El momento de irse a la cama es uno de los más esperados por los españoles, especialmente por parte de aquellos que estudian o trabajan y, después de una dura jornada, se meten en la cama abrigados con sus respectivas sábanas, lo cual es de agradecer especialmente a partir de ahora que paulatinamente empiezan a llegar las bajas temperaturas.

Sin embargo, dormir no siempre resulta una experiencia gratificante y cien por cien reparadora. Y es que en función de varios aspectos que guardan relación con la mente pueden llegar a producirse una serie de sueños que den pie a que el sujeto en cuestión se desvele de manera prácticamente inmediata, imposibilitando en algunos casos el hecho de continuar durmiendo a posteriori por la intranquilidad y el nerviosismo que suscitan.

 

Adiós a los preciados dientes

La dentadura es una parte del cuerpo a la que no acostumbra a prestarse demasiada atención hasta que surgen problemas, ejemplificándolo las clásicas infecciones producidas por una mala higiene bucodental. El primer sueño que te desvelará al tenerlo está descrito a la perfección aquí, consistiendo básicamente en que tus dientes se caigan irremediablemente.

Se trata de un sueño bastante común entre los españoles, y adquiere varios sentidos que deben ser analizados profundamente. Los mismos hacen referencia principalmente a la fuerza que alberga el interior del ser humano en cuestión, por lo que dependiendo de la manera en que se interprete este tipo de sueño se puede llegar a obtener como conclusión un deterioro del poder de la persona.

¿A qué puede ser debido? Varios factores entrarían en juego, desde la inseguridad que le traslada al individuo algo en concreto relacionado con su vida hasta incluso el fallecimiento de una persona que le importaba. Este último aspecto sobre todo queda demostrado en caso de que los dientes, tras caerse en el sueño, acaben depositados en la mano del sujeto.

Según indican en el portal especializado https://www.significadossuenos.com/ dicha experiencia onírica también podría deberse a la baja autoestima, acarreando que el miedo a quedar en ridículo ante otros sujetos derive en la representación de tal aspecto en el sueño a través del deterioro del estado bucodental.

 

Caída al vacío 

Es habitual que las personas que tienen el sueño descrito anteriormente, tras despertarse inquietas, se lleven sus manos a la boca para cerciorarse de que todo ha sido producto de su mente. En el caso del siguiente sueño que detallaremos la comprobación es mucho más angustiosa, puesto que tras una caída al vacío onírica se experimentan unos segundos de incertidumbre que pueden prolongarse.

Y no es para menos, puesto que algunos sueños que recrean esta situación tan negativa llegan a parecer muy reales en algunos casos, sobre todo si la mente que se ha encargado de elaborarlo se caracteriza por estar muy estresada. En efecto, dicho estado es el principal causante de este sueño tan recurrente por parte de la sociedad española.

Mes tras mes son miles los individuos que sufren en sus propias carnes la negativa experiencia que supone tener este sueño, sea cual sea el lugar desde el que se precipiten al vacío. Generalmente se suelen despertar antes de impactar oníricamente con el suelo, aunque algunos incluso son capaces de ver su propio cuerpo inerte en el firme, factor que provoca si cabe una mayor angustia al desvelarse repentinamente.

El estrés no es el único aspecto que propicia un sueño relacionado con una caída al vacío, sino también el vértigo que una persona pueda tener, así como la obligatoriedad de tomar próximamente una decisión que adquirirá importancia en su vida. La precipitación reflejaría una elección errónea.

Este sueño es uno de los que más imposibilitan el hecho de seguir durmiendo a continuación, lo cual es fruto de la taquicardia que llega a generar en las personas que por unos u otros motivos sueñan que se caen al vacío tanto solas como acompañadas.

 

Cómo evitar estos tipos de sueños

Aunque resulta una ardua tarea impedir que la mente recree oníricamente determinadas situaciones que acarreen desvelarse es posible reducir considerablemente las probabilidades de que ello suceda. En primer lugar intenta no dormir demasiadas horas o un periodo de tiempo insuficiente, puesto que ambos factores son malos para la salud y pueden dar pie a tener sueños como los que han sido descritos.

Por otra parte, es fundamental tratar de ser positivo a lo largo del día. Los pensamientos negativos van acumulándose en la mente que, tras encontrarse el sujeto en reposo, aumenta su creatividad generando reproducciones oníricas de lo más diversas y angustiosas.

A su vez, cualquier postura mínimamente dolorosa ha de ser evitada para impedir que los estímulos perjudiciales deriven posteriormente en sueños que desvelen, lo cual imposibilita disfrutar de una experiencia reparadora por la noche y traslada más inquietudes a la persona que sufre este tipo de recreaciones mentales.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

ocho − 4 =