Un lince ibérico macho, nacido en 2015 y de nombre Marvel, ha sido abatido en Córdoba de «un disparo a bocajarro e intencionado» por parte de un cazador, según ha denunciado este domingo el director del programa Life + Iberlince, el biólogo Miguel Ángel Simón.

El animal, que pertenecía a la población de linces del río Guadalmellato, un afluente del Guadalquivir que transcurre por Córdoba, fue encontrado el pasado viernes 28 de diciembre, gracias al radiocollar que llevaba.

Simon ha señalado que el cadáver se trasladó al centro de Málaga, donde se le hizo una radiografía que detectó la presencia de más de 300 plomos de escopeta. El responsable del programa Life + Iberlince, cree que al menos le dispararon dos cartuchos, que al disparar dispersa los plomos. Se está a la espera de la necropsia.

 

El que mató al lince Marvel «sabía perfectamente lo que hacía»

Simón ha escrito en su perfil de Twitter la imagen del cadáver del animal, en la que se pueden ver decenas de pequeños puntos alrededor de todo el cuerpo, que se corresponden con los perdigones.

«¡Sucesos así son dramáticos para el esfuerzo de dos países y 22 socios!», afirma Simón en su mensaje en redes sociales, en el que pide una mayor implicación para proteger a este animal en peligro de extinción. Para Simón, sucesos como estos son dramáticos para el esfuerzo que están desarrollando especialmente España y Portugal en poryectos de recuperación de esta especie en el conjunto de la Península Ibérica.

A Marvel llevaba un collar para estudiar sus hábitos y sus movimientos, práctica habitual para detectar nuevas zonas de introducción. Alrededor del 20% de los linces en libertad están radiomarcados.

En el año 2000 el lince ibérico estuvo a punto de desaparecer. En 2002 solo quedaban 94 ejemplares en libertad en dos poblaciones en Doñana y Sierra Morena, en Andalucía. En 2017 había 589 ejemplares y dos años antes había abandonado la lista negra de los animales en peligro crítico de extinción de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza. Además, en estos años de lucha se han establecido nuevas poblaciones en Badajoz, Toledo, Ciudad Real y en la zona portuguesa del valle del Guadiana.

En 2017 se murieron 58 muertes de lince, la mayoría, 31, atropellados y ocho por furtivos. El programa Life + Iberlince no tiene el balance definitivo de 2018. Este mismo mes han muerto al menos cuatro ejemplares bajo las ruedas de los coches en la A-4 en la provincia de Jaén.

Apúntate a nuestra newsletter

2 Comentarios

  1. ¿Para cuando se abre la veda de la caza del cazador? Si son tan valientes y tan machos como para eliminar toda forma de vida indefensa frente a sus armas de la supeficie del planeta usando armas de fuego. ¿Porque no darles más diversión y mas adrenalida obligandoles a una lucha con igualdad de armas?

  2. Yo he sido cazador desde los 18 años hasta los 60. En aquel tiempo los cazadores ibamos al campo generalmente dos o tres amigos cazabamos 2 o 3 conejos durante toda una mañana y volviamos a casa contentos. Se respetaban las vedas y cuando se veia una codorniz volando muy bajo y haciendo piruetas no se le tiraraba porque sabiamoa que tenia cerca un nido con huevos o crias.Hoy no hay cazadores, hay matadores, que cuando terminan una jornada han abatido 200 conejos o todo lo que se menee en el campo. Yo he conocido cazadores mas ecologistas que los asi denominados. Pero hoy no existe. Por eso dejé de cazar.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre