¿Para qué sirve? Elemento relevante no importa dónde.

Acompañada de unas sillas se convierte en punto de encuentro, de negociación y discusión. Espacio donde aprender a escuchar, a dirimir, a contrastar pensamientos e ideas, elementos a poner en primera línea de cualquier combate-propuesta. Tristemente, algunos, la utilizan para mostrar e imponer su dominio sobre los demás, sin opción a moderar algunos nefastos criterios, que mantienen adocenados a una gran mayoría servil.

Mesa que sirve para rodearse de familia y amigos. Que además de disfrutar de una buena comida, sirve para romper  hielos, los que entre todos hemos permitido solidificar. Es imprescindible que las aguas recuperen su cauce, no se congelen, y sean aprovechadas para la vida.

Mesa donde precisar qué “Necesitamos” “urgen”,  deshielos en prensa, demasiados hablan sin conocimiento de causa o, porqué el dueño del periódico en el que escriben así lo exige y pone vetos en demasía. En la TV, no permitiendo algunos programas que, en lugar de ilustrar, adormecen y aborregan. “Demasiados”faltos de criterio, siguen como si se tratase de una luz que les guía. Se sienten y actúan cual los protagonistas.

Mesa que, quienes dirigen la Humanidad, deberían abrir a quienes con conocimiento de causa, están preparados para ayudar a encontrar el Equilibrio justo para sobrevivir. Pueden construir una nueva realidad: social, económica, política, donde no sea únicamente el poder del dinero el único amo y señor del Universo, cual ahora. Ahora, deben emigrar a otros países donde su saber es bien aprovechado-remunerado. ¡Triste realidad!

Mesas de Solidaridad con aquellos que necesitan ayuda. Que debieron abandonar país y familia en busca del sustento de los suyos. Inmigrantes que ya casi nadie se acuerda de ellos pero, son millones. ¿Hacia qué lado tienen puesta su mirada los-nuestros políticos?

Mesa en la que podamos discutir sobre cómo queremos que sean nuestros pueblos y ciudades. Abierta no solo a unos pocos cual sucede, sino a todos aquellos que puedan aportar razones e ilusiones para seguir caminando, disfrutando del don de la vida mientras la tengamos.

Mesa donde mirarse a los ojos, demasiados no se dejan, no miran. Nunca se sentaran con quienes no consideran de su alcurnia. Imprescindible para dirimir conflictos, para impulsar CULTURA, la gran “desconocida”, que ayudará a crear nuevas formas de vivir-pensar-actuar. Recordamos viejos tiempos cuando el dictador decía: “a más Cultura más conflictos.” Exijamos nuestros derechos con nuestro ¡SÍ a la Cultura!

Solo con muchas mesas de Dialogo, construiremos un futuro digno que impulse la Educación y, a partir de ella, ayudar a que nadie se sienta postergado. Aquí hay un “pero” importante: Instándoles a trabajar a beneficio de todos. Me recuerda aquella frase que los niños, en edad temprana repiten a menudo cuando cogemos alguno de sus juguetes : ¡Es mío!

¿Saben? Algunos empresarios deben traer de fuera de nuestro país personas que quieran trabajar. Aquí, NO las encuentran.

Otro “pero”. Las horas de trabajo deben ser remuneradas de forma que permita vivir con dignidad. Que todos sepan que su trabajo les servirá para vivir y abrirse a un futuro: Permitirse unos estudios, ir de vacaciones, vestirse…

De lo contrario, cobran del paro mientras pueden, trabajan unas horas en “negro” y, así, hasta que termina su derecho a cobro. Luego a buscar un nuevo trabajo que les permita cotizar de nuevo. Y así, sucesivamente.

¿Baja el paro? Pura falacia. Intenten averiguar y verán que no miento.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cuatro + diecinueve =