Valeria Correa Fiz © Isabel Wagemann.

Valeria Correa Fiz (Rosario, Argentina, 1971) es una escritora argentina de ascendencia española. Ha publicado las obras La condición animal (Páginas de Espuma, 2016), un libro de relatos visceral y descarnado sobre la condición humana, y El invierno a deshoras (Hiperión, 2017), poemario que fue reconocido con el XI Premio Internacional de Poesía «Claudio Rodríguez».

Además de su labor como escritora, Valeria también imparte talleres de escritura creativa, escribe regularmente para publicaciones digitales como Aire nuestro y Los amigos de Cervantes, coordina clubes de lectura, y participa en antologías y libros colectivos como HNegra (Alrevés, 2017), Las más extrañas historias de amor (Reino de Cordelia, 2018) o el proyecto Frankenstein Resuturado (Alrevés, 2018), dirigido por Fernando Marías y publicado para conmemorar el segundo centenario del nacimiento del libro de Mary Shelley.

 

Como escritora, ¿qué temas te interesan especialmente, sobre qué te surge escribir?

Escribo cuando siento necesidad de hacerlo. Escribir es mi modo de pensar el mundo y de interrogarme. También es para mí un ejercicio de memoria: la necesidad de escribir surge de la voluntad de guardar algo que me parece significativo y que no querría que se perdiese. Comencé a escribir con asiduidad cuando dejé mi país. La escritura ha sido mi refugio contra la soledad y el silencio. Escribo porque con las palabras me hago compañía y me cuido. Parafraseando a Italo Calvino en Si una noche de invierno un viajero, escribo como hay animales que excavan guaridas.

«ESCRIBIR ES MI MODO DE PENSAR EL MUNDO Y DE INTERROGARME. TAMBIÉN UN EJERCICIO DE MEMORIA»

 

Has escrito dos libros de poesía (El invierno a deshoras y El álbum oscuro) y también uno de relatos (La condición animal), ¿en qué género te sientes más cómoda? ¿En cuál de ellos crees que emerge tu verdadera voz literaria?

 La poesía es central en mi escritura, aun cuando no escriba poemas; ser poeta no es escribir poesía sino una forma de mirar el mundo y de relacionarte con él. Dicho esto, aclaro que me siento muy cómoda en ambos géneros. El pintor ruso Wassily Kandinsky afirmaba que lo importante es que el artista tenga algo que decir porque su deber no es dominar la forma sino adecuarla a su contenido. No puedo estar más de acuerdo: a veces, el pensamiento, la idea como hecho lingüístico que es, necesita un desarrollo más narrativo, y es entonces cuando entra en juego el relato; otras veces, la idea puede asumir la forma de un poema o de cualquier otra forma híbrida, menos narrativa. Además, a pesar de que son géneros distintos, la poesía y la narración breve tienen puntos en común: ambas trabajan con la condensación y la elipsis y en colaboración con el lector que tiene que completar esos silencios deliberados.

«UN ESCRITOR ES UN ARQUEÓLOGO DE SÍ MISMO»

 

En La condición animal indagas, a través de un conjunto de relatos, en la condición humana, en aquello que nos hace diferentes como especie. ¿Cuánto de autobiográfico hay en un libro tan visceral, duro y cruel?

Un escritor es un arqueólogo de sí mismo. Siempre. Creo que a eso hacía referencia Flaubert cuando dijo: «Bovary c’est moi». Estos cuentos no son autobiográficos en lo atinente a los hechos, pero sí lo son en cuanto a los sentimientos con y desde los que están escritos.

 

Fuiste reconocida con el XI Premio Internacional de Poesía Claudio Rodríguez por tu poemario El invierno a deshoras, ¿qué opinas de los premios literarios y de la crítica? ¿Cómo llevas que otras personas valoren u opinen sobre lo que escribes?

 Ganar un premio de prestigio es siempre una alegría. Los premios ayudan también a la hora de difundir una obra frente al gran público. Con respecto a la valoración de mi trabajo, tengo que decir que por el momento he sido afortunada. He tenido muy buenas críticas y me siento muy agradecida: frente a la marea de libros que se publican mensualmente, que un lector elija leerte y hablar de tu libro es siempre un acto de generosidad.

«INTENTO COMBATIR LAS NUEVAS Y LAS VIEJAS FORMAS EN LAS QUE SE MANIFIESTA EL MACHISMO»

 

¿Qué es para ti el feminismo y cómo de importante es en tu vida y en tu obra literaria?

El feminismo debe ser el eje fundamental que articule la nueva democracia. No podemos seguir pensando que tenemos una sociedad justa si los derechos de las mujeres no se equiparan, de una vez y para siempre, a los derechos de los hombres. En mi vida personal, intento combatir las nuevas y las viejas formas en las que se manifiesta el machismo. En cuanto a mi obra literaria, no me autocensuro, ni me pongo límites a la hora de escribir. No me interesa hacer literatura de tesis. Creo que si uno tiene fuertes convicciones, de un modo u otro, esas preocupaciones e ideales terminarán por reflejarse en la escritura.

«COMO PROFESORA DE TALLER DE ESCRITURA, ME PREOCUPO POR INCLUIR TEXTOS ESCRITOS POR MUJERES»

 

¿Dirías que existe desigualdad de género en el mundo de la literatura? ¿Crees que hay una falta de mujeres en el canon literario actual?

 Sí, yo me eduqué leyendo solo hombres. Como profesora de taller de escritura, me preocupo por incluir textos de calidad escritos por mujeres. Falta mucho trabajo por hacer, pero veo con felicidad un cambio. Cada vez son más las mujeres que consiguen publicar y los premios que reconocen los méritos literarios de las autoras.

 

¿Crees que el público y la crítica leen –y juzgan– igual un libro escrito por un hombre que uno escrita por una mujer? ¿Cuál es tu experiencia al respecto?

 Mi experiencia con la crítica ha sido excelente. Hay una cuestión estadística que sí quiero señalar y es la siguiente: se reseñan más obras escritas por hombres que por mujeres en los suplementos culturales. Y, lamentablemente, todavía hay hombres que se ufanan de no leer mujeres.

«SE RESEÑAN MÁS OBRAS ESCRITAS POR HOMBRES QUE POR MUJERES EN LOS SUPLEMENTOS»

 

¿Crees que recibimos una buena educación literaria, artística y cultural? ¿Qué mejorarías?

Todo el sistema educativo es mejorable. No soy una experta en la materia pero creo que deberíamos incorporar al canon a muchas mujeres artistas pero también científicas que han sido borradas de la Historia, y enseñar a leer críticamente. Un ciudadano que sabe leer entre líneas ejerce su derecho al voto con más criterio y juicio crítico.

«DEBERÍAMOS INCORPORAR AL CANON A MUCHAS MUJERES ARTISTAS Y CIENTÍFICAS QUE HAN SIDO BORRADAS DE LA HISTORIA»

 

¿En qué proyectos estás trabajando actualmente? ¿Hacia dónde se dirige Valeria Correa Fiz?

Estoy trabajando en dos proyectos: un nuevo libro de relatos y en la corrección de un poemario.


CUESTIONARIO BREVE


Un referente feminista.

Margaret Atwood.

Un libro de relatos que no te canses de recomendar.

El llano en llamas, de Juan Rulfo.

Una mujer que escriba relatos por la que sientas predilección.

Clarice Lispector.

Una autora que haya influido decisivamente en tu forma de escribir.

Silvina Ocampo.

Una cita o fragmento literario que no se te vaya de la cabeza.

«Largo se hace el día a quien no ama
y él lo sabe»

Son los versos iniciales del poema «Ajeno», de Claudio Rodríguez.

Un libro que estés leyendo ahora mismo.

Los sorrentinos, de Virginia Higa.

El libro que te hubiera gustado escribir:

Las ciudades invisibles, de Italo Calvino.

Una editorial que te apasione.

Páginas de Espuma.

Una mujer que te haya marcado.

Mi abuela materna.

Un verso tuyo.

«La soledad puede ser solo un error de perspectiva».

La condición animal (Páginas de Espuma, 2016).
¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

19 + 17 =