El Vaticano trata de hacer Justicia 35 años después de que un cura abusara y acosara sexualmente de un menor en la comarca zamorana de Sanabria.

El obispo ha insistido en “pedir perdón” tras quedar probado que Gordón ejerció abusos en el Juan XXIII de Puebla de Sanabria

Así, la Iglesia, como institución, retira al cura de ejercer el sacerdocio de forma temporal. El religioso ya nunca comparecerá, al prescribirse los delitos, ante
la Justicia.

El Vaticano a través de la Congregación de la Doctrina de la Fe, ha ordenado la suspensión durante diez años de su ministerio al sacerdote José Manuel Ramos Gordón de la Diócesis de Astorga acusado de abusos sexuales cometidos hace 35 años en el Colegio Juan XXIII de Puebla de Sanabria (Zamora).

Durante los diez años de suspensión, el sacerdote deberá residir en un monasterio o convento fuera de la Diócesis de Astorga, y después podrá vivir en la Casa Sacerdotal y celebrar la eucaristía con autorización expresa, según ha explicado hoy el obispo de Astorga (León), Juan Antonio Menéndez.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

tres × 1 =