Te quiero abuelo

En memoria de Javier Ybarra y Bergé

0

A mi abuelo Javier Ybarra y Bergé, la banda terrorista ETA lo secuestró para posteriormente asesinarlo. ETA sabía perfectamente a quien asesinaba. Sabía que con su secuestro y posterior asesinato, sembraba el pánico entre lo que la banda criminal denomina la “oligarquía de Neguri”. Como afirmó Mario Onaindia, el asesinato de mi abuelo supuso el fin de una clase política, y con su asesinato se rompía la unión que imperaba hasta entonces entre la clase empresarial vizcaína para construir conjuntamente grandes empresas industriales.

La banda terrorista ETA sabía perfectamente a quien asesinaba, y por qué. Sobre el secuestro de mi abuelo diré que si un secuestro ya es de por sí una tortura de una crueldad inconmensurable, en el caso particular de mi abuelo, el ensañamiento por parte de los terroristas fue especialmente cruel. Brutal. Inhumano.

Durante su cautiverio, mi abuelo perdió 22 kilos y su ropa apestaba a orina y excrementos. Tenía el cuerpo totalmente llagado, inequívoca señal de que sus torturadores lo mantuvieron inmovilizado y tumbado en el interior de un saco durante todo el tiempo que duró su cautiverio ¡Qué espanto!

Cuando el comando etarra entró a su casa para secuestrarlo y una vez aproximado el dolorosísimo momento de la despedida, mi abuelo dijo a mis tíos allí presentes: “No os preocupéis por mí, lo único que van a poder hacer estos es matarme y entonces me iré con vuestra madre al cielo”.

Yo no puedo evitar emocionarme mientras escribo estas líneas debido a que los que también hemos sufrido persecución por parte de la lacra etarra sabemos lo complicado que resulta mantener la calma con esa ejemplar Fe y entereza que mi abuelo demostró con la dignidad propia de un santo.

Desafortunadamente, yo no pude conocer a mi abuelo: ETA me lo arrebató, pero su figura me ha marcado profundamente durante toda mi vida y sé que él, en la soledad de su cautiverio, recibió la carta en la que mi familia le anunciaba mi nacimiento. Yo me llamo Javier en su honor, a pesar de que en un principio estaba dispuesto que mi nombre fuera a ser otro. Me siento profundamente orgulloso de llevar su nombre. Lo llevo con honor y dignidad, siendo plenamente consciente que no le llego a mi abuelo ni a la altura de los zapatos.

Uno de los sueños de mi vida fue poder constituir algún día una asociación en su memoria, y gracias a la ayuda de un grupo de amigos, lo he logrado.

Esta Asociación lleva el nombre de lo que más amaba mi abuelo: España. Se denomina “Asociación Reacciona por España @espana_por” y está constituida en memoria de Javier Ybarra y Bergé, mi abuelo secuestrado y asesinado por los enemigos de la libertad un fatídico 18 de junio de 1977.

No es una asociación limitada a apoyar únicamente a las víctimas del terrorismo  sino que entre sus fines también constan la reivindicación de ese legado que ETA intentó destruir asesinando a Javier Ybarra: la defensa de la unidad de España y de sus valores, Historia y tradiciones. Desde “Reacciona por España” también estamos a la entera disposición de los sectores sociales más desfavorecidos.

Abuelo, desde “Reacciona por España” lucharemos para que tu legado permanezca vivo, vigente. Estoy convencido de que desde allá, desde el cielo, me ves, me impulsas, me animas, y me ayudas.

Desde la humildad y el denodado trabajo, lucharemos por España y nuestros compatriotas, como tú lo hacías.

Te quiero abuelo.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorLos sueños en Navidad tampoco se hacen realidad
Artículo siguienteObviedades sin importancia

Presidente de la Asociación Reacciona por España (A.R.P.E.), constituida en memoria de mi abuelo Javier de Ybarra y Bergé, secuestrado y asesinado por la banda terrorista ETA.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

8 − uno =