Captura de Youtube

Alek Boyd es uno de los periodistas de investigación más importante del mundo porque su trabajo ha sacado a la luz la verdadera cara de la corrupción en Venezuela y ha puesto nombres y apellidos a aquellos que se han hecho multimillonarios en las diferentes tramas corruptas, muchas de ellas al amparo de Rafael Ramírez, el ex ministro y ex presidente de PDVSA. El pasado mes de septiembre concedió una entrevista al diario Panam Post de la que reproducimos un extracto.

La valentía de Alek Boyd lo ha vuelto un hombre temible para todos. Aunque no es propiamente periodista, se convirtió en investigador de grandes casos de corrupción del régimen chavista que ha gobernado Venezuela por veinte años. Del otro lado de la acera también le huyen. Desde factores de la oposición venezolana le han acusado de ser un extorsionador.

Hace unos años fue víctima de robo en su apartamento en Londres con el propósito de intimidarlo por haber investigado casos de corrupción en Venezuela.

Su trabajo informativo sobre los llamados “bolichicos”, venezolanos provenientes de familias de gran alcurnia en Venezuela que se enriquecieron de forma espectacular junto con el régimen chavista, le ha dado gran fama y fue el origen de la campaña difamatoria que se hizo en su contra a través de la misma empresa que publicó el famoso “dossier” contra Donald Trump.

Actualmente sigue siendo uno de los hombres más polémicos en redes sociales por revelar cómo el chavismo y la oposición venezolana han «cohabitado» tras la llegada del «socialismo del siglo XXI». De hecho, recientemente Twitter le suspendió la cuenta. Es un intento de silenciarlo, de que no denuncie.

Boyd asegura que son cinco los grandes corruptos dentro del chavismo que encabezan la larga lista: Nicolás Maduro, Cilia Flores y Rafael Ramírez, expresidente de Pdvsa, seguidos por Diosdado Cabello y Tareck El Aissami. Mientras que para él desde la oposición venezolana también hay líderes involucrados en estas tramas.

El reconocido y polémico investigador, ahora en papel de periodista, ofreció una entrevista al PanAm Post en la que denunció cómo desde los medios de comunicación y periodistas en Venezuela se intentan censurar a quienes ventilan los casos de corrupción. «Para mí la denuncia es siempre oportuna caiga donde caiga, esté involucrado quien esté involucrado», dijo.

¿Quién es Alek Boyd y por qué se ha convertido en un hombre tan polémico?

Yo soy sencillamente un ciudadano venezolano asqueado con el estamento político. Yo no busco polemizar con absolutamente nada ni nadie, soy una persona que se ha dedicado a investigar a fondo las tramas de corrupción de la Venezuela chavista desde 1999.

Investigando esas tramas chavistas me he dado cuenta de una cantidad de cosas que no necesariamente caen muy bien dentro de ciertos sectores tanto de oposición como del régimen o en diferentes poderes políticos y económicos, y eso es lo que quizás me hace polémico.

La polémica no la hago yo, yo sencillamente enseño algunas acciones corruptas en las que algunos individuos están involucrados; por tanto ellos son los actores de la polémica, yo solo estoy poniéndole una lupa a ciertas cosas que algunas personas preferirían que pasaran por debajo de la mesa.

«La corrupción como que ya es legal»

Pedro León Zapata fue un gran caricaturista venezolano. Siempre oportuno, su arte se convirtió también en la mayor muestra de impertinencia por años en un país que lo necesitaba. «La corrupción como que ya es legal, pero sigue siendo delito denunciarla», se lee en una de sus obras, que hoy se vuelve pertinente. Obra que resume la relación entre las denuncias de Boyd y los medios de comunicación.

Frente a una inquietud sobre la posición de Boyd de cara a la censura, el investigador dijo al PanAm Post: «Los medios en Venezuela me parece que están completamente desinteresados en hablar del tema de la corrupción; es decir, los medios en Venezuela tienen corruptos favoritos y corruptos a los que hay que darles hasta con el tobo».

Según el investigador, los medios «no entienden la corrupción como la entiendo desde el punto de vista de que no hay corrupción buena. Tú puedes estar a favor de la corrupción o en contra de la corrupción; pero no puedes estar en la mitad».

«Como yo veo toda la corrupción como mala y me he dedicado a denunciar cualquier tipo de corrupción que encuentre sin importar sobre quién y cuándo la encuentre, entonces eso es lo que me ha hecho polémico».

Alek Boyd no teme apuntar su fusil contra quienes, según él, se han visto envueltos o pudieran estar comprometidos en tramas de corrupción. Habla de quienes están detrás de los diarios más importantes de Venezuela y sostiene que los compromisos con el chavismo y con los dineros saqueados al país, existen.

«Yo he dicho que el dueño de El Universal está relacionado con Tareck El Aissami; para mí es un despropósito que un medio de comunicación como ese lo haya adquirido El Aissami a través de Samark López», precisó Boyd.

Incluso para un destacado opositor del régimen de Maduro como el dueño del diario El Nacional, Miguel Henrique Otero, se le es imposible esquivar las balas de Alek Boyd. Carga contra él y contra su pareja: «He dicho que Miguel Henrique Otero está financiado por Danilo Díaz Granados que también es otro de los hampones más grandes de cuello blanco que ha tenido en los últimos años Venezuela; eso a la gente le desagrada.También he hablado de que Antonieta Jurado, quien es la nueva pareja de Miguel Henrique Otero, recibía dinero de Derwick Associates y que Nelson Rivera, encargado de «Papel literario» de El Nacional, recibía dinero y era empleado de Derwick Associates. Entonces eso me hace a mí polémico».

Alek Boyd recalca que la indignación ante su trabajo carece de argumentos. Al final, los malos son otros, dice.

«Yo no le debo nada a nadie»

Boyd es un amargado. Es palpable. Y es quizá lo que hoy se necesita. Ese, por supuesto corajudo, que se atreva a señalar a todos y a desconfiar de todos. Pero también, como una especie de mártir, se lanza contra el mundo con la concepción de que no hay honestos. Un ayatolá, que parte de la idea de que todos están bajo sospechas. No hay buenos y por eso celebra su independencia. Esa que le permite publicar contra todos y denunciar a todos, sin jamás someterse a intereses, como si lo están, según él, todos los medios.

Hay personas que consideran que no es el momento de publicar ciertos casos de corrupción tal y como el del hijo de Henry Ramos Allup, publicado por PanAm Post, porque aseguran que eso mantiene al régimen en el poder. ¿Es cierto que al destapar este tipo de casos de corrupción, Nicolás Maduro agarra fuerza?

Nada de lo que se publique en los medios de comunicación, sean virtuales o impresos, tiene el poder de hacer algún tipo de mella sobre el poder que ejerce el régimen de Nicolás Maduro en Venezuela.

El chavismo no va a mandar en Venezuela ni dejar de hacerlo por lo que publique el PanAm Post o publique Alek Boyd. La realidad que a lo mejor cae muy mal, es que el chavismo tiene todas las cartas, tiene todo el poder, el dinero. Controla la justicia, controla las Fuerzas Armadas, a los grupos de crimen organizado, de forma tal que no hay investigación ni trabajo periodístico alguno que pueda hacer mella en esa realidad. Ellos mandan nos guste o no.

Entonces decir que este no es el momento oportuno para atacar o publicar algún acto de corrupción contra alguna parcialidad política supuestamente opositora… Estoy en completo desacuerdo.

Porque si lo que estamos hablando es que aquí se está formando una nueva Venezuela, o un movimiento político que nos quiere llevar a una nueva Venezuela; yo no quiero ni pensar en que ese movimiento político va a estar conformado por gente como Henry Ramos Allup o gente que tiene conexiones imposibles de justificar con el chavismo. Eso es lo que nos ha traído hasta aquí.

Toda esta gente que ha sido copartícipe del desastre chavista, no puede ser parte de la nueva Venezuela. Entonces, ¿cuándo es que los vamos a empezar a denunciar? No soy partícipe ni me parece apropiado dejar de denunciar porque no es el momento oportuno, para mí la denuncia es siempre oportuna caiga donde caiga, esté involucrado quien esté involucrado.

También están quiénes piensan que destapar estos casos de corrupción revela cómo miembros de la oposición mantienen al chavismo en el poder o cohabitan con el régimen. Muchos hasta ahora se habían preguntado qué ganaba la oposición con ello y estos casos parecen ser la respuesta. ¿Qué piensa de eso?

El chavismo y la oposición se complementan, se necesitan uno al otro con igual peso. El chavismo necesita de una oposición para venderle al mundo que es un Estado democrático donde existen ciertas libertades; y por el otro lado la oposición necesita del chavismo para continuar viviendo.

Tú me dirás de qué vive Ramos Allup, ¿del sueldito que tiene como diputado? O, ¿de qué vive Julio Borges?, de qué vive esa gente si no es de los negocios que ciertos sectores afines tienen precisamente con el chavismo.

¿Quién fue el artífice de la farsa que montaron el 30 de abril? El artífice fue Raúl Gorrín, quien estaba negociando con Maikel Moreno, con el chavismo y junto a la oposición. Él es un hampón buscado por Estados Unidos por estar involucrado en todo tipo de eventos de corrupción. ¿Entonces a quién financia Gorrín adentro de la oposición?

O es acaso un secreto que Julio Borges tiene relaciones injustificables con Raúl Gorrín. Estas cosas no las estoy inventando yo, estas cosas se conocen a vox populi; lo que pasa es que la gente no quiere hablar de esto, pero eso es como tapar el sol con un dedo.

El hecho de que no hablemos de esto, no significa que en esa futura Venezuela que todos queremos tener, no estén todos estos políticos buscando ver cómo protegen a estas parcialidades económicas que los sustentan, les dan dinero, les prestan los aviones, los llevan de viaje, etc.

Yo desde luego no quiero una Venezuela con un Gobierno de oposición que sea tan corrupto como el chavismo o que le deba igual cantidad de favores a la boliburguesía.

Hay quienes también piensan: no me importa qué Gobierno venga, ni cómo salga el régimen, lo que me importa es salir de esta dictadura como sea; ¿qué piensas tú de esa posición?

Es que lo que la gente no entiende es que no van a salir de este régimen, porque si tú me dices que vamos a cambiar al chavismo por una oposición en donde los que mandan le deben absolutamente todo al chavismo; entonces el chavismo no tiene nada que temer.

Como la famosa ley de amnistía que aprobó el Gobierno interino de Guaidó y que no castiga a los corruptos que hundieron a Venezuela en esta crisis.

Yo me leí la ley y no hay ni una sola mención a la corrupción; ellos no tiene ningún problema con perdonarle todos los crímenes a todos los corruptos que causaron esta tragedia en Venezuela. Yo no estoy dispuesto a quedarme callado con respecto a eso.

 

Pueden leer la entrevista íntegra AQUÍ

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre