El resultado de 2017 del Barómetro del Real Instituto Elcano sobre la Imagen de España (BIE) vuelve a demostrar que España sigue siendo un país muy vinculado al turismo, a su buena comida y las ganas de fiesta. Queda mucho todavía para que se nos reconozca por nuestra capacidad de trabajo, iniciativa emprendedora o como país de grandes literatos, pintores o investigadores. El turismo, la fiesta y el toro siguen siendo los temas con los que nos relacionen nuestros vecinos Europeos y, más, aún de otros continentes.

Es lo que hay, y lo que demuestra que queda mucho por hacer.

Como ya se ha mostrado en las oleadas anteriores de esta encuesta, España es valorada sobre todo como destino turístico. En esta ocasión se ha introducido como elemento nuevo a valorar el de la comida española, y su puntuación resulta muy alta, por encima incluso de la que se da a los deportistas.  En el ranking de valoración que forman las respuestas, los aspectos puramente económicos ocupan el último lugar, aunque todos obtienen una nota superior al aprobado.

En América Latina, África o Asia, los deportistas españoles (básicamente futbolistas) son el elemento de nuestro país mejor valorado, tras su atractivo como destino turístico. Como ya se ha mencionado en otras oleadas de esta encuesta, el fútbol se ha convertido en uno de los principales signos de identidad y origen de prestigio internacional para España.

España es vista como un país más tradicional que moderno (un elemento que, como hemos dicho, no tiene connotaciones negativas) en los países más ricos. Sin embargo, en Marruecos ocurre lo contrario, y hay una división de opiniones cercana al empate en Italia (un país que se siente en profunda crisis) y en los países no tan ricos como Chile, Ecuador y Turquía. Hay un gran acuerdo en los países de la muestra respecto a que España inspira confianza. Sólo en Reino Unido, Marruecos y Chile encontramos porcentajes cercanos al 25% de los entrevistados que eligen la opción “No inspira confianza”. Los casos de Reino Unido y Marruecos podrían explicarse por las disputas territoriales (Gibraltar, Ceuta y Melilla) mientas que en Chile esa desconfianza podría estar relacionada con una opinión negativa de parte de sus ciudadanos ante las empresas españolas en su país, a las que califican globalmente con un modesto 5’2 (ésta es nota más baja otorgada a las empresas españolas presentes en los países de la muestra).

Existe unanimidad entre los ciudadanos de los diferentes países en su evaluación del atractivo turístico como el principal activo de España. Sólo en un caso, el de Ecuador, hay otro elemento que alcanza una nota tan alta como el turismo al pensar en España: las infraestructuras. También en Marruecos esas infraestructuras españolas obtienen una puntuación muy alta. En cuanto a la comida, sólo en Japón obtiene una nota por debajo de 6, pero hay que poner esto en relación con el hecho de Japón puntúa a todos los países –salvo a sí mismos- con notas más bajas que la media. En general, los países con culturas culinarias muy diferentes a la española, como el propio Japón, Turquía o Marruecos, valoran menos que los demás la gastronomía española.

Entre los países que mejor valoran a España, es decir los demás europeos y EEUU, la puntuación que se da a los ciudadanos españoles es más alta que la que se otorga a los deportistas, quizá porque los deportistas españoles (básicamente futbolistas, pero también tenistas o ciclistas…)  participan en una competencia intensa con los de estos países.

 

Los estereotipos

Como en oleadas anteriores, se ha pedido a los entrevistados que escriban lo primero que venga a su mente al pensar en España. El resultado de esta pregunta permite conocer los principales elementos que se identifican con el país y que forman parte esencial de su imagen o “marca”. En esta oleada constatamos de nuevo que España ha dejado de estar asociada con la palabra “crisis” que aparecía de forma notoria en el BIE del 2015. Y comprobamos otra vez que, cuánto más lejano es un país, más peso tienen en la imagen de España el fútbol y todo los relacionado con los toros y el flamenco.

En Alemania, Reino Unido y Francia, los países cuyos ciudadanos son los que con más frecuencia visitan España como turistas, el país aparece asociado básicamente a los elementos que componen su atractivo turístico: sol, playas, ciudades, fiesta, paella, etc., aunque los toros también se mencionan. En Italia, de donde procede mucho menos turismo hacia España, el elemento más mencionado es el de los toros y cuando se señalan atractivos turísticos el primero es el de las ciudades en lugar del sol y la playa, algo que la propia Italia tiene en abundancia.

En EEUU, Chile, China, Japón y Turquía la primera imagen asociada a España es el toro. Es interesante la comparación entre Chile y Ecuador. De la segunda procede una parte importante de la inmigración que ha recibido España y, por ello, la imagen de España en Ecuador se aleja de estos iconos y también de los turísticos. Los términos que utiliza Ecuador son “moderno”, en primer lugar, y “migración”, en segundo. En Marruecos, el fútbol es más importante en la imagen de España que los toros, y le siguen las menciones al Islam, que engloba “cultura islámica” y “Al Andalus”. En conjunto, un 10% de los entrevista

Entre los elementos negativos destaca la imagen de “ociosa” que caracteriza a España en Japón. Este es el único país de la muestra actual y de todas las de anteriores oleadas de esta encuesta BIE, en el que España es identificada como un país “ocioso” por más de la mitad de los entrevistados. Esta caracterización ha disminuido notablemente en Alemania, en la que en 2014 un 40% de la muestra describía a España como ociosa, frente al 26% actual.  Respecto al par honestidad-corrupción se vuelve a apreciar lo que hemos comentado ya en anteriores informes de esta serie: la corrupción, que dentro de España es percibida como uno de los grandes males del país, no tiene un impacto detectable en la imagen exterior. España es vista mayoritariamente como un país honesto, y sólo en Alemania y en Chile superan el 30% (33 y 34% respectivamente) los que tienen una opinión negativa en este tema.  Marruecos es el único país de la muestra en el que España es percibida a la vez como país “conflictivo”, “egoísta” e “intolerante” por un porcentaje superior al 30% de los entrevistados. En conjunto, Marruecos es el país de la muestra que valora más negativamente a España.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorEl “método del patio” y la sal en la América colonial
Artículo siguientePuigdemont más cerca de convocar elecciones que de declarar la independencia
Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre y Directora de Comunicación de HoffmannWorld y Catalina Hoffmann. Asesora a personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

4 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Trece − cuatro =