Adiós al gran Chicho Ibáñez Serrador

Su muerte deja huérfana a la televisión en España, con programas míticos como 'Un, dos, tres' o 'Historias para no dormir' y películas como 'La residencia'

0

La muerte del gran Chicho Ibañez Serrador deja huérfana a la televisión en blanco y negro, a las primeras imágenes en color que recordamos los españoles, pero sobretodo a los realizadores de hoy en día que han crecido con programas como Un, dos, tres‘ o ‘Historias para no dormir’ y películas como ‘La residencia’.

 Su fallecimiento en Madrid a los 83 años, ha supuesto un gran dolor en el mundo audiovisual española. El creador televisivo y cineasta, sufría una enfermedad degenerativa, había sido ingresado de urgencia hace unos días en el Hospital de la Zarzuela por una infección. Está previsto que su cuerpo sea trasladado al tanatorio de la M-30 de Madrid y seaenterradoen Granada, donde reposan sus padres. 

En enero  Chicho recibió el Goya de Honor aunque no pudo recogerlo en la gala de Sevilla. El 4 de junio, la Filmoteca de Barcelona le rendía un sentido  homenaje en un acto al que tampoco pudo acudir por su delicado estado de salud; y durante el que se proyectó la película ¿Quién puede matar a un niño?

En un mensaje de Twitter, ProintelTV, su productora, ha informado que Chicho Ibáñez Serrador ha fallecido acompañado de sus hijos Pepa y Alejandro y que siempre se recordará a un creador que nos entretuvo, nos educó, nos asustó y nos hizo pensar”.

Chicho nació en Montevideo (Uruguay), en 1935, era hijo del actor y director teatral Narciso Ibáñez Menta y de la actriz Pepita Serrador. Siendo joven se inició en el mundo del espectáculo en los años cincuenta, trabajando en España como actor en la compañía de teatro de su madre. De vuelta en Argentina, inició una colaboración con su padre, Narciso Ibáñez Menta, en teatro radio y televisiónDe regresa España en 1963 se incorporará a Televisión Española, a la que estuvo ligado durante casi toda su trayectoria profesional.

Un mito de la televisión 

Director, realizador, director teatral, productor, guionista, actor… Chicho probó todos los trabajos que se le pusieron a su alcance. Fue pionero en muchísimas cosas. Los cineastas actuales le consideran el maestro del cine fantástico español gracias a dos títulos míticos: La residencia (1969) y Quién puede matar a un niño (1976). Él siempre negó ese título de maestro.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

7 − tres =