La siniestralidad laboral es intolerable. Sigue siendo un problema de salud pública de primer orden que exige que el Gobierno promueva políticas públicas activas y aumente las medidas de control para evitar la explotación laboral y con ello que más trabajadores mueran en el trabajo. Los accidentes por altas temperaturas también son evitables.

Los sindicatos denuncian las elevadas cifras de siniestralidad laboral del primer trimestre de 2018, donde fallecieron 307 trabajadores, 7 más que el año anterior.

UGT vuelve a denunciar esta alarmante y preocupante situación, “que revela que la seguridad y salud en el trabajo sigue siendo una cuestión de segundo orden, no solo para las empresas sino también para algunas Administraciones”. El sindicato exige actuar ya, “persiguiendo y sancionando a aquellas empresas que no cumplen con la normativa en prevención de riesgos laborales” y, exige nuevas políticas de empleo que genere un empleo estable.

Para el secretario confederal de Salud Laboral de CCOO, Pedro J. Linares ha añadido que “aunque el descenso de los índices de incidencia de accidentes en el primer semestre del año podría romper la tendencia de aumento de la siniestralidad iniciada en 2013 y habrá que esperar a los próximos meses para certificar que se confirma, la siniestralidad laboral continúa siendo un problema de primer orden para la salud pública de España”.

“Es necesario que como sociedad reflexionemos sobre un sistema de prevención de riesgos laborales que, en estos últimos años de crisis económica, de políticas de austeridad y de reformas laborales ha demostrado ser un gigante con pies de barro. Y también es imprescindible que el Gobierno impulse políticas públicas activas para relanzar la prevención de riesgos laborales en las empresas y que, a través de la Inspección de Trabajo, intensifique las medidas de control de la explotación laboral, algunas de ellas contenidas en el Plan Director por un Trabajo Digno recientemente aprobado”, ha añadido Linares

Los datos del avance de estadísticas de accidentes de trabajo correspondientes al periodo enero-junio de 2018 que ha hecho públicos en su web el Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, muestra un incremento en el conjunto de accidentes con baja (2,7%), más acentuado para los accidentes in itinere (4,8%) que para los sucedidos en jornada de trabajo (2,3%).

Los mayores incrementos del número de accidentes en jornada los registran la construcción (11%), las industrias extractivas (6,1%) y el transporte y almacenamiento (6%).  En cuanto a la siniestralidad mortal, hay que señalar que en jornada de trabajo ha fallecido un trabajador menos que en el mismo periodo de 2017 (-0,4%), mientras han aumentado en 8 los fallecimientos in itinere (14,5%).  Los incrementos en el número de accidentes mortales en jornada se producen en los servicios (7,3%) y la industria (2,2%), registrándose de descensos en la construcción (-16,3%) y el sector agrario (-11,8%).

Sin embargo, si centramos nuestra atención en los índices de incidencia en jornada de trabajo, que reflejan la siniestralidad relativa expresada en número de accidentes por cada 100.000 trabajadores, se aprecia un descenso tanto para el conjunto de accidentes (-1,5%) como para los mortales (-4,1%).

Los accidentes por altas temperaturas

Desde UGT Madrid han recordado que los accidentes de trabajo producidos a consecuencia de las altas temperaturas por las olas de calor del verano se pueden evitar.

Desde el sindicato recuerda que “los empresarios están obligados por la Ley de Prevención de Riesgos Laborales a evitar los riesgos a los que puedan estar expuestos los trabajadores”, y uno de estos riesgos es la exposición a altas temperaturas, que como estamos viendo, pueden llegar a provocar incluso el fallecimiento del trabajador.

Por ello, desde el Sindicato hacen un llamamiento, “recordando que estos accidentes laborales pueden evitarse” y para ello recomienda que se realicen acciones “como programar la realización de las actividades laborales que requieran un mayor esfuerzo físico en las primeras horas de la jornada”, proporcionar protección frente al sol a los trabajadores, facilitándoles la realización de descansos o incluso rotaciones que reduzcan su exposición al sol y a altas temperaturas, así como ofreciéndoles información sobre este riesgo, cómo evitarlo y reconocer con los primeros síntomas el golpe de calor para saber qué hacer con la mayor brevedad posible.

Otros elementos estadísticos a tener en cuenta es que el 70% de los accidentes de trabajo con baja en jornada laboral afectaron a varones, y que el perfil de edad más afectado ha sido entre los 35 y 54 años (un 58,4% de los trabajadores tenían esa edad). Además, los trabajadores en ese tramo de edad son los que sufren más accidentes mortales.

 

Accidentes mortales

En cuanto a los accidentes mortales, 307 trabajadores y trabajadoras han fallecido durante los seis primeros meses del año, 7 más que en el mismo periodo de 2017, lo que supone un aumento del 1,6%.

Las causas más frecuentes de muerte por accidente laboral siguen siendo: los infartos o derrames cerebrales (con 115 fallecimientos) y los accidentes de tráfico (con 59). El resto se debe otras causas.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

9 − 9 =