Mucho se habla de Portugal en los últimos días. Nuestros políticos quieren imitar el éxito que ha tenido el gobierno de coalición que ha dado a Portugal una estabilidad increíble y un futuro próspero. Atrás quedan rescates, hombres de negro y recortes sociales.

En Portugal gobierna en coalición, el partido socialista António Costa, con el Bloque de Izquierda (BE), el Partido Comunista Portugués (PCP) y Partido Ecologista «Los Verdes» (PEV), tras un acuerdo que impidió a Portugal al Frente (coalición de derechas) gobernar el país.

Ese acuerdo fue denominado Geringonça (chapuza en español), el cual, consiste en un gobierno en solitario del partido mayoritario con la inclusión de independientes de agrado del resto de partidos políticos.

En este breve artículo comentaremos tres razones por las cuales, la Geringonça no es posible en España.

1.- Falta de iberismo

España está entre la espada y la pared. La espada son los líderes políticos que anteponen sus propios intereses al de los ciudadanos. Necesitamos pragmatismo y transversalidad, que ya defienden asociaciones como la Sociedad Iberista, que con un modelo innovador abre un abanico de posibilidades.

La pared de España es el inmovilismo que provoca un status quo legal, que impide afrontar las reformas necesarias, que coloquen a nuestro país en vanguardia de Estados proeuropeos, que refuercen este proyecto e impulsen las reformas necesarias para su supervivencia.

2.- Falta de mayoría absoluta

El PSOE sabe que no es posible alcanzar una acuerdo con Podemos. No dan los números. Y negociar con otras fuerzas, no entra dentro de la agenda de nuestros partidos políticos, que rápido se lanzan a imponer líneas rojas, peticiones imposibles y fronteras insuperables.

Pero todos saben que es posible alcanzar un acuerdo de programa y cumplirlo. No se precisan de mayorías para llevarlo a cabo. No caen en la cuenta de que España es de los ciudadanos y no de unos líderes parasitarios que se apoltronan en su sillón y no buscan soluciones reales y efectivas.

3.- Polarización y falta de patriotismo

España se ha convertido en un país polarizado por las ideologías. No hay patriotismo. Un español de una ideología determinada no puede reconocer que, otro español de otra ideología, haga las cosas bien. Si no es de su ideología, no vale, HAGA LO QUE HAGA.

Sólo hay que viajar a Portugal para ver que las soluciones planteadas no pasan por levantar fronteras sino por tender puentes.

Y esa polarización, unida a una falta total de patriotismo provoca indignación general, fomenta nacionalismos absurdos (de todos los palos) y genera crispación.

España necesita impulsar el Movimiento Iberista. Nuestro país necesita políticos estadistas, cómo en Portugal. Sólo así es posible que una palabra como Geringoça pase a ser algo bueno para un país.

1 Comentario

  1. También faltan periodistas que pongan las tildes adecuadamente. En esta su profesión, escribir bien y preservar el Castellano es esencial y debería ser una prioridad más allá de buscar palabras grandilocuentes o el giro que deje a todos boquiabiertos. Primero, las tildes, después ya intenten hacerlo bonito.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

tres × uno =