El ataque perpetrado en la noche del 14 de julio en Niza deja hasta el momento una cifra repudiable de asesinatos indiscriminados. En la peor tragedia en la historia de la ciudad, hasta el momento se cuenta un total de 84 muertes de todas las edades, orígenes y confesiones.

Según afirma Boubekeur Bekr, rector de la mezquita Al Forqane en Niza en el medio francés Saphir News, al menos “diez familias musulmanas están de duelo”. El balance de muertes en la comunidad musulmana local asciende hasta el momento a “cinco muertes”.

“Cuando nos enteramos de la noticia alrededor de la medianoche, una delegación de los imanes visitó el Centro Mediterráneo de la Universidad  para consolar a las familias afectadas por esta tragedia”, comenta Bekr, quien además es vicepresidente del Consejo Regional de la Creencia Musulmana. “Nos hemos puesto a disposición de las autoridades” .

Hoy ha sido día de concentración de personas musulmanas que se han acercado a las siete mezquitas de la ciudad. La jutba del viernes, se ha dedicado por unanimidad al desastre y al recuerdo de todas sus víctimas. Bekr explica además que han hecho “un llamamiento para asistir mañana (sábado) al Establecimiento Francés de la Sangre (EFS) para la donación de sangre”.

La comunidad musulmana de Niza no es ajena a la tragedia. Más allá de las nomenclaturas que definen el macabro acto de un ciudadano francés, criado y educado bajo el sistema francés, lo cierto es que la comunidad musulmana vuelve a ser señalada. Los mensajes de odio contra ellos vuelven a florecer en internet. “Tenemos que mostrar solidaridad nacional”, concluye el rector de la mezquita, porque el ataque les ataca en su identidad nacional, también la de la ciudadanía musulmana.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dos × cuatro =