“¡Qué barbaridad!, ¿cómo puedes ir vestido así?”, le dijo una compañera de trabajo a Boris Pérez cuando se encontraron por la calle un día de verano. Boris se miró: camiseta, zapatillas de deporte y pantalón de chándal. Algo informal. Su amiga le señaló que no llevaba pantalón corto. “Boris, que estamos en verano y hace calor”.

Era cierto. Boris pensó en los pantalones de verano. No los usaba. Llevarlos ha sido una moda reciente. Menos tela y mismo precio. Todo un éxito para la industria textil. Lo intentaron con los pantalones llamados pirata que ahora ya no se llevan. Al poco tiempo las empresas del sector decidieron usar todavía menos tela y lo convirtieron en pantalón corto. Boris opina que no compensa comprar un pantalón corto. Por el mismo precio podría adquirirse un pantalón largo fresquito para usarlo más allá de los meses de verano.

El markting ha estado muy bien hecho. El pantalón corto solo se usa en vacaciones de verano, pero de forma casi obligatoria. Al final no se sabe si es verano por el calendario o porque solo se ven pantalones cortos por la calle.

“Bueno, hasta luego”, dijo Boris, “voy a comprar tabaco que se me ha terminado”. Su amiga respondió: “vale, pero ponte un pantalón corto que me da calor solo con verte así”. Boris se alarmó. Él no fumaba, pero a su compañera de trabajo le importaba menos el tabaco que el pantalón. Pero ella tenía razón. Que Boris fumara solo le afectaba a su propia salud, pero que le vieran con pantalones largos en verano, afectaba a la sensación de vacaciones de todos los demás.

Volvió a pensar en el gran éxito de la campaña comercial que han montado las empresas fabricantes de pantalones cortos. Pensó que el siguiente paso sería incorporar una etiqueta bien visible en todos los pantalones largos que dijera: “usar estos pantalones en verano perjudica seriamente su salud y la de los que le rodean”.

Boris esperaba no llegar a ver eso. Mientras tanto llevaría sus pantalones largos aunque fuera verano, porque no iba a dejar de ser verano a causa de sus pantalones.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorSonata de estío
Artículo siguienteEl no antiguo tan régimen
Profesor Titular de Universidad de la Universidad de Cádiz, en el Departamento de Estadística e Investigación Operativa, adscrito a la Facultad de Ciencias del Trabajo. Ha sido Vicerrector de Alumnos de la Universidad de Cádiz (desde el año 2003 hasta el 2013) y Vicerrector de Responsabilidad Social y Servicios Universitarios de la Universidad de Cádiz (desde 2013 hasta 2015). Durante estos doce años, ininterrumpidamente, ha tenido entre sus competencias el Área de Deportes de la Universidad de Cádiz. Ha promovido la creación del Aula Universitaria de Fútbol de la Universidad de Cádiz, y en estos momentos ocupa el cargo de Director del Aula de Fútbol. Tiene el título de Entrenador Nacional de Fútbol con Licencia UEFA-PRO. Ha entrenado en las categorías Infantil y Cadete del Cádiz C.F. desde el año 2010 hasta la actualidad. Además, en el Cádiz C.F. ocupa el cargo de Coordinador de Delegados y Auxiliares de Fútbol Base desde el año 2014.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cuatro × 3 =