Se rompió la imagen del sueño americano y Donald Trump tiene mucho que ver en ello, ya que es el líder peor valorado de la historia de EEUU con respecto a la percepción de su liderazgo en el mundo.

El 56% de los sondeados en todo el globo tiene una opinión desfavorable de él, y solo un 30% le aprecia. Además, por primera vez en 41 años, un líder americano es superado en estimación popular a nivel mundial por un presidente de Rusia.

Son dos de los datos más destacados de la 41ª encuesta mundial End of Year (final de año), impulsada por la asociación líder en todo el globo en investigación de mercado y sondeos, la Worlwide Independent Network of Market Research / Gallup International (WIN/GIA). Un estudio que recoge las opiniones de ciudadanos de 55 países de todo el mundo (con más de 55.000 entrevistas), y cuyo trabajo de campo en España —1.016 encuestas online realizadas entre el 5 y el 14 de noviembre de 2017— ha corrido a cargo del Instituto DYM, miembro y responsable en nuestro país de WIN/GIA.Es un trabajo con encuestas, un millar en España, en 130 países en el que se pregunta sobre el sentimiento que tienen los encuestados sobre el liderazgo de Estados Unidos y también de otras grandes potencias, Alemania, China y Rusia.

El resultado bajo la batuta de Trump, tras un año de éste en la Casa Blanca, no sólo es el peor en comparación con Bush y Obama, sino que por vez primera los votos de desaprobación superan a los de validación del liderazgo, y además con mucha diferencia, 42% frente a 30%, mientras que en el peor momento de Bush, los aprobados superaban a los suspensos por 5 puntos, 38% frente a 33%. En la era Obama la diferencia a favor se movió entre una horquilla de 30 y 10 puntos aproximadamente (todos los porcentajes en mediana).

En el único continente en el que el liderazgo imperial de Estados Unidos aprueba es en África, con un 51% de votos positivos y sólo el 20% negativos, aunque hay que decir que China cuenta con un diferencial mejo, 50% frente a 15%, y además también Alemania y Rusia consiguen más aplausos que pitos (45-17 y 36-22 respectivamente).

De momento la política de Trump de ‘American First’, sobre todo en el campo económico, está claramente coadyuvando a este desapego del mundo hacia Estados Unidos. En Asia, tanto Alemania, como China y Rusia consiguen más votos de aprobación que de descrédito, mientras que el liderazgo de Estados Unidos es contestado por un 39% de los encuestados, frente a un 30% que gustan del mando mundial estadounidense.

En América, es tremendo el rechazo generado por Estados Unidos desde que Trump se hizo cargo de la presidencia. Concretamente, un 58% censuran el  liderazgo y sólo el 24% lo aprueban. Suspenden también Rusia y China (38-24 y 35-28 respectivamente), mientras que Alemania obtiene una ligera ventaja de los votos positivos (31% frente a 29%).

En Europa es brutal también la descalificación del liderazgo estadounidense, con un desplome de los votos favorables tras el primer año de Trump. Si en la era Obama, los europeos aprobaban su liderazgo moral y políticos, el último año son el 56% los que reprueban la guía del imperio estadounidense, aunque Rusia sigue considerándose aún peor, con el 64% negativo (siempre en mediana). El liderazgo de Alemania, la gran potencia económica del continente, en manos de Merkel, obtiene el 54% de respaldo en el viejo continente.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorEl alcalde de Salamanca impide la declaración del núcleo duro de su policía
Artículo siguienteNo es oro todo lo que reluce en empleo
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

tres × cinco =