A estas alturas todos sabemos que una buena alimentación o nutrición es la base para tener una buena salud. Numerosos estudios médicos y científicos han demostrado que los alimentos son la puerta de entrada tanto de la salud, como de la enfermedad. De ahí que sea tan importante cuidar nuestra alimentación incluyendo todos los nutrientes que el organismo necesita, y evitando en lo posible todo tipo de alimentos procesados, azucarados y llenos de grasas saturadas.

Qué es la nutrición

La nutrición podríamos definirla desde dos puntos de vista, en primer lugar, como concepto en sí, haría referencia al proceso mediante el cual nuestro organismo asimila los nutrientes de los alimentos. Esta asimilación tiene lugar durante procesos como la digestión, la absorción de los nutrientes a la sangre a través del tubo digestivo y/o la asimilación de los mismos por las células del organismo.

Gracias a dichos procesos el organismo puede tomar la energía necesaria para poder llevar a cabo las funciones vitales, además de para que podamos desempeñar todas nuestras actividades cotidianas.

En segundo lugar, la nutrición es también una especialidad médica basada en el estudio o análisis del conjunto de alimentos que un ser humano puede consumir y cómo adaptar dichos alimentos a diferentes necesidades. Un ejemplo de ello, son los distintos tipos de dietas que conocemos: dieta hipocalórica, dieta hipotensa, dieta baja en sodio, dieta sin gluten, dieta vegetariana, dieta cetogénica, etc.

Sea como fuere, una nutrición adecuada es imprescindible para que nuestro organismo pueda obtener los mejores resultados de acuerdo a sus necesidades, así como también para prevenir o incluso curar enfermedades relacionadas con la alimentación. Prueba de ello es la pésima nutrición que existe actualmente en las sociedades occidentales, con los índices de obesidad y sobrepeso más elevados de la historia de la humanidad.

Para combatir los problemas de sobrepeso y sus nefastas consecuencias para la salud: colesterol, enfermedades cardíacas, hígado graso, etc., los médicos recomiendan además de practicar ejercicio de forma habitual, hacer dieta. Una buena forma de hacer dieta es utilizar productos sustitutivos como los que ofrece NaturMeal, de esta forma no nos tenemos que preocuparnos por la elaboración de determinados menús para cada día.

Qué son los productos sustitutivos

Los sustitutivos de comida son productos que suelen presentarse en forma de barritas o batidos, y contienen todos los nutrientes necesarios para una alimentación sana. Hay estudios que arrojan resultados muy positivos en las dietas para bajar de peso usando sustitutivos de comida.

De la misma manera, también hay investigaciones que demuestran que, a iguales calorías, los batidos ricos en proteínas producen un gasto metabólico significativamente superior, por lo que, son preferibles a comidas altas en proteínas.

Por otro lado, está claro que el uso de sustitutivos funciona para mantener bajo control las calorías de una comida y además ahorrarnos el tiempo que dedicaríamos a cocinar. Al mismo tiempo estamos asegurándonos de dar a nuestro organismo todos los nutrientes básicos que necesita, cosa que no siempre hacemos si comemos cualquier cosa con prisas.

Pero a la hora de usar los sustitutivos de comida es importante saber que, para empezar la dieta, es preferible sustituir sólo una comida, para ir habituándonos al proceso. Al mismo tiempo, y una vez hecha la dieta por el período que nos haya aconsejado el médico, ir saliendo poco a poco de la misma mediante una dieta blanda.

Podemos usar los sustitutivos de comida las veces que queramos y cada vez que nuestro organismo necesite un descanso o un proceso de desintoxicación. Al ingerir sólo batidos durante 3, 5 ó 7 días, estaremos haciendo una especie de ayuno depurativo, pero sin pasar hambre y sin privarnos de las vitaminas, proteínas, hidratos y todo lo que necesitamos para estar saludables.

Por qué debemos prestar atención a nuestra nutrición

La importancia de la nutrición es fundamental para el buen funcionamiento de nuestro organismo. Si queremos estar saludables tenemos que seguir hábitos alimenticios adecuados evitando la comida rápida y el exceso de grasas y azúcares como ya apuntábamos antes.

La nutrición, por tanto, es sinónimo de salud. El consumo diario de los nutrientes que nuestro cuerpo necesita, así como hábitos saludables de vida, como la práctica de actividad física de forma regular, y el descanso apropiado, son los pilares principales para una buena salud tanto física como mental y emocional. No hay que olvidar una adecuada hidratación, que para una persona adulta está en torno a los dos litros de agua al día.

Para fomentar una nutrición equilibrada es imprescindible tomar alimentos de los tres grupos principales alimenticios, es decir: cereales y tubérculos, frutas y verduras, y leguminosas. Los productos de origen animal hay que consumirlos con moderación, puesto que no sólo su exceso es perjudicial, sino que además hoy en día se abusa de las vacunas y hormonas en la producción de todo tipo de carnes, incluyendo las aves.

Es por eso que los sustitutivos de comida nos pueden ayudar a alimentarnos mejor de forma fácil, rápida y sencilla, pero sobre todo segura y sana.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

6 + 10 =