voto

La Mesa del Congreso de Diputados de Madrid suspendió este pasado viernes a los presos políticos electos en una acción que no puede ser entendida más que como de naturaleza política puesto que fueron políticos aquéllos que la tomaron en democrática votación.

Por consiguiente, no intentemos marear la perdiz diciendo que no tenían más remedio que hacerlo puesto que habían recibido instrucciones desde el Supremo, lo que sería aún más grave, ya que se habría producido una clara injerencia de un poder en el otro.

Sin embargo, la trascendental suspensión se presenta como algo inevitable, algo a lo que la Mesa no podía sustraerse. ¡Menuda desfachatez! Entonces, ¿por qué la votaron? Qué habría sucedido si los representantes del PSOE hubieran votado contra la suspensión? Imagínenlo. Naturalmente, la medida no habría podido aplicarse. Habría que haber decidido lo contrario y esperar que la Justicia, si procediera, hubiera actuado de oficio o no sé qué habría que haber hecho. Pero la Mesa no los habría podido suspender.

Yo no sé mucho de leyes. Sólo sé que el sentido común aconseja pensar que toda materia que se puede votar es siempre algo sobre lo que se puede tomar una decisión o la contraria y que cualquiera de ambas opciones tendrá que ser acatada por todas las partes. ¡Porque es que si no es así, no hace falta votar! ¿No…?

Que no nos quieran vender la moto de que lo que se hizo fue lo único que se podía hacer porque no me lo creo. La Sra. Batet y su conjunto interpretaron políticamente la melodía de las fuerzas unionistas con alguna disonancia ajena, a la que no hicieron ni puñetero caso.

Con lo cual, de un plumazo, se ninguneó a los más de un millón y medio de catalanes que votaron alguna de las opciones independentistas. Y digo yo: si resultara que fuera cierto que, dada la situación jurídica de los presos políticos, una vez convertidos en electos, no hay más remedio que suspenderles, ¿no sería mucho más lógico no permitirles presentarse? ¿O, por lo menos, cubrir su baja haciendo correr la lista de manera provisional hasta que su situación jurídica pueda cambiar eventualmente? Pero no. Es mucho más práctico, para las fuerzas unionistas, que se presenten para, después, poder hacer caso omiso de quienes los han votado y manipular las mayorías surgidas de las urnas, de tal manera que faciliten al candidato de turno, en este caso Pedro Sánchez, una investidura mucho más cómoda. No importa que centenares de miles de catalanes se queden sin parte de su representación en el Congreso de tal modo que sus grupos parlamentarios se conviertan en comparsas. De hecho, es mucho mejor. Total, no son más que catalanes…

Pues muy bien. Si hay una mayoría, en el Estado español, que piense que esta situación se ajusta a la democracia, con su pan se lo coman. Pero luego que no nos vengan con que la democracia española es homologable a cualquiera de las de la Unión Europea y de las más garantistas del mundo porque no cuela. Porque yo, junto con muchos más ciudadanos catalanes –españoles de pleno derecho, por cierto–, hemos sido atropellados brutalmente y nuestro voto no ha valido para nada. ¿Que ya les parece bien? Pues otro detallito más para querer continuar perteneciendo a este Estado tan amable con mi pueblo… ¡Sí señor!

Y suma y sigue…

Compartir
Artículo anteriorAbusivas comisiones por recibo impagado del Banco Santander
Artículo siguienteForges sigue vivo: Forgianos
Filólogo y maestro. Su formación es fundamentalmente lingüística. Domina siete idiomas y, profesionalmente, se ha dedicado a la enseñanza, a la sociolingüística y a la lingüística. Se inició en la docencia en un centro suizo y, posteriormente, ejerció en diferentes localidades de Cataluña. Hoy, ya jubilado de las aulas, se dedica a escribir, mayormente libros y artículos periodísticos, da conferencias y es el juez de paz de la localidad donde reside. Su obra escrita abarca los campos de la lingüística, la sociolingüística, la educación y el comentario político. También ha escrito varios libros de narrativa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here