Oigo en la radio al economista Daniel Lacalle, vinculado al PP, hablando de lo mismo que habla siempre, no sin cierta actitud soberbia: si queremos “igualdad” y derechos sociales, el único camino es mantener la riqueza y los beneficios de las grandes empresas porque sólo así habrá un regreso en forma de impuestos para mantener a quienes no obtienen ese ingreso directamente.

Lógicamente no vamos a analizar las formas de sus intervenciones, un poco de universitario sajón a lo American pie, si acaso rechazable (me refiero a los personajes de este género fílmico) por la violencia latente que no le viene de una fortaleza física objetiva sino por el hábito del dominio heredado de la clase.

Al parecer es economista, eso dice su currículo. Y le oigo argumentar lo mal que lo hace el Gobierno (es posible; paso del Gobierno ahora) porque los beneficios de las empresas han caído una barbaridad respecto del 2019 y por tanto no tiene sentido subir los impuestos porque se asfixiaría la Economía.

Lo que voy a decir es un poco abstracto, esto es, no vale para su negocio concreto o para usted, sufrida autónoma que vive como puede; y además pretende el amparo de no importarme en absoluto mi imagen pública (que no tengo) más allá de quienes me aprecian, que son lo mío.

Yo le invito a reflexionar señor Lacalle más allá de la teologia neoliberal que salmodia la Verdad eterna, ¿existe un riesgo de exclusión y de pobreza estructurante en la situación económica actual de España? ¿La pandemia no está destrozando a las clases con menos capacidad de reacción? El efecto de la misma en la disponibilidad de dinero contante o de crédito, en la Educación, en la Sanidad, en el ejercicio de la Justicia, o sea: la seguridad al fin y al cabo de la base de una vida medianamente digna, necesaria para poder votar en una democracia digna medianamente, ¿no está afectando de forma desigual a los sectores de la población que habitualmente no dirigen en los centros de poder, ni dispone de asesores legales, ni de Medicina privada, ni de Educadores pagados de un bolsillo que lleva meses vacío?

Verá, y esto sí que no es discutible, o se alcanza el consenso nacional de apretarnos todos el cinturón o nos encamina usted con sus ideas a la violencia. Sí, eso he dicho, porque le conmino a robar en El Torrejón en Huelva, o en cualquier otro sitio que no sea en derredor de la Colina de los Chopos, un bocata a un niño para dárselo al suyo… verá qué risa para ustedes dos.

Si una parte importante de la población empieza a estar lampando por lo básico, discurrir con el argumento de mantener los beneficios para que el Sistema siga igual y por tanto pagar los Derechos de los desgraciados, no sólo es despreciativo sino además el ejercicio de una falta absoluta de Ética (no digo inmoralidad porque, como tengo estudios, abomino de las religiones). Y añada que es no estar en el mundo, poco pragmático usted antepone su sueño de dogmas a la desesperanza de una población que es mayoritaria, ¿es sensatez?

“Sin empresas no hay empleo, sin empleo no hay recuperación, sin empresas y empleo no hay sector público, ni ayudas ni toda esa ristra de medidas mal llamadas ‘sociales’ que se han inventado. Imprímanlo y pónganlo en la puerta de cada uno de los ministerios” dijo usted en un “tweet” reciente, supongo que generando polémica rentable porque no le vi contestar ni argumentar para explicarlo… Yo le repliqué “Sin trabajadores no hay empresas, sin empresas no hay beneficios y sin Sector Público los beneficios no serían privados, ni habría Derecho ni toda esa ristra de ideas mal llamadas ‘liberales’ que se han inventado. Imprímanlo y pónganlo en cada puerta de quien mira sólo lo suyo” y le añadí “No estaría mal que, además de ingenio, mostrara complejidad y dijera qué haría usted, quizá le serviría a los demás para pensar en vez de crear doctrina, quizá viéramos sus intenciones”.

Porque le quiero recordar que los impuestos y la redistribución no son una jodienda ineludible ni una limosna, son la base de un equilibrio para evitar, entre otras cosas, que las revoluciones de los desgraciados corten las cabezas de quienes con absoluta desvergüenza destilan lujo frente a la necesidad. Se llama Democracia; yo, a diferencia de usted (por lo que dice), no considero la existencia de los Estados (a la mierda las patrias) hasta que posibilitan una participación universal en los Gobiernos y tienen sus poderes accesibles desde cualquier clase social, más o menos; las dictaduras, las monarquías, las teocracias, las plutocracias, etc., no son más que negocios; supongo que le reventará las meninges leer algo así, ¡lo clarito que hablamos quienes aún disfrutamos de Libertad de Expresión!… no estaría de más, por su posición y formación supuestas, que diera ejemplo de Humanismo (o siquiera de Humanidad) y defendiera dignamente la Libertad económica y su fundamento, que debe ser la capacidad de correción vigilante del Estado.

Usted puede elegir, faltaría más, pero no todos somos contempladores de su propaganda. No querría molestarle.

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorERC y Bildu apuestan ante Iglesias por la dirección progresista apoyada en la mayoría parlamentaria de la investidura
Artículo siguienteAntonio en el país de la tontología
Huelva, 1969. Licenciado en Filosofía por la Universidad de Sevilla y Doctor por la Universidad de Valladolid (tesis: Obra y edición en Juan Ramón Jiménez. El «poema vivo»; Premio Extraordinario de Doctorado). He sido gestor cultural, lógicamente frustrado, y soy profesor funcionario de Enseñanza Secundaria, de Filosofía, hasta donde lo permitan los gobiernos actuales. Otras experiencias profesionales: -Director del Festival Internacional de Música Clásica Ciudad de Ayamonte (2002 y 2003). -Director de la Oficina y Coordinador de los actos del Trienio Zenobia-JRJ 2006-2008 organizado por la Diputación Provincial de Huelva, las Consejerías de Cultura y Educación de la Junta de Andalucía, los Ministerios de Educación y Cultura del Gobierno de España y la Sociedad Estatal de Conmemoraciones Culturales de España, entre 2005 y 2008. -Asesor musical para la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía (2003-2013). -Consejo Asesor Literario de la Diputación Provincial de Huelva (2002-2013). Conferenciante recurrente en programas educativos del Centro Andaluz de las Letras de la Junta de Andalucía y del Ministerio de Educación y de Cultura del Gobierno de España. Como escritor he colaborado con la prensa escrita, antes en Cuadernos de la Campiña, Huelva Información y los diarios provinciales del Grupo Joly, y ahora en la web semanalmente con Diario16.com y mensualmente en la revista en papel Diario16, publicando varios cientos de artículos. He contribuido con textos críticos y de creación esporádicamente con una multitud de revistas literarias. Junto al Catedrático Francisco Javier Blasco Pascual, he codirigido Obras de JRJ, en 48 volúmenes (49 tomos) para la editorial Visor; he publicado varios ensayos en torno a su concepto de «obra»: -Copérnico y Juan Ramón Jiménez. Crisis de un paradigma (2008) -El materialismo de Juan Ramón Jiménez. (JRJ excavado: alma y belleza, 1900-1949) (2010) -Juan Ramón Jiménez en el Archivo Histórico Nacional: Vol 2. MONUMENTO DE AMOR, ORNATO y ELLOS (2011) -Poesía no escrita. Índices de Obras de JRJ (junto al profesor Javier Blasco, 2013) -Obra y edición en JRJ. El Poema Vivo (2017) Además he preparado la edición, selección y prólogo de la antología del poeta granadino Premio Nacional de las Letras Antonio Carvajal: -Alzar la vida en vuelo (2014 y 2019) Lejos de tener vocación de cuentista, sí me encuentro cómodo en la prosa corta, lo que me hace deambular entre el relato, el microrrelato, la estampa o el poema en prosa. Veo poco más que comercio en la literatura actual; suelo experimentar con la forma. Mis libros: -Las apoteosis (2000) -Libro de las taxidermias (2002) -Libro de los humores (2005) -Libro del ensoñamiento (2007) -Álbum blanco (2011) -Tenebrario (2013) -De la luz y tres prosas granadinas (2014). -Libro de las causas segundas o Las criaturas (2014, Epub) -Mar de historias. Libro decreciente (2016). -La Gloria del Mundo (2017) -Libro de los silencios (2018) [XXV PREMIO DE LA CRÍTICA ANDALUZA 2019] -Pintar el aire (2018, en colaboración con el pintor Miguel Díaz) -Las criaturas (Reedición 2019) -El mar de octubre (2020) También he publicado cuentos en diversas revistas físicas y virtuales y he sido recogido en varias antologías, como Mundos mínimos. El microrrelato en la literatura española contemporánea (2007), editada por la profesora Teresa Gómez Trueba; Microrrelato en Andalucía (2007), edición del crítico Pedro M. Domene, Velas al viento. Los microrrelatos de La Nave de los Locos (2010) o Mar de pirañas. Nuevas voces del microrrelato español, ambas por Fernando Valls (2012), y en 70 menos uno. Antología emocional de poetas andaluces (2016), coordinada por Antonio Enrique, entre otras. El jurado del XXV PREMIO DE LA CRÍTICA ANDALUZA de 2019 me ha distinguido con su Premio para Libro de los silencios. En el blog literario de Fernando Valls se pueden encontrar textos míos. Mis artículos en las webs del Grupo Joly, de Diario16 y www.quenosenada.blogspot.com

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre