En muchas argumentaciones surge a menudo la idea de que los guardias civiles tienen viviendas gratis. Sin embargo lo que se desconoce es el dantesco estado en que se encuentran estas viviendas o el precio no monetario que hay pagar por vivir en esta especie de “guetos”.

Lo que verdaderamente se esconde detrás de este sistema de organización se puede describir con el efecto panóptico, lo que requiere de la combinación de tres elementos: la vigilancia, el control y la corrección. Este sistema, que se ejerce sobre los individuos, es la característica principal en que se organiza internamente la Guardia Civil.

Si tratamos a la Guardia Civil como una entidad, un estado dentro del Estado, entenderemos cómo funciona una institución donde el interés de algunos altos mandos radica en mantener a cualquier precio el “status quo” heredado de su antecesor en el cargo. Para ello se hace indispensable tomar el control sobre el pensamiento de los hombres y (escasas) mujeres que la componen.

En primer lugar es necesario un fuerte proceso de socialización, para interiorizar pautas de comportamiento y mecanismos automatizados de respuesta ante situaciones tipo. Disciplina, lo llaman.

En segundo lugar, se requiere el control total del tiempo. Absorber todo el tiempo del trabajador. Esto se consigue con la figura de la denominada Casa-Cuartel. Un espacio donde todo se entrelaza, trabajo, tiempo de ocio y familia. Más socialización institucionalizada.

En tercer lugar se exige la creación de la sorpresa: la vigilancia. Así se denomina a la llegada repentina, no se sabe cuándo ni dónde se producirá, de un mando para realizar la inspección. Este sistema es tan absurdo como ridículo, pues no permite el trabajo en la seguridad ciudadana, sino el control por el control. Un mecanismo que deriva en el juego del gato y el ratón, el vigilante y el vigilado, algo que genera desconfianza y enfrentamiento.

Por último, la corrección, y no por casualidad esta es la palabra utilizada cuando un superior jerárquico inicia la apertura de un expediente disciplinario. “Te voy a corregir” es la frase utilizada.

Jeremy Bentham, a finales s. XVIII (Utilitarismo) tomó la idea de lo panóptico por la cual se vigilaría todo desde un punto, sin ser visto. Según Bentham bastaría una mirada que vigile, para que cada individuo sintiéndose vigilado, terminará por interiorizar esto hasta el punto de terminar vigilándose a sí mismo.

Pero es ya en el s. XX cuando el sociólogo M. Foucault desarrolla este término, para de esta manera afirmar que el individuo forma parte de una estructura panóptica cuando se sabe en un estado de permanente vigilancia, y eso garantiza su pasividad, control de movimientos y manera de actuar. En un sistema panóptico, la inspección (desde la posición del poder, o sea del vigilante) funciona sin cesar. A través de una estructura organizada, se puede realizar de manera directa o indirecta. Por tanto se puede vigilar aún sin estar realmente presente, ya que el diseño organizativo induce al individuo que está dentro de este sistema a “un estado consciente y permanente de visibilidad”. Poco importa si el sujeto se encuentra en horario laboral o no, la garantía de la mirada permanente alcanza cualquier ámbito para poner en marcha el engranaje de la relación vigilante-vigilado.

Y es así como todo encaja en la figura de la Casa-Cuartel de la Guardia Civil, donde se vive bajo un ambiente de control, donde la vivienda del más alto mando de cada acuartelamiento se encuentra ubicada estratégicamente en un punto donde la vista permita controlar la entrada y salida, la zona mas privilegiada del espacio arquitectónico que permita el control sobre la existencia de los individuos, en este caso de los guardias civiles. Un alto precio para quien quiera “vivienda gratis” que se extiende y sobrepasa a la mera relación institución-trabajador para alcanzar todos los espacios: el laboral, el de ocio y el familiar.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorLos amores de San Valentín
Artículo siguienteSuiza presenta en ARCO su oferta artística y cultural
Guardia civil destinado en la unidad de Tráfico de Tenerife, es el secretario de comunicación y portavoz de la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC), mayoritaria en la Guardia Civil. Ingresó por vocación y pronto se convirtió en un luchador ingénito en la defensa de los derechos de los y las guardias civiles, para conseguir el cambio hacía una Guardia Civil plenamente democrática y del siglo XXI. Actualmente desarrollando el Trabajo Fin de Grado de Sociología, por la universidad de La Laguna, en la realización de un estudio sobre la percepción de ciudadanía de los guardias civiles y su relación con la sociedad.

27 Comentarios

  1. No es para tanto hombre. Por favor………, no engañen a la gente. He vivido el tres cuarteles diferentes de tres provincias diferentes y es un orgullo vivir ahí. Simplemente hay un orden como en cualquier comunidad de vecinos que sea correcta.

    • Antonio, no se que rango tienes, ni donde has estado destinado, pero te puedo asegurar que para nada, se esta engañando a la gente, que todo lo escrito, es una fiel relato de la realidad.
      Si bien apuntar a Juan Fernandez, que ademas de todo lo expuesto, si hay viviendas libres en el acuartelamiento, no te permiten vivir fuera, en una ocasión, que me dieron un pabellón encima de unas cuadras de caballos y el olor era insoportable, por lo que solicite vivir fuera, y la contestación fue…si quiere, su familia puede vivir en la calle, pero usted tiene que pernoctar en el cuartel.

      • aquí al lao hay un megacuartel toico nuevecito que lo hizo el roldan y sus dinerillos se embolsaria por ello y a mi me parece que en ese peazo cuartel debe de haber viviendas libres y no obstante fuera de él, en las viviendas de alrededor han comprado los guardias civiles su vivienda y viven en ellas y que van y vienen al cuartel vestidos de paisano a hacer sus turnos.

        • tambien yo viví en dos cuarteles los catorce primeros años de mi vida y eran exactamente iguales al que aparece en la foto (se ve que como en las escuelas, hicieron un proyectos y se repetia el proyecto por todo el territorio patrio y asi la escuela y el cuartel eran identicos en el pais vasco, en extremadura o al lao la mezquita si era menester) la diferencia es que entonces estaban nuevecitos y ahora tendran cerca o mas de cincuenta años, y os aseguro que entonces en esos cuarteles teniamos agua corriente (de un pozo elevaban el agua a depositos en los tejados y de ahí fluia corriente por todos los grifos de todas las viviendas) había saneamientos y todas las moernidades habidas y por haber mientras la maayoria de los habitantes del pueblo vivian en casas de alquiler en pesimo estado sin agua corriente a no ser que tuvieran una bomba o un pozo en el patio que no era el caso en todas, y entonces tenian que ir al pozo de la calle de al lao y sacar con el cubo el agua y llevarla a la casa en cantaros o cubos y a hacer sus necesidades al corral porque no habia ni cuartos de baño ni alcantarillado ni saneamientos hasta queno pusieron el agua potable mucho tiempo despues.
          Así que to no son penas. Tambien los niños del cuartel entrabamos gratis al cine, a los toros y a cualquier espectaculo que hubiera en el pueblo.
          ahora ya no se como anda la cosa pero entonces todo eran ventajas y privilegios y la poblacion os aseguro que vivian bastante peor y en peores condiciones que nosotros

      • Es falso que no te permitan vivir fuera. Totalmente falso, igual que las tonterías que se dicen en el artículo. Por qué mientes contando una historieta falsa. Hace ya años que todo el mundo puede vivir en la calle. No cuentes historietas de hace 20 o más anos, que no somos tontos.

        • para los niños era estupendo vivir en un cuartel, pero para un guardia civil, yo creo que vivir en un cuartel es como si trabajaras en una empresa y te llevaras el trabajo a casa.

    • Te equivocas Antonio, el concepto de vigilancia y control es patente y observable por cualquiera dispuesto a saber y ver. Si cierras los ojos y niegas la realidad, entonces te engañas a ti mismo y a los que te rodean.

  2. Totalmente de acuerdo con el texto…se le ha pasado comentar que la mayoría de los compañeros carecen de dicho pabellón ya que en su unidad no existen o están todos ocupados .Fuera pabellones

  3. Antonio , tres cuarteles en tres provincias diferentes y pillastes pabellón ??, Tu eres un gran vigilante con todo seguridad , yo llevo doce años en la misma comandancia y no tengo casa gratis ni la tendré en veinte años , tenían que desaparecer todas las casas cuarteles y todo el mundo a pagar , es discriminatorio.

  4. Venga, estamos de coña? Esto sera en grandes cuarteles, porque yo donde vivo (pueblo pequeñito), solo hay un compañero sin pabellon y esta de precario en el puesto de al lado. Llevo 5 años aqui, y nunca he tenido mas sensacion de vigilancia q la de un bloque de vecinos normal.

  5. He vivido más de 20 años en Cuarteles, siendo niño también, algo exagerado el artículo. Seguir así, haber si alguno de los pocos beneficos que tenemos os lo cargais también.

  6. Datos reales: A finales de 2016 había 77427 guardias civiles.
    Hay censados 35983 pabellones, muchos de ellos en condiciones malas de conservación
    Una carrera media en la guardia civil dura 35 años
    Eso quiere decir que cada guardia civil debería poder disfrutar de vivienda un máximo de 15 años para ser equitativos
    Tiempo más que suficiente para poder comprarse una vivienda en la calle, y a partir de aquí, si quiere seguir en pabellón, que pague alquiler al que no lo ha disfrutado.

  7. Llevo 30 años en la Guardia Civil. He vivido en cuarteles y en la calle y no cambio la calle por el cuartel.-
    Tiene razón el autor del articulo, el control que hay en los cuarteles por parte de algunos mandos. Que si a donde vas, que por que te pones pendientes, que porque hablas con este o con aquel, todo el dia “a la orden”. Definitivamente los cuarteles para el que los quiera. Debería ser como en CNP, los cuarteles solo para material y oficinas, 300 ó 400 euros mas de sueldo y cada uno a su casa.-
    Ademas el pabellon solo dura hasta que pasas a la reserva, despues… que?

  8. Yo llevo veinticinco años en esta empresa, me he movido por cuartelillos de varias comandancias y siempre he tenido pabellón. Que te sientas más o menos controlado también depende del comandante de puesto de turno, gracias a Dios esto está cambiando mucho. Ahora llevo diez años en el último destino y pillé el pabellón porque lo rechazaron varios antes que yo, eso si estaba hecho una puta ruina. He invertido unos diez mil euros en reformarlo y mi intención es jubilarme aquí, y luego marcharme a mi casa del pueblo que puedo pagar gracias al pabellón. Si tu mujer no trabaja, vive tú dignamente en una ciudad con este sueldo pagando hipoteca y alquiler.
    Por otro lado lo que no estoy de acuerdo es que un simple guardia tenga que reformarse la vivienda con sus propios medios y a los oficiales se las entreguen reformadas con los presupuestos de la Comandancia de turno. Todos moros o todos cristianos.

  9. Perdonen ustedes. No he vivido en tres provincias. Han sido cuatro, mala memoria. Y hasta en las islas afortunadas llegue a tener pabellón, eso sí era complicado. Y para conocimiento del personal ni soy vigilante ni hijo de vigilante, soy hijo de guardia 1 y yo soy guardia civil. Tan extraño es mi caso? Les vuelvo a repetir cuatro provincias Cordoba, Gran Canaria, Huelva y Sevilla. En todas pabellón. Algunas malas? Pues si, pero peor es pagar 60000 pelas de alquiler, ejemplo en nuestras maravillosas islas, que las llegue a pagar y por 5 años. En fin señores/as, familia benemérita, se ve que soy un afortunado, porque durante los 14 años de profesión que hice uso de los pabellones, y otros pocos con mi padre, jamás me sentí vigilado por nadie. Evidentemente es un cuartel, con sus pros y contras, pero discúlpenme no lo cambiaría por nada en esta vida. Así fue mi vida en los cuarteles, maravillosa. Y conste que no he vigilado ni he sido hijo de vigilante, he sido Feliz y he vivido mi vida. Quizás el ingrediente para poder vivir en una casa cuartel.

  10. Cuántas tonterías hay que oír, madre mía. Cómo es posible que todavía haya en esta empresa tanto amargado resentido. Vivir en pabellón es voluntario, al que no le guste se puede ir a vivir a la calle perfectamente. El artículo es una exageración como la copa de un pino. La mayoría de los Guardias vivimos en nuestra casa en la calle, ya está bien de tanto victimismo por parte de algunas asociaciones. Siento vergüenza al leer tantas mentiras.

  11. Respecto a los pabellones, todo el mundo quiere que sigan existiendo. Los ayuntamientos, los mandos y el 90% de los g.c.
    Es verdad que muchos son una cueva, pero es lo que hay, eso si, deberían de desaparecer del catálogo hasta estar habitables, seguro que no serían 33.000.
    Respecto al efecto panoptico, es una estupidez. Recordemos que los mandos son personas y nos tratan igual o mejor que muchos jefecillos de empresas privadas. Para los mandos malos que hay, que se creen que van a heredar la guardia civil y hacen bulling a los guardias todos sabemos cuál es la solución, a ver quién se harta antes.
    Yo pienso que la culpa del descontento actual en la g.c. es de los políticos, les da igual que no haya efectivos, nos paguen muy por debajo de lo que nos merecemos y no nos provea de medios dignos.
    Veréis como a los estibadores no les toman el pelo, ahhhhiiiiiii, el día que los g.c. tomen medidas como los estibadores……..

  12. Yo creo que generalizar es malo. Hay cuarteles muy dignos y otros en un estado lamentable donde no se ha invertido ni un duro en muchos años.
    Yo he nacido, me he criado y, mis hijas tambien se han criado en un cuartel. Depende de ti, lo que te quieras involucrar en la vida cuartelera o, la independencia que quieras tener. La verdad es que hoy día, hace doce años que ya no vivo en pabellón, no es igual que cuando vivia con mi padre en un pequeño pueblo de la provincia de Jaén, de ahi me fui a la comandancia de Cordoba donde ya era otra historia, mucha mas independencia, simplemente porque eramos muchos mas.
    Ya siendo guardia he vivido de alquiler hasta que logré un pablellon, que estrene yo, en un acuartelamietno donde viviamos 200 familias, donde había hasta piscina y, aunque si te cruzabas con un mando fuera de tu horario de trabajo tenías que saludarlo, mis hijas lo han disfrutado mucho.
    Creo que puedo hablar con conocimiento del hecho, pero la vida cuartelera, en gran parte, eres tu el que te la marcas. Eso de tener la llave puesta y permitir que el vecino entre sin llamar, jamás lo consentí, un corte bien pegado y todo solucionado y, como este ejemplo muchos mas.

  13. Seguirá habiendo pabellones…no por el beneficio de los g.civiles…sino por que es a ellos a los mandos a quien mas le interesa q esten…sino vete a una comandancia. .y todo arregladito..y reformadito…yo vivo en uno hace años…y he invertido mas de 10..mil euros en el…

  14. El cambio real en la Guardia Civil se producirá el día q dejen de existir las casas cuarteles y vayamos únicamente al cuartel a trabajar. Además en mi opinión su existencia fundamentalmente beneficia a los oficiales, como casi todo en este cuerpo.

  15. Después de leer todo esto, sigo quedándome impresionado de ver como culpamos a los jefes de todos nuestros malos y luchamos para que nos quiten nuestros privilegios, que son muy pocos, y el pabellón es uno de ellos, conozco a muchos compañeros que si no es por los pabellones estarían en la ruina… O para ganado alquileres prohibitivos.. Yo que hay que e luchar es por una regulación más acorde y justa No, porque los quiten,llevo muchos años viendo mi cuando un compañero deja un pabellón lo deja como si hubieran pasado una familia de gitanos rumanos… Eso también es culpa de los jefes?… Compañeros luchar por que nos den… No para que nos quiten… Los dice un guardia con 25años de servicio que nunca ha vivido en pabellón.

  16. Vivir en un pabellón es voluntario, si quieres ahorrarte unas perras lo pides y te lo dan, claro está en las capitales hay mucha más plantilla que pabellones pero generalmente en los puestos hay pabellón para todo el que quiere vivir en el. Y eso de la vigilancia y el control ha quedado muy bonito para un estudiante de psicología que busca un hecho que explique la teoría y no al revés.

  17. Si el tener pabellón lo calificaran como pago en especias, veríamos cuantos de los que viven en pabellones no renunciaban a ellos y se iban a vivir a sus casas, que muchos las tienen alquiladas a los propios compañeros…
    Por no hablar de los que tienen pabellones y viven en él sus padres.
    Una vergüenza.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

3 × 2 =