El cisma generado a raíz del referéndum constituyente, ha propiciado que en la actualidad Venezuela tenga que convivir con dos asambleas. Por un lado estará la Asamblea Nacional Constituyente y por otro, el Poder Legislativo Federal, de mayoría opositora.

Cuando se eligió la Constituyente, sus funciones las comenzó a desarrollar en el Palacio Federal, ubicado en Caracas. Este Capitolio Federal ha sido siempre la sede de la otra asamblea citada, la del Poder Legislativo vigente.

A pesar de las disputas entre las partes, el presidente Nicolás Maduro ha ordenado que la Constituyente cambie de sedes. La asamblea encargada de promulgar la nueva constitución, se distribuirá entre el Ministerio de Asuntos Exteriores y los teatros de El Bolívar y El Principal, ambos cercanos al Capitolio Federal.

Las quejas mostradas por el presidente del legislativo, el opositor Julio Borges, han surtido efecto. Los opositores denunciaron la pasada semana, que la Guardia Nacional acompañada de algunos líderes bolivarianos, habían entrado en las dependencias del legislativo con el fin de instaurar a “la fraudulenta Asamblea Constituyente”. La oposición reclama que la cámara legislativa, es la única con potestad en Venezuela, y que la Constituyente planea modificar gran parte de sus poderes, como sería la supresión de la inmunidad parlamentaria.

Los opositores que se niegan a bajar los brazos, aluden que el poder de los ciudadanos es más fuerte que el de la propia Constituyente. Atendiendo a los resultados acaecidos en los dos últimos comicios de carácter nacional; Elecciones Parlamentarias 2015 y Asamblea Constituyente 2017, las diferencias entre ambos procesos parecen evidentes.

En 2015, año en el que se celebraron las últimas parlamentarias, acudieron a votar más de 14 millones de venezolanos, los cuales distribuyeron sus votos casi en su totalidad entre las dos grandes fuerzas, conformando los siguientes resultados: MUD (Mesa de la Unidad Democrática) – 7.726.066 votos, GPPSB (Gran Polo Patriótico Simón Bolívar) – 5.622.844 votos, dando una participación del 74,17% y distribuyendo los 167 escaños, en 112 para el MUD y 55 para el GPPSB. Mientras en 2017 y acudiendo también a los datos mostrados por el CNE (Consejo Nacional Electoral), la participación se situó en 8.089.320 de votantes y un 41,53% de los electores con derecho a voto.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dieciocho − Doce =