El Juzgado de lo Penal número 1 de Cuenca ha dictado sentencia absolutoria para los trabajadores de Coca-Cola que se habían manifestado en la boda de Marcos de Quinto, ex diputado de Ciudadanos y en aquel momento, directivo de la empresa.

Los trabajadores habían sido denunciados por De Quinto por delitos de injurias, coacciones y contra los sentimientos religiosos. Ninguno de ellos ha sido contemplado por la jueza, que considera que con la protesta, para la que además habían pedido permiso a las autoridades pertinentes, no se ha cometido delito alguno.

Los tres acusados formaban parte de un grupo de cuarenta trabajadores que se presentaron en la boda para protestar por su situación laboral, y habían obtenido el permiso correspondiente por la Administración para llevarlo a cabo. Además, los manifestantes respetaron en todo momento las medidas de seguridad, dejaron despejada la calzada para que los invitados pudieran acceder a la Iglesia y en ningún momento obstruyeron el paso ni dificultaron la celebración de la ceremonia.

Según ha explicado la jueza en la sentencia, una cosa es el exceso verbal en las proclamas gritadas, algo que se confirma sí sucedió, y otra que sea constitutivo de delito de injurias. Algo que no se produjo.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre