El siglo XXI va cumpliendo años y la sociedad va acometiendo cambios a la misma velocidad que la evolución de las nuevas tecnologías. El proceso es tan rápido que la política se ha quedado atrás, sobre todo en el campo de la izquierda. La crisis económica global de 2008, que aún no ha terminado por mucho que desde las organizaciones supranacionales se quiera potenciar la idea de que estamos en un ciclo económico positivo, he hecho ver a la ciudadanía que las soluciones políticas del siglo XX no funcionan, sobre todo porque el poder económico se ha impuesto sobre el resto.

La socialdemocracia, que vivió durante décadas al frente del progresismo, cayó en una decadencia ideológica que la está llevando a desaparecer como opción válida para representar los valores reales que están incluidos en sus programas máximos. Los partidos socialdemócratas tradicionales están viendo cómo los ciudadanos les dan la espalda porque no aportan nada nuevo, no consiguen dar con la fórmula para recuperar la credibilidad dado que desde hace muchos años estos partidos que fueron el sostén de la izquierda y del Estado del Bienestar tras la II Guerra Mundial confunden las necesidades reales de la ciudadanía con lo que se ha dado en llamar «razón de Estado». Evidentemente, esas políticas tienen como consecuencia que se da la espalda al pueblo para favorecer a las élites.

Este fenómeno se está dando en toda Europa, salvo excepciones. Grecia, Francia, Alemania, Suecia o Italia son el mejor ejemplo. Los partidos socialdemócratas aún sobreviven en España y Portugal, pero con muchas dudas y demasiadas decepciones que terminarán abocando a la desaparición a estas formaciones, salvo que den un impulso hacia el cumplimiento de los postulados de sus programas máximos que, al fin y al cabo, es lo que pide la ciudadanía.

El Partido Socialista Obrero Español se encuentra en estos momentos en una lucha interna entre quienes pretenden acercarse (que no cumplir) con los valores ideológicos del socialismo y aquellos que aspiran a mantener los valores de la socialdemocracia del siglo XX. Éstos son los herederos del PSOE de Felipe González, José Luis Rodríguez Zapatero y Alfredo Pérez Rubalcaba. En base a esa confusión entre lo que necesita el pueblo y lo que necesita el Estado se han mimetizado tanto con postulados de centro derecha que, finalmente, se han dado cuenta de que no tienen sitio en su partido.

Esto se está traduciendo en la fuga de dirigentes autodenominados socialistas (pero que ya no lo son) a Ciudadanos. El último caso lo tenemos en la diputada por Valladolid, Soraya Rodríguez, quien ha anunciado su salida del PSOE y que, según afirmaba la Cadena SER, ya ha sido tanteada por el partido de Albert Rivera para ocupar un sitio de privilegio en las elecciones al Parlamento Europeo del mes de mayo. Rodríguez no es la primera, ni será la última. Recientemente hemos visto cómo históricos como Corbacho o Mesquida estarán en las listas de la formación naranja, además de incorporar al inventor del «socialismo pragmático», Manuel Valls, como cabeza de lista para el Ayuntamiento de Barcelona.

No serán los últimos porque, incluso dentro del propio PSOE, hay figuras como Susana Díaz, Javier Lambán, Emiliano García-Page, Guillermo Fernández Vara o Ximo Puig que se sentirán más cómodos pactando con Ciudadanos que con Podemos. Por no hablar de los ex dirigentes de la Transición que siguen teniendo mucho peso pero que, a medida que pasan los años, tienen una visión del papel del PSOE en la sociedad que bien podría firmarla el propio Rivera o, en algunos casos, Pablo Casado.

A pesar de todo esto, no hay que pensar que Pedro Sánchez es el salvador de la socialdemocracia o del socialismo español porque, en realidad, ideológicamente está más cercano a Albert Rivera que a Alberto Garzón. Estos meses en el gobierno han demostrado que, a pesar de las medidas sociales aprobadas, se ha quedado muy corto y no ha sido valiente a la hora de enfrentar la necesidad del pueblo contra los poderes fácticos porque, al fin y al cabo, mientras se subía el salario mínimo o se garantizaba la subida de las pensiones en base al IPC, Pedro Sánchez no ha acometido ninguna reforma de calado que permitiera extinguir las legislaciones laborales de Mariano Rajoy.

El mejor ejemplo de que el actual presidente del Gobierno es parte de la percepción liberal de la socialdemocracia es su actitud cobarde a la hora de enfrentarse a la banca. Mientras dio un paso adelante en referencia al pago del impuesto de las hipotecas (Actos Jurídicos Documentados), se plegó a los intereses del poder financiero en lo referente al IRPH o el Banco Popular donde sigue manteniendo a la Abogacía del Estado para defender los intereses de la banca.

Por tanto, mientras el PSOE de Felipe González, José Luis Rodríguez Zapatero y Alfredo Pérez Rubalcaba está deseando incorporarse a Ciudadanos, los socialistas que se mantengan fieles a Pedro Sánchez deberán presionarle para que se olvide del liberalismo y apueste por el cumplimiento del programa máximo del socialismo español porque eso es lo que reclama el pueblo. No hacerlo, será una nueva traición…, la última traición.

5 Comentarios

  1. Claro que les gusta, han jugado a lo mismo durante años,disfrazados de Caperucitas.
    Auténticos traidores al pueblo que los votaba.Por eso están tan lejos de las bases, que ya les descubrieron el truco hace tiempo.Y el que que lo creyera,lo terminó de ver en el golpe a Sánchez. Es lo que hay.

  2. Yo creo que pasará lo siguiente: si la extrema derecha, PP, C’s y Vox no consiguen mayoría absoluta, C’s pactará con el PSOE a cambio de la cabeza de Pedro Sánchez.

  3. Naturalmente que el PSOE se está acercando a ciudadanos porque una de las razones por las que Soros ha estado en España es para echar una bronca a su cachorro Bilderberg Rivera por haberse aliado en las elecciones de Andalucía con vox y el PP y le ha dado órdenes de que en las próximas elecciones generales haga un pacto con el PSOE
    Por otro lado Soros que es un globalista se ha reunido con Pedro Sánchez y también con borrell para que España acoja la inmigración ilegal sin control ahora que Italia se ha negado a seguir haciéndolo ese es el objetivo de este terrorista financiero . Hundir los valores de Europa introducir una masa de inmigrantes que destruyan este sistema de valores al no integrarse y crecer más rapidamente que los europeos
    Que van disminuyendo su natalidad . Se tiene que favorecer la inmigración iberoamericana y parar la Magrebi y africana sin control

  4. Luis Garicano, responsable del área económica de Ciudadanos
    es el que manda en ciudadanos .
    controlara a rivera para que haga todo lo que quiera Soros en España
    recibe dinero de soros por todos lados
    su mision
    destrucción de la identidad, la religión y los valores europeos ,estara vigilando todo lo que
    haga Rivera para que se ciña al plan previsto ,mandando sus informes sobre rivera a SOROS
    en Suiza .
    Soros ha prometido a rivera que sera presidente quiere que ciudadanos que come en su mano remplace el espacio politico del psoe

  5. La mejor solución para el próximo gobierno:
    Presidente- Pablo Casado
    Vicepresidente- Alberto Carlos Rivera
    Ministro del Interior- Santiago Abascal

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cuatro × tres =