Cuando vamos a cambiar de coche, lo más normal es que optemos por adquirir uno en propiedad. Sin embargo, el renting ofrece una serie de ventajas que hacen que cada vez haya más conductores que opten por él en lugar de por la compra. Sigue leyendo si quieres descubrirlas.

Estrenas el coche que quieras

Sin lugar a dudas, una de las mayores ventajas del renting de coches es que la empresa arrendadora compra el vehículo nuevo expresamente para su cliente, que será quien lo estrene y disfrute durante el tiempo que dure el contrato.

Es decir, que de lo que realmente se trata, es de poder disponer de un vehículo recién salido del concesionario, con las ventajas que ello lleva aparejado en comparación con los coches de segunda mano, de la misma forma que si lo tuvieras en propiedad, pues realmente lo tendrás mientras dure el contrato que firmes con la compañía de renting.

Puedes olvidarte del seguro, el taller o los impuestos

Además, otra de las ventajas del renting es que con una sóla cuota pagas el seguro a todo riesgo, el taller cuando surjan averías o tengas que hacer revisiones, los impuestos de circulación y cualquier otro gasto que, más allá del combustible (ese tendrás que pagarlo), lleve aparejado el hecho de tener un coche en propiedad.

A este respecto, es conveniente indicar que dentro de los gastos de taller entra no sólo la mano de obra de los mecánicos que arreglen o revisen tu coche, sino también los repuestos necesarios o incluso los neumáticos cuando tengas que cambiarlos, lo que indudablemente, significa que no vas a llevarte sorpresas desagradables cuando tengas que ir al taller.

De esta forma, pagando los alrededor de 300€ mensuales que cuestan algunas ofertas de renting es posible poder disfrutar de un coche sin tener que preocuparse absolutamente por nada más que por conducir.

También te olvidarás de esperar

Una vez que adquirimos un coche, como es bien sabido, tenemos que esperar a que llegue de la fábrica al concesionario, a que éste gestione su matriculación y a que se nos conceda el crédito para poder financiarlo en el caso, más que frecuente, de que no dispongamos de la liquidez necesaria para poder adquirirlo al contado, un proceso que puede durar hasta meses.

Sin embargo, optar por el renting es sinónimo de rapidez a la hora de poder disfrutar del vehículo que se elija, pues es frecuente que las empresas del sector tengan en stock suficientes coches ya matriculados, con seguro contratado y, por supuesto, con todos los papeles en regla, para que puedas comenzar a utilizarlos tan pronto como hayas formalizado el contrato de alquiler.

Puedes cambiar de coche cada poco tiempo

Aparte de estrenar un vehículo, el renting permite cambiar de coche con relativa frecuencia, lo que necesariamente implica que siempre podrás disfrutar de las últimas innovaciones en materia de seguridad o comodidad al volante, además de hacer que las visitas al taller pasen prácticamente a la historia, dado que podrás disponer de otro vehículo antes de tener que enfrentarte a los desgastes derivados del tiempo.

Por si esto fuera poco, esta facilidad  hace que puedas cambiar de coche de una forma fácil y rápida si tus circunstancias familiares varían, si en tu ciudad cambia la normativa y necesitas un vehículo que se adapte a ella para poder circular con normalidad o se te da cualquier otra situación que lo haga necesario, siendo éste el principal motivo por el que cada vez más conductores se adhieren a la moda del renting.

Así pues, y dejando a un lado otras ventajas que querrás descubrir por ti mismo, no podemos más que concluir indicando que el renting es una opción inmejorable para disfrutar de un coche nuevo, por una cuota realmente asequible y sin tener más preocupaciones que las derivadas de la conducción, pues la empresa de renting se encargará de todo lo demás. ¿Va a ser esta tu opción cuando tengas que cambiar de vehículo?

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre