El objetivo de casi toda la filosofía, la psicología y la mística es descubrirse.
Desde aquel antiguo letrero de los griegos en el que indicaba “Conócete a ti mismo y conocerás el Universo y a los dioses” han pasado muchos años. Es una antigua aspiración humana saber porque es como es, de donde viene y cuál es su destino. Un intento de ubicarse en unas coordenadas existenciales y de dar respuesta a preguntas básicas.

La palabra “YO” tiene una etimología que indica que una de sus acepciones es: “el altísimo”.

Tal vez nacemos para descubrir y darle valor a lo que en otro estado es simplemente una evidencia sin contraste. La dualidad, el mundo del devenir y de las formas no confronta y nos hace crecer en consciencia desde que nacemos, pero no todos llegan a ver dentro de sí mismos su realidad esencial, y pasan por la vida con penas y con glorias, pero cosechando pocos significados.

Estas respuestas que se pueden encontrar si uno investiga tienen que ver con algo que llamamos mente, consciencia y espíritu. La mente lo constituye todo, la materia es un estado de la mente, no obstante ésta se convierte en vida y más tarde en puente de plata hacia el espíritu a través de la consciencia.

El mundo, siendo una maravilla, es pasajero, fuente de dolor muchas veces e insatisfactorio, el cauce de la existencia lleva al derrumbe y la disolución de todas las estructuras mentales al final. La vida templa nuestra entidad como un forjador una espada, el calor y el agua deben darle la dureza y la estabilidad, pera también la flexibilidad. Y sobre todo, uno debe hacer que en su hogar interior reine la paz, y haya amor, para que el ilustre visitante que es el espíritu esté en toda la casa, tanto en el sótano como el salón, el dormitorio o el cuarto de los niños.

Somos complejos y al mismo tiempo somos uno solo, la mente se manifiesta de incontables maneras, es inmensamente creativa, llena de matices y de contradicciones, la consciencia es la luz que nos da la sensación de existencia y nos dota de la capacidad de reconocer el bien y el deseo, antes o después de seguirlo, el espíritu es lo que es, la realidad al margen de la apariencia, base de todo y al mismo tiempo transcendiendo lo existente.

Para conocerse uno mismo, se empieza por la personalidad, sus vínculos con el pasado, las influencias familiares y del entorno cultural, las particularidades y hábitos adquiridos, no obstante, aunque ese conocimiento es útil, es necesario ir más al fondo, o más arriba, según se mire para reconocer lo que siempre estuvo, y ese encuentro es el más íntimo que se pueda producir, el amigo y guía eterno, la pureza en estado evidente, sin sombra de duda, en el que se desvelan todos los deseos y se recompensan todas las carencias. Lo que da significado.

Por eso, es necesario conocerse, se pierde uno mucho si no se conoce, y tal vez se busca fuera, en lo que parece y en lo que perece, pero no está ahí, o solo está su reflejo en el bien y en la verdad.

La vida da oportunidades y señales, nos comunica lo que hemos de saber si prestamos atención, solo que es necesario ser perspicaces y profundos, mirar más allá de nuestras aspiraciones personales, ya que el interés personal, siempre indica una carencia de esa agua que sacia con un solo sorbo.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorLa crisis del Aquarius refuerza el eje París-Madrid ante Bruselas
Artículo siguienteLa tecnología hace historia y da la victoria a Francia ante Australia (2-1)
Presidente de la ONG Paz en Acción, director de Radionuevaera.es, Coproductor del programa Tiempo de Cambio, colaborador de la revista Ser Consciente, coach, empresario, escritor y conferenciante. Tiene un profundo interés por todos los conocimientos humanísticos, dedicándose al estudio de la Psicología, especialmente el análisis de C.G.Jung, mediante una introspección de más de dos años. Su interés por comprender al ser humano y su destino le lleva a estudiar también Filosofía durante ocho años. Se forma en técnicas bioenergéticas durante un año y medio, y meditación, tres años. Es colaborador en periódicos, televisiones y especialmente en numerosas radios. Desarrolla varios productos que comercializa a nivel nacional como: -CURSOS DE AUTOAYUDA (12 TÍTULOS) -REVISTA: EL MUNDO DE LO INCREIBLE –PROGRAMAS: ELIMINE SU ESTRÉS Y VALORES PARA UNA CULTURA DE PAZ -LIBROS: RELACIONES HUMANAS, TECNICAS ÉTICAS DE VENTA y ESTRELLAS DE ESPERANZA. Imparte el taller: SER CONSCIENTE EN EL AHORA.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dieciseis − cinco =