mis propias opiniones sobre Franco y, como vivimos en un pais que presume de libre, tengo derecho a tenerlas y expresarlas con respeto a los demás.
    Gracias de nuevo por su información.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre