Esta vez la barbarie tenía una cita en el barrio almeriense de El Alquián. Miembros del Cuerpo Nacional de Policía han hallado el cadáver de una mujer de 25 años con un fuerte golpe en la cabeza. En el mismo lugar han encontrado ahorcado a su ex pareja, un hombre de 30 años. La mujer se hallaba en una acequia. Ambos eran de nacionalidad rumana.

Según fuentes de la Subdelegación de Gobierno de Almería no existían denuncias previas por violencia machista pero todo apunta a que se trate de un nuevo caso de terrorismo machista.

En lo que va de año las cifras oficiales indican que en España han sido ejecutadas 21 mujeres a manos de sus parejas o ex parejas. Estos números, además de no mostrar ni por asomo la realidad de las mujeres en este país, demuestran que las cosas se están haciendo muy mal, que todas las estrategias que se están adoptando para frenar este nuevo tipo de terrorismo son estériles, no dan ningún resultado positivo.

Estos días se está hablando mucho de las víctimas del terrorismo de ETA pero sólo hablamos de las víctimas del terrorismo machista cuando una mujer es asesinada o ejecutada. No se están planteando nuevas estrategias y, con toda seguridad, los trabajos de la Subcomisión del Gobierno tendrán un efecto nulo, cosa que quedó refrendada con la partida destinada a este fin en los Presupuestos Generales del Estado. Si no se establecen medidas de protección adecuadas, medidas que vayan acompañadas de partidas presupuestarias suficientes, medidas de protección que hagan a las mujeres sentirse seguras a la hora de denunciar, seguiremos viendo cómo las mujeres son ejecutadas en nuestro país a manos de hombres que no tienen otra visión de la realidad que la de la supremacía del hombre sobre la mujer.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cuatro × 1 =