El sindicato CCOO ha editado un folleto folleto para alertar de los daños a la salud que conlleva el uso del ozono como desinfectante.

La venta de ozono se ha incrementado de forma exponencial en estos días de pandemia. Las empresas han aprovechado la oportunidad para ofrecer el servicio de desinfección en cualquier tipo de instalación, desde el ámbito laboral, tales como oficinas, residencias, comercios, hasta el hogar, sin considerar que el ozono se encuentra en revisión para su uso como biocida y por ende, se desconoce su eficacia como viricida frente al COVID-19.

Lo que sí es cierto es que, según la Agencia Europea de Sustancias y Preparados Químicos (ECHA), el ozono es dañino por inhalación, irritante para la piel y la exposición prolongada o repetida a esta sustancia puede causar lesiones oculares graves. Además, se encuentra en evaluación su posible daño como disruptor endocrino, lo que significa la posibilidad de producir cáncer.

La actual falta de autorización y de registro del ozono como biocida, debido a que, conforme al Reglamento nº 528/2012, se encuentra en fase de estudio en la Unión Europea, provoca un vacío legal por el cual no se exige ni los mismos conocimientos ni la misma capacitación al personal aplicador de este biocida como para otros viricidas autorizados. Esto conlleva un riesgo para la salud tanto del personal aplicador como de las personas que trabajan en la zona tratada. Además, se crea una falsa seguridad al no estar contrastada su eficacia frente al COVID-19.

El Ministerio de Sanidad ha dado unas pautas mínimas que, según indica el sindicato, se deberían reforzar con las reguladas en el Real Decreto 374/2001, para la aplicación del ozono donde, entre otras cosas, señalan que no se puede aplicar en presencia de personas; que las personas que lo emplean deben disponer de los EPI adecuados, y que antes de utilizar el área desinfectada hay que ventilar adecuadamente. También advierten que el ozono puede reaccionar en contacto con otros productos químicos.

Dadas las circunstancias, CCOO alerta de los daños a la salud que conlleva el uso indiscriminado del ozono como medida para combatir el Covid19. El sindicato aboga por la utilización de productos biocidas alternativos con capacidad viricida conocida y autorizada que se encuentran incluidos en el listado publicado por el Ministerio de Sanidad, y defiende que es imprescindible que sean aplicados por personal profesional especializado, cuyos conocimientos y capacitación está regulada por la normativa sanitaria.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre