Juan Antonio Morales.

El pasado 2 de diciembre, como es costumbre, la Fundación Nacional Francisco Franco celebró su cena homenaje a la figura de Franco. Entre los comensales se encontraban tres políticos con cargos públicos del Partido Popular: Juan Antonio Morales, secretario provincial del PP en Badajoz y diputado en la Asamblea de Extremadura, Antonio Pozo, alcalde de Guadiana del Caudillo, y Ana Rivelles, alcaldesa de Alberche del Caudillo.

Su asistencia no fue únicamente para pasar una bonita noche bajo el calor del águila. Asistieron a la cena porque habían sido nominados a recibir los “Diplomas de Caballero y Dama de Honor” por su “labor destacada en la defensa de la verdad histórica y de la memoria del Caudillo y su gran obra”.

En resumen, lo que se les ha otorgado es estar a favor del franquismo y ridiculizar a las más de 100.000 víctimas que aún siguen enterradas, a las miles de personas que huyeron del país y a todas aquellas que fueron torturadas por este régimen fascista.

Como ya publicó Diario16, la sucesión de informaciones y actuaciones de miembros del Partido Popular confirman que la extrema derecha campa a su aire dentro del partido. Cargos que incumplen la La Ley de Memoria Histórica y a los que por eso la Fundación Nacional Francisco Franco premia.

 

Los diplomados franquistas del PP

Juan Antonio Morales (secretario del PP en Badajoz y Diputado Regional) ha pasado dos veces por los juzgados. La primera, fue condenado en firme por el juzgado de primera instancia de Montijo, por injurias contra una concejala del PSOE de su localidad a la que acusó de vender drogas a jóvenes. En la segunda, tuvo que pagar una multa de 600 euros por perturbación del orden público y por desobediencia de la autoridad, porque interrumpió un pleno gritando “Déjala hablar”, porque se le había retirado la palabra a la portavoz del PP, después de que el tema había sido debatido y votado.

Antonio Pozo (alcalde de Guadiana del Caudillo) presentó una querella criminal contra el Presidente de la Diputación de Badajoz, Miguel Ángel Gallardo, por “coacción y amenazas” al municipio que gobierna, por su advertencia de que se le retirarán las ayudas por incumplir la Ley de Memoria Histórica. Además en mayo de este año, una placa en honor a Francisco Franco ubicada en Guadiana del Caudillo, amaneció rota a martillazos a lo que el alcalde respondió con la restauración y blindaje del monumento.

Ana Rivelles (alcaldesa de Alberche del Caudillo) declaró a la Cadena SER que cuando le llegó la denuncia de Eduardo Ranz por incumplir la Ley de Memoria Histórica le pareció que “incitar al odio es una palabra muy fuerte, y de cualquier manera lo que tenemos que hacer es apoyar que cicatricen antiguas rencillas”. Al parecer, para Ana Rivelles cantar el himno con la letra de José María Pemán, no es abrir rencillas.

Un día después de que la justicia admitiera a trámite la demanda impuesta por Eduardo Ranz, La alcaldesa popular se mostró dispuesta a llevar a cabo un referéndum, ya que “son los vecinos quienes deben decidir sin el municipio debe llamarse o no Alberche del Caudillo“.

En Diario16 nos hemos puesto en contacto con el Departamento de Prensa del Partido Popular para que nos expliquen si desde el partido habrá responsabilidades para estas personas tanto por incumplir la ley como por ensalzar al dictador. De momento no hemos recibido respuesta, en cuanto nos llegue seguiremos informando sobre este caso.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

2 Comentarios

    • Creo que no sebe dar tantas vueltas al asunto. Éstos tres personajes, como muchos más del ppodrido son unos franquistas/fascistas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

1 × cuatro =