Son solo 10 personas (9 mujeres y un hombre) pero durante cerca de tres meses, por la misión que van a llevar a cabo, van a representar a todo un país: caminar 1.471 kilómetros desde La Coruña a Madrid así como por 68 municipios y 9 provincias para denunciar la violencia de género y la falta de igualdad. “En España, tenemos mucha democracia, pero falta mucha, por no decir toda la igualdad”, explica Luis Suarez, presidente de https://igualdaddelamujer.org/ y promotor de la idea.

Y es que esta asociación sin ánimo de lucro y con una década de trabajo a sus espaldas ayudando a centenares de mujeres víctimas del maltrato, lleva unos cuantos meses buscando debajo de las piedras empresas o instituciones que les ayuden a costear esta campaña de sensibilización que están cubriendo de sus bolsillos y a abrir un nuevo centro en Madrid desde el que ayudar a mujeres e hijos menores que sufren malos tratos, así como a su entorno familiar. “Por cada sitio que pasemos recogeremos firmas. Al finalizar la marcha entregaremos las firmas en el registro del congreso de los Diputados en Madrid. Y a los dirigentes políticos”, recalca Suarez. 

Una tarea que no está siendo muy fácil y que el presidente de Igualdad de la Mujer resume con un ejemplo. “Al primer correo que enviamos responden al instante con elogios. Pasado un tiempo, al segundo correo: o no nos contestan, o amablemente nos dicen que no pueden colaborar o un ejemplo de empresa a nivel nacional y cuya respuesta, por cierto provenía de una mujer. El correo me daba las buenas tardes, acuse de recibido, confirmaba su colaboración con 150 euros en cheques-regalos para comprar producto para el viaje y acababa con la pregunta: ¿qué contraprestaciones tendríamos?”

A esta dificultad por conseguir financiación y por lo tanto, como destaca Suarez, “demuestra el poco interés que esta lacra tiene y lo poco que importa la mujer”, se añade la reciente estupefacción porque la Casa Real le ha negado la audiencia requerida a su paso por Madrid. “Queríamos hacerle entrega a la reina Letizia cuando llegáramos a Madrid el 5-6-7 de octubre esta reivindicación que no solo representa y defiende a los más de 23 millones de mujeres de nuestro país, sino también de la campaña de sensibilización y concienciación que pretendemos llevar puerta a puerta a los más de 22 millones de hombres, para concienciar y evitar casos de violencia de género. Estamos atónitos y estupefactos porque no recibirnos y decirnos que no tienen agenda es dar la espalda a esta realidad y por tanto a las mujeres”, añade Suarez.

Pero sin importar las puertas que se les cierren, lo importante es no perder el desaliento y seguir adelante. Y es que tal y como dice Paula Sánchez Guerrero de 57 años, una de las dos ex maltratadas que participarán en la marcha. “En éste mundo, dónde las mujeres nacemos con una herida de género, es necesario que nosotras mismas nos involucremos en cualquier proyecto donde podamos aportar nuestro granito de arena, comprometidas por salvaguardar nuestra integridad, autoestima y nuestros derechos de igualdad para que nunca, nunca, nunca jamás, las generaciones venideras tengan que soportar violencia, humillación por parte de ningún ser humano ni sistema establecido democrático.

El resto de compañeras de Paula, junto al presidente de Igualdad de la Mujer, serán una periodista, para dar fe y contactar administraciones y medios de comunicación, una psicóloga con especialidad en conciliación familiar y conocimientos en el lenguaje de signos, una especialista en imagen y sonido para hacer fotos, videos y colgarlos en las redes sociales, una masajista que sepa manipular un esguince, etc…una cocinera y una conductora. Hablamos con Suarez para conocer más a fondo esta pionera y solidaria acción.

 

Caminar es sinónimo de avanzar. Es una forma de visibilizar y luchar contra la violencia machista ¿Cuántos pasos hacen falta para que acabe esta lacra?

Por desgracia y siendo realistas los pasos que faltan son infinitos. Faltan tres generaciones para inculcar conciencia y poder decir que estamos solucionado y acabando con la lacra.

 

Vuestro lema es la igualdad de sexos, oportunidades laborales y salario…ni más, ni menos.

Nuestro lema es abrir la puerta a un futuro donde la igualdad de sexos, oportunidades laborales, salario, familia y mujer, sean compatibles, así como despertar la conciencia de la inversión del tiempo que la mujer dedica a la familia, sin que éste espacio tenga su lugar y sea tenido en cuenta.

 

1.471 Km ¿Cómo se ha organizado la ruta y por qué los puntos elegidos? ¿Creéis que vais a cumplir todo el itinerario y sobre todo comenzarlo?

Si conseguimos financiación sí lo haremos. De hecho todas las personas que vamos a llevar a cabo la acción nos llevamos meses preparando físicamente para ello. El itinerario se realizará en base al camino francés de Compostela, pero como es una marcha reivindicativa y los poderes del estado residen en Madrid y son los que pueden hacer cumplir la ley en materia de igualdad hacemos parada en la capital. La marcha se ha distribuido en etapas de unos 20-30 kilómetros día de manera que por las tardes se pueda leer el manifiesto en cada lugar para reivindicar la igualdad y contra la violencia de género.

 

¿Cómo habéis seleccionado a las mujeres que compartirán en esta iniciativa?

En primer lugar, por la cualificación técnica o profesional. Dentro de este grupo priorizamos personas que han vivido o sufrido violencia de género. Es una campaña a pie de calle y con la ciudadanía colaborando por los 68 municipios y 9 ciudades por las que transcurre la caminata reivindicativa.

La Casa Real ha denegado recibir a la comitiva por problemas de agenda

 

¿Los ciudadanos siempre van por delante de sus políticos?

La toma de conciencia del problema, abre la posible solución, es como la moneda, si existe la cara existe la cruz, si existe el problema, existe la solución, la toma de conciencia de la existencia del problema, favorece la emergencia de la solución. La sensibilización del poder político, qué duda cabe, que es la linterna que alumbra al problema, para la emergencia de soluciones, que promuevan e impulsen los valores de respeto e igualdad. Sin embargo a la vista está que somos los ciudadanos los que vamos por delante en la acción directa.

 

Vuestra experiencia como asociación ayudando a mujeres ¿de qué manera os va a ayudar en esta aventura?

La vivencia con mujeres víctimas de malos tratos, tanto si existe conciencia del maltrato como si éste es inconsciente, nos ha ido favoreciendo, herramientas que nos han ido permitiendo, a través de la integración, conocer en profundidad la historia personal de la mujer maltratada, siendo el proceso de empatía una de las herramientas emergentes de mayor eficacia en el entendimiento e intervención del problema.

 

¿Cuándo se hará algo de verdad por las mujeres?

Cuando al hacerse consciente de los roles que ocupa, hija madre, esposa, trabajadora, etc. manifieste su valor y el poder implícito que conlleva su presencia en las áreas mencionadas y en ese reconocerse se manifieste.

 

Un hombre al frente de una asociación que pide igualdad ¡ya era hora! ¿Qué quieres aportar a la vida? 

En el grupo somos muchos hombres y también muchas mujeres con distinta formación, vivencias y situaciones personales. Los cambios de nuestra sociedad nos llevan a la conclusión que para que haya armonía familiar y social tiene que ser en base: al respecto y la igualdad.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorLa Caja “C” del Partido Popular
Artículo siguienteLe atiende la miseria, ¿en qué le puedo ayudar? (2)
Es periodista, editora en @lideditorial y responsable de Comunicación y RR.PP de @juanmerodio. Además es Máster en Producción Radiofónica (RNE), Biblioteconomía y Documentación (Universidad Complutense) así como Mujer y Liderazgo (Aliter). Fue becaria Erasmus y Leonardo en Roma. Ha desarrollado su carrera durante 25 años a caballo entre el periodismo, la comunicación, la organización y presentación de eventos. Colabora con El Español, 20 minutos y Diario 16. Es madre de dos hijos y cree que el liderazgo y la defensa de los derechos y los valores sociales, en especial los de las mujeres, han de partir de uno mismo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

siete − cuatro =