Yo también hago un máster para tener algo en la vida.

Pagas la matrícula con tus ahorros.

Vas a clase todos los días (con esfuerzo por el trabajo).

Estudias sacando horas y haces los exámenes.

Te ponen notas buenecitas.

Y haces un buen trabajo de fin de máster con más sacrificios.

Puedes estar orgullosa de que lo has sacado a pulso. Como todo.

Al final, el director del máster te dice:

─Muy bien. Muy bien. Muy bien… Pero así no llegarás a presidenta.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorDejémonos observar, cultivando los sueños
Artículo siguienteUna historia imposible; o no, con dislate
Licenciado en Filosofía y Letras (Univ. de Granada, 1994). Publicó diversos artículos y varios ensayos. XIV Premio de Ensayo Becerro de Bengoa con La sonrisa de la esfinge (Dip. de Álava, 2002). Olivas negras, novela policíaca, Ed. Cuadernos del Laberinto, Madrid, 2012. Ha publicado relatos en las revistas digitales “Gibralfaro”, “Ariadna”, “Narrativas”, “Ánima Barda”, “Relatos Pulp”, “Palabras diversas” y “Entropía” (2012-13). Colaboró con la sección Aventuras de Lince en la revista “Arena y Cal”, Cádiz, 2012-14 y en el periódico digital “El Pulso”, de Madrid, con los relatos policíacos de “Carla” (2014-16). En 2017 participó en “Diario Siglo XXI” y en “Mundiario” con artículos breves. Ha publicado otras novelas en Amazon: Siniestra, Las aventuras de Víctor Lince, Carla. La conspiración de La Rosa Negra, Carla mortal, Carla y Shavi.

1 Comentario

  1. Muy poca vergüenza tiene este señor… Porque no reconoce que no tiene el máster y ya está, se acabó el problema. Personas como yo que nos hemos pasado años y años intentando sacar una carrera, y este caradura sacándoselas sin pasar por clase ni presentando trabajos. ¡¡Qué país!! https://www.muygolfas.xxx

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

diecisiete − cuatro =