“Hoy en mi ventana brilla el sol, y un corazón se pone triste contemplando la ciudad… ¿por qué te vas?”. El compañero José Luis Perales escribió estos versos que se hicieron famosos en la maravillosa interpretación de Jeanette. Hoy los recuerdo con tristeza al encontrarme en la prensa de la mañana la noticia de la marcha del compañero José Antonio, y me hago la misma pregunta que la protagonista de la canción ¿Por qué te vas?

José Antonio Pérez Tapias es un referente del pensamiento en el seno del Psoe. No comparto con él sus posicionamientos radicales, pero sí su educación, compromiso, sentido de la lealtad, y sobre todo su transversalidad mal explicada y peor entendida. Probablemente, ni por él mismo, ya que, José Antonio, es un hombre mucho más moderado de lo que él se cree. Por eso necesitamos que vuelva.

Queremos construir un Nuevo Psoe creíble en su capacidad de integrar tendencias sociales. Un Nuevo Psoe en donde los valores tradicionales que han cohesionado durante milenios la existencia humana tengan plena vigencia: el esfuerzo, el compromiso, la lealtad, el orgullo de ser, el hermanamiento, la mano tendida, el valor de la palabra dada… ahí está el Nuevo Socialismo, donde ha estado siempre que ha sido mayoritario; con la transversalidad, pareciéndose a España, siendo la síntesis humanista de lo mejor de cada ser humano. Siendo un espejo para la sociedad, una esperanza de progreso, de entendimiento democrático. ¿Acaso José Antonio no tiene cabida en un proyecto así? Por supuesto que sí.

Se equivoca José Antonio cuando habla de Cataluña; pero necesitamos que se equivoque dentro del Psoe. Se equivoca cuando habla de referéndums pactados, como si supiéramos quiénes son los “catalanes”, más allá de los que Puigdemont dice que son (aquellos que llevan más de cinco años empadronados…), o como si el territorio perteneciese a aquél que lo pisa en un momento dado y ha clavado ahí su bandera. Se equivoca, pero necesitamos que se equivoque en el seno del Psoe. Se equivoca el compañero José Antonio cuando habla de “izquierdismo” sin darse cuenta que esa palabra, y esos planteamientos, dividen y enfrentan a la sociedad, que además está de acuerdo en lo básico: la honradez, el trabajo, el compromiso social, el hermanamiento, la confianza… y que debemos establecer una base ideológica nueva que aglutine lo que tradicionalmente nos ha unido siempre a los seres humanos. Esa nueva base no puede ser un “izquierdismo divisor”, sino un “Progresismo multiplicador”. Se equivoca José Antonio, pero necesitamos que se equivoque con nosotros, no contra nosotros.

José Antonio es un hombre progresista, democrático, culto, educado, trabajador, honrado, leal, buen amigo… ¿qué hace pues, fuera del Psoe? ¿Qué hace hablando de integración en espacios de izquierda, como si la izquierda fuera un concepto celestial inasequible y compartible entre los iluminados por “los dioses del socialismo”, como diría aquél? Te equivocas, José Antonio, al dividir el mundo en “buenos y malos”, y al creer que hay una verdad política absoluta, el izquierdismo, que debemos compartir con los amigos iluminados de Podemos, Izquierda Unida, Ecologistas, Feministas, etc. No existe una verdad política absoluta, sino valores humanos compartidos por la mayoría de personas decentes de un país. Volveré a repetirlos: el esfuerzo, la honradez, el cumplimiento de la palabra, el sentido del deber, el honor en el compromiso, el hermanamiento, la mano tendida… valores todos que compartimos la mayoría de la ciudadanía de este país, tú incluido. Ahí debe estar el Psoe: eso debe ser el Psoe, constituido en Progresismo Democrático, un ideario que podemos compartir todos, y todas. Equivócate con nosotros, José Antonio, pues eres uno de los nuestros. Aquí está la transversalidad que este país está esperando y que tanto necesita. Un Psoe donde quepa todo el mundo, el honrado, el humilde, el trabajador, nuestros vecinos, nuestras vecinas, los amigos y las amigas todos, unidos en el proyecto común de sacar a este país adelante con ilusión de futuro, unidos, todos juntos, iguales en oportunidades y derechos, dueños todos y todas de nuestro país, y de nuestro futuro. En este proyecto, tú eres importante. Vuelve compañero.

 

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

1 Comentario

  1. Desgraciadamente los pocos que seguimos militando en el PSOE vemos cada día con más intranquilidad como se hunde el partido y se queda huérfano de referentes. Yo voté al compañero Tapia pero no pudo ser, una vez acabada las primarias y después de vivir la traición de Susana y los suyos, luché con denuedo para devolver a Pedro a la SG. Muchos terminamos viendo en él la persona idónea para reconstruir el PSOE, pero a las primera de cambio, donde dije Diego…. nos traicionó de nuevo como cualquier dirigente anterior reconvertido a la derechona de toda la vida con pequeños toques de reformas sociales.
    Pedro jamás tenía que haber apoyado la imposición del art. 155 y menos cuando la derecha ladrona del PP no necesita el apoyo expreso del PSOE, Pedro ha incumplido uno de los lemas de su campaña, “”Jamás tomaré una decisión importante que afecte al partido, sin consultar a los militantes”.
    Si pedro no hace una rápida rectificación de su comportamiento, pide publicamente perdón y pone por escrito sus promesas y somete a su ratificación a la militancia, seremos muchos los que nos demos de baja en el partido, aunque se nos parta el corazón.
    No queremos vivir bajo las tesis de los traidores al partido (Felipe, Ibarra, Page, Leguina, Alfonso, Susana, Bono, etc.), dicho d otra manera, queremos ser un referente de la izquierda honesta, socialista y con palabra.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

15 − cuatro =