Jon Iñarritu es Diputado en el Congreso de los Diputados, por lo que la mayor parte de su actividad parlamentaria transcurre en Madrid. Pero el domicilio del diputado está en el País Vasco, que es precisamente a dónde iba tras terminar su labor en la comisión de Sanidad celebrada ayer.

En un control policial en la Nacional 1, a unos 60 kilómetros de Madrid (altura de La Cabrera), han parado al diputado y le han pedido que se identificara. Iñarritu ha explicado a los agentes el motivo de su viaje: regresar a su domicilio tras trabajar en el Congreso de los Diputados.

El agente le ha hecho esperar mientras comprobaba los datos. Treinta minutos después, informaban al diputado de que iba a ser propuesta una sanción por parte de los agentes, en base a la Ley de Seguridad Ciudadana, sin especificarle qué infracción había cometido.

Fue cuando Iñarritu solicitó una copia del escrito donde constase la denuncia que iba a interponer el agente. Pero éste se negó, según el partido del diputado.

Es en este momento cuando el diputado se pone en contacto con la Secretaría de Estado de Seguridad para comentar lo sucedido. Inmediatamente, desde la Secretaría de Estado se ponen en contacto con la Dirección General de la Guardia Civil y de esta manera, los agentes tuvieron que retirar la supuesta denuncia y pedir disculpas al diputado vasco. No sólo ellos: el ministro de Interior Fernando Grande Marlaska ha llamado personalmente al diputado Iñarritu para trasladarle sus disculpas de manera personal.

En redes sociales se ha podido ver cómo desde la cuenta de una asociación de la Guardia Civil, APROG, han escrito para expresar públicamente que se ponen «a disposición de cualquier compañero participante en este dispositivo con Jon Iñarritu en caso de haber padecido de algún tipo de «injerencia» en el transcurso del servicio.

Los mensajes de apoyo al diputado vasco por parte de otros diputados han comenzado a publicarse en las redes sociales.


Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre