Foto Agustín Millán

El Secretario General de UGT, Pepe Álvarez, considera que “el mundo rural se merece justicia y derechos. No podemos considerar a los pueblos y sus habitantes como ciudadanos y ciudadanas de segunda, porque los españoles somos todos iguales y todos debemos tener igualdad de acceso a servicios e infraestructuras, vivamos en la ciudad o en el campo”, por eso ha reclamado un gran pacto para frenar la desigualdad en el mundo rural.

El “imprescindible papel de UPA para luchar contra la despoblación de nuestro país”

Durante la clausura del acto de presentación del Anuario 2019 de la Unión de Pequeños Agricultores (UPA) -en la que también ha participado el Ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación en funciones Luis Planas-, Álvarez ha destacado el “imprescindible papel de UPA para luchar contra la despoblación de nuestro país”, y la necesidad de políticas que garanticen precios justos y una rentabilidad adecuada, “porque el mejor ejemplo de economía circular se da en el sector primario, pero tenemos que proteger y apoyar con leyes específicas la red de explotaciones familiares distribuidas por todo el país y que tienen un gran valor social, ambiental y económico”.

Para Álvarez “tenemos que conseguir que estas explotaciones sean competitivas, que puedan obtener una remuneración justa por su trabajo, y evitar cualquier tipo de explotación laboral en el mundo rural”.

Contra la despoblación, empleo

En el mismo sentido se ha pronunciado la Vicesecretaria General de UGT, Cristina Antoñanzas, durante su participación en la mesa redonda “Un nuevo compromiso social con el mundo rural. Otro futuro es posible”, al afirmar que “sólo el empleo permite tener un proyecto de vida, y eso es lo que falla en muchos pueblos. Falla porque unos pocos deciden el precio de los productos agrícolas de muchos; falla porque se están instalando modelos de producción agraria grandes, muy dimensionados, que basan su rentabilidad en la producción a bajo coste; y también falla porque los pueblos han sido despojados de los servicios”.

Antoñanzas ha reclamado, en consecuencia, “actuar ya en la negociación de los precios agrarios, reforzando la parte más débil; hay que regular las macro explotaciones y hay que devolver a los pueblos los servicios que necesitan”.

Foto: Agustín Millán.

La visión del mundo rural en el futuro del trabajo

La apertura de este acto -en el que además de la presentación del Anuario 2019, se han entregado los Premios Orgullo Rural 2019 y los de la Fundación de Estudios Rurales- celebrado en la sede del Consejo Económico y Social de España (CES) ha correspondido al Secretario General de UPA, Lorenzo Ramos, y a la Presidenta en funciones del CES, Mari Carmen Barrera.

Mari Carmen Barrera vinculado la problemática del mundo rural con el actual debate sobre el futuro del trabajo, porque “hablar del mundo rural es hablar de desarrollo sostenible, de lucha contra el cambio climático, de brecha digital, de innovación y productividad, de desarrollo del sector servicios, de comercio internacional o de emigración. Mejor dicho, no se puede hablar de ninguno de estos temas sin observarlos desde la óptima del mundo rural”.

La Presidenta en funciones del CES ha expresado su satisfacción por el premio de UPA a Marcos Peña, Presidente del CES hasta hace pocos meses, porque “este reconocimiento desde el mundo rural expresa también el reconocimiento de los agentes sociales por su labor de estos años”. Mari Carmen Barrera ha concluido reclamando una perspectiva amplia para relacionar la actividad económica y las condiciones sociales del mundo rural con la situación económica general.

El ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación en funciones, Luis Planas, ha destacado que la agricultura familiar juega un papel fundamental para mantener la población del medio rural en las zonas más despobladas.

​Planas ha incidido en el interés que suscita el tema elegido por la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos (UPA) para la publicación de este año, «Un nuevo compromiso social con el mundo rural. Otro futuro posible», ya que, según el ministro, hay que aportar soluciones a la creciente brecha entre el mundo rural y el urbano, así como a la despoblación rural que se ha agudizado en los últimos años.

En este sentido, ha señalado que se trata de un problema nacional y europeo.

El Gobierno trabaja por la cohesión social, económica y territorial del país, ha resaltado Planas, quien ha destacado que para el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación es una prioridad el desarrollo armónico y equilibrado del medio rural.

El ministro ha subrayado que la agricultura familiar estará en el centro de la próxima Política Agrícola Común (PAC) y que este Gobierno defiende ese modelo de producción.

Mujeres y jóvenes, digitalización y regadío sostenible, claves para el futuro rural

Planas ha destacado los tres ejes prioritarios de actuación: los jóvenes y las mujeres rurales, la transformación digital y el regadío sostenible, que conforman el denominado «triángulo mágico» que contribuirán a impulsar un rural vivo, dinámico y con futuro.

España ha conseguido incorporar la perspectiva de género como objetivo específico de la futura Política Agrícola Común (PAC) y ha hecho de esta inclusión una de sus principales demandas en los debates en el Consejo de Ministros de la Unión Europea (UE).

El ministro ha incidido en que es necesario el relevo generacional para revitalizar un campo envejecido, donde dos tercios de los trabajadores agrarios tienen más de 55 años.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

1 × 3 =