El ictus es un accidente cerebrovascular que afecta a los vasos sanguíneos que suministran sangre al cerebro. Se le conoce también como embolia o trombosis, aunque estos términos se refieren más bien a diferentes causas de ictus. Un ictus se produce cuando un vaso sanguíneo que transporta sangre al cerebro se rompe o es taponado por un coágulo u otra partícula. A causa de esta ruptura o bloqueo, parte del cerebro no logra el flujo de sangre que necesita. La consecuencia es que las células nerviosas del área del cerebro afectada no reciben oxígeno, por lo que dejan de funcionar y mueren a los pocos minutos.

Según Julio Agredano, presidente de la asociación Freno al ICTUS, es muy importante saber cómo identificar los síntomas de esta patología para actuar rápidamente y limitar así los daños que pueda provocar. Estos síntomas, que generalmente aparecen de forma “brusca e inesperada” son: dificultades para hablar o entender, pérdida brusca de fuerza o sensibilidad en una parte del cuerpo y alteración de la simetría facial, así como problemas de visión y dolor de cabeza muy intenso. “El riesgo es que la mayor parte de la gente, ante estos síntomas, lo que hace es tumbarse en la cama” y no actúa, con el riesgo que esto implica, ha subrayado.

Desde Protección Civil se insiste en la importancia de llamar al 112 en el momento en el que se identifique cualquiera de estos síntomas, ya que la rapidez en atender al paciente es vital para su recuperación. Tan vital que la probabilidad de fallecer o quedar con una discapacidad grave puede reducirse a la mitad, si la persona que ha sufrido un ictus es atendida por un neurólogo en las primeras horas de haberse producido. Además, en los últimos años se han introducido nuevos avances terapéuticos, como la trombólisis o la trombectomía mecánica que, suministradas en las primeras horas, incrementan la posibilidad de recuperación neurológica.

Desde la sociedad Española de Neurología (SEN) señalan que el ictus es la primera causa de mortalidad femenina en España y la primera a nivel mundial. También destacan que es la primera causa de discapacidad en adultos, dejando secuelas en el 50% de los casos. Sin embargo, en la mayoría de las ocasiones se puede prevenir evitando factores de riesgo como la obesidad, el alcohol, el tabaco, el sedentarismo, la hipertensión, el estrés o el colesterol.

Otro factor de riesgo es la edad, ya que las posibilidades de sufrir un ictus se incrementan a partir de los 60 años. Aunque puede aparecer a cualquier edad. De hecho entre el 15 y el 20 por ciento tienen lugar en personas menores de 40 años. Caso del jugador de fútbol de la Real Sociedad, Lucas Sangalli, que la semana pasada fue noticia por haber sufrido un ictus con tan solo 23 años y llevando una vida saludable. Según las estadísticas, el 50 por ciento de estas personas tendrá secuelas discapacitantes o fallecerá por esta causa.

La Organización mundial de la Salud calcula que el número de casos anuales de ictus aumentará un 27 por ciento en los próximos 25 años, afectando a 1 de cada 6 personas. En la actualidad, más de 300.000 españoles tienen alguna discapacidad funcional por haber sufrido un ictus. Y, anualmente, más de 27.000 personas fallecen en España por padecer una enfermedad cardiovascular.

De hecho, las enfermedades cerebrovasculares son las culpables del 8% del total de muertes en hospitales del sistema Nacional de Salud (SNS), a pesar de que últimamente se registra un descenso de esta mortalidad gracias a los trabajos de prevención, detección precoz y mejora de la atención neurológica especializada hospitalaria.

Por otra parte, en los últimos años, el número de pacientes atendidos en hospitales del SNS por enfermedades cerebrovasculares se ha incrementado un 40 por ciento, lo que ha convertido a este tipo de patologías en la octava causa de hospitalización. El ictus, en concreto, es el culpable de entre el 3 y el 8 por ciento del gasto total sanitario.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorConsejos de estado
Artículo siguienteEutanasia
Licenciado en Historia, Escenografía teatral y con estudios de periodismo. Escribo en diferentes medios digitales.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dos × dos =