Foto de Axel.

Con un insultante ninguneo. Así han reaccionado los medios de comunicación estatales, y por inclusión por supuesto el llamado Poder central, a la masiva manifestación celebrada en Valencia reclamando un trato justo y acabar con la infrafinanciación. Al parecer que 100.000 valencianos respondan masivamente a una convocatoria en la que estaba presente, excepto el PP claro, toda la sociedad civil valenciana, desde sindicatos a la patronal, y todo el espectro político, desde la derecha a la izquierda pasando por el extremo centro, no merece la más mínima atención de los mass media estatales, que prefieren llevar a su portada el raca-raca de Venezuela o que se está muriendo la hija de Franco. Y quién dice los mass media dice el poder central, eso que se llama vulgarmente “Madrid”.

A estas alturas de la película no sé si vale la pena recordar de nuevo e insistir en la infrafinanciación, en el déficit de financiación estructural que la Comunidad Valenciana padece desde hace décadas, y que hace que según diversos estudios sea, tras Baleares, la comunidad autónoma peor financiada de España. Así, comparando competencias homogéneas, Valencia recibe 212,4 euros por habitante menos que la media, algo que se traduce en al menos 1.100 millones menos al año. Y ello teniendo en cuenta que nuestra renta se sitúa en el 88,4 % de la media nacional y que a pesar de ello la Comunidad Valenciana es contribuyente neto, aportando al Estado 1.416 millones de euros más de los que recibimos. Por ello no es extraño que en gasto por habitante en Sanidad, Educación o Servicios Sociales, la Comunidad Valenciana siempre aparezca en el furgón de cola del conjunto de Autonomías.

Esta lamentable situación ha hecho que por fin la Sociedad Civil valenciana abandone su tradicional “meninfotisme”, y reclame algo tan sensato y racional como un trato justo y que los ciudadanos de esta Comunidad, que nuestros hijos, reciban lo mismo que los demás. No queremos ser más que nadie, pero tampoco menos, y por supuesto, no estamos dispuestos a que nuestros hijos tengan menos oportunidades que los nacidos en otras partes de España. Y en eso está de acuerdo, como se vio en Valencia el sábado 18, gente de todos los espectros y de todas las ideologías.

Pues bien, ¿cómo ha reaccionado eso que se llama “Madrid”, los poderes fácticos del Estado y sus voceros habituales? Pues con una chulería, un desprecio y una arrogancia insultantes, con el ninguneo que aquellos que se ve que consideran nuestra Comunidad como su patio de recreo y su playa particular. Y esto tal vez explique la cada vez mayor presencia del independentismo de algunas Comunidades. Y es que en “Madrid” se deberían hacer mirar que tal vez los causantes del desafecto y de que “se rompa España” sean esos que ningunean y menosprecian. Si a las buenas te desprecian, quedan pocos caminos, la verdad. Sobre todo cuando está en juego el futuro y las oportunidades de tus hijos, de los tuyos.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dieciseis + diecinueve =