Las Estadísticas son así; en el período 1991-2011 los ataques de perros a personas en España han provocado 30 muertes, 13 de los cuales eran menores de edad; más bien dentro de la categoría humana de niños. En 2017 se ha registrado una muerte.

Lamentar las muertes de personas provocada en estas circunstancias es lo primero, pero no por ello hay que criminalizar a la especie canina ni, tampoco, dejar en un cajón los proyectos para desarrollar las normativas que regulen la cría, venta y adiestramiento de las razas catalogadas como ppp. Comprendan que la agresividad lleva un componente genético pero, también, ambiental y la suma de ambas o interacción es lo que vamos a obtener como resultado de la cría sin control, incluso fraudulenta en algunos casos. También han de saber que muchas enfermedades provocan conductas agresivas en nuestros perros lo que es lógico sea atendido por los veterinarios clínicos especialistas.

En otros países las Estadísticas cambian y dependen del tamaño del país, del desarrollo e índices de delincuencia del mismo y del número de perros censados. No nos sorprende entonces saber que, en Sudáfrica en 2016, se produjeron 9 muertes por ataques de perros. Sus autoridades lo atribuyen a la alta tasa de crímenes del país, la popularidad de tener razas de perro de gran tamaño y que muchos de ellos son entrenados para ser agresivos por razones de seguridad. En Sudáfrica, las lesiones por mordeduras de perros representan entre el 76% al 94% de las lesiones provocadas por mordeduras de animales y las muertes por mordedura por perros son mayores debido a la falta de tratamiento de la exposición y acceso adecuado a la asistencia sanitaria. Según la OMS, el 95% de las decenas de miles de muertes humanas producidas por Rabia canina se producen en Asia o en África.

En EE.UU la cifra de lesiones por mordeduras provocadas por perros es del 3% al 18% y es también menor en Australia, Canadá y Francia.

Sí, es un tema que nos preocupa a los seres humanos y más cuando está implicado el animal más querido y más próximo a nosotros: el perro. De hecho, en España, se hace una Ley de tenencia de animales potencialmente peligrosos el 23 de diciembre de 1999 y, un Real Decreto con un catálogo de razas de perros consideradas potencialmente peligrosas el 22 de marzo de 2002. Las competencias del desarrollo de dichas leyes son autonómicas lo que ha provocado un acto de corta y pega de unas a otras cometiendo los mismos errores por el escaso interés que siempre ha demostrado la Administración pública en cuestiones de bienestar animal y en el vínculo social de los perros con las personas. Se han concedido excepciones a las leyes que intentan proteger a las personas a colectivos como son los cazadores , sus realas y jaurías , se siguen produciendo sin control animales que no tienen certificada su aptitud en el comportamiento, los cursos básicos sobre adiestramiento que las normativas obligan a realizar a los propietarios de estos perros han sido postergados por la administración que hizo la norma, al menos en Andalucía, por un escaso entendimiento con la representación veterinaria a nivel autonómico, los controles a los propietarios de estos ppp, que son competencia de la autoridad municipal y autonómica ,no se realizan de oficio, aunque la norma deja claramente dicho que la obligación de tenerlo todo en regla es de los propietarios o detentadores de esos animales.

 

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

2 Comentarios

  1. No lo digo lo soy desde hace 28 años y si duda es porque sabe lo que estoy diciendo.Recabar información no es cortar y pegar

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

tres × dos =