Tercer miembro del gabinete “feminista” del socialista Pedro Sánchez que podría presentar su dimisión en apenas cien días de gobierno. En este caso, por presunta homofobia hacia un compañero del actual equipo de gobierno. La filtración de una conversación privada de 2009 en un restaurante entre el ex comisario José Villarejo, actualmente en prisión y máximo exponente de las cloacas del Estado, con la actual titular de Justicia, Dolores Delgado, ha destapado el tono homófobo de la entonces fiscal.

“A mí que me den un tribunal de hombres, de tías no quiero. Y no me llevo mal con las tías, pero de tíos, sé perfectamente por dónde van”, decía la ministra de Justicia en 2009

En un almuerzo en el que estaba presente también el ex juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón, la entonces fiscal Dolores Delgado y el ex comisario Villarejo charlaron sobre Fernando Grande-Marlaska, entonces juez de la Audiencia Nacional y hoy ministro de Interior y compañero de ésta en el consejo de ministros. Delgado llamó “maricón” a Marlaska cuando preguntó a sus contertulios si podía opinar sobre él.

Según la cinta grabada y subida al portal Moncloa.com, en el transcurso del almuerzo, la ministra de Justicia pregunta a Garzón: “¿Puedo contar lo de éste?”. El ex juez concede afirmativamente y es entonces cuando la ministra dice: “Un maricón”. A lo que Villarejo pregunta a su vez: “¿Quién es maricón?”. Delgado responde: “Marlaska”.

Pero no queda ahí el tono de la conversación, que deriva hacia un machismo evidente por parte de Delgado cuando la hoy ministra de Justicia afirma rotundamente: “A mí que me den un tribunal de hombres, de tías no quiero. Y no me llevo mal con las tías, pero de tíos, sé perfectamente por dónde van. Y cada gesto, cada cosa… por donde va la historia”.

Delgado pasa de negar cualquier encuentro con el ex comisario encarcelado a admitir hasta tres citas

Delgado ha atribuido esta filtración de las conversaciones con Villarejo a la “estrategia procesal” de “atacar al Estado”. También ha pedido comparecer en el Congreso de los Diputados para explicar estas conversaciones de 2009.

En un comunicado del Ministerio de Justicia, Delgado excusa estos encuentros con el comisario. Asegura que Villarejo “se encuentra en prisión provisional como presunto autor de delitos muy graves. Su estrategia procesal es atacar al Estado y sus instituciones. Primero cargó contra la Jefatura del Estado con grabaciones relacionadas con el rey emérito. Ahora ataca al Ejecutivo en la persona de la ministra de Justicia”, afirma el departamento que dirige Delgado.

La ministra admite que durante sus 25 años como fiscal de la Audiencia Nacional tiene recuerdo de haber coincidido con el comisario (Villarejo) en tres ocasiones junto con otros mandos policiales y cargos judiciales y fiscales”. Sólo una semana antes, la ministra aseguró que no había tenido relación “personal” o “profesional” con Villarejo aparte de “coincidir en compañía de otras personas, en algún evento”. La distendida comida a tres de 2009 desmiente rotundamente este extremo.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

2 + once =