Parece que las aguas del partido morado empiezan a estar revueltas internamente y amenazan con provocar una crisis en la organización política tras la disparidad de opiniones del propio líder de la organización Pablo Iglesias y su mano derecha Iñigo Errejon en lo que respecta a los pasos a dar por Podemos en las negociaciones con el PSOE y en relación a la estructuración del partido en el territorio. Son dos así las corrientes actuales mayoritarias en la organización morada en donde ” los Pablistas” y los “errejonistas” parecen competir por el presente y futuro del partido. Las discrepancias que vienen ya de lejos giran así entorno a dos cuestione fundamentales por un lado el posicionamiento en la gestión política del grupo de PODEMOS en el Congreso de los Diputados en donde Iñigo Errejon se muestra partidario a una abstención que permita gobernar al PSOE , posición esta que ha encontrado en las últimas semanas el rechazo frontal de Pablo Iglesias y su círculo más próximo -en donde ganan fuerza figuras como los diputados Rafa Mayoral e Irene Montero-  quienes se muestran decididos ha apostar por la celebración de unas nuevas elecciones generales en el mes de Junio .
La cita con las urnas sería a juicio de Iglesias el momento apropiado para confluyente con la  Unidad Popular de Alberto Garzón  dar el sorpasso que permita posicionar a Podemos como el único partido de gobierno alternativo en el ámbito de la izquierda de nuestro país, algo que obligaría de manera directa al PSOE en ese escenario a elegir entre el partido de Iglesias o el PP como socio de gobierno.
Postura esta no compartida por Errejon quien ha defendido a puerta cerrada la grave equivocación de este posicionamiento político que llevaría a parte de los votantes de Podemos a culpar al partido de la posible victoria de la coalición PP-Ciudadanos que se podría conformar tras las elecciones generales del mes de Junio.
Sería este el desencadenante de una ruptura interna entre las dos almas que conforman PODEMOS – la proveniente del PCE e Izquierda Anticapitalista- representada por el propio Pablo Iglesias y la aperturista representada por el propio Errejon , choque de trenes cuya  primera víctima sería el Errejonista y hasta ahora secretario de organización Sergio Pascual.
En definitiva, Iglesias ha decidido dar un golpe encima de la mesa para controlar con mano de hierro la organización, dejando sin margen de maniobra a quienes pretenden competir por el liderazgo de PODEMOS, aun cuando para ello allá tenido que buscar la alianza de los críticos Pablo Echenique (Aragon)  y Teresa Rodríguez (Andalucía) grandes beneficiados de esta nueva lucha de poder en el seno del partido Morado.
¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cuatro × 3 =