La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, mantiene silencio después de las graves acusaciones que la magistrada sevillana Mercedes Alaya ha realizado contra ella, pero tanto Ciudadanos como Izquierda Unida ya han adelantado que pedirán su comparecencia en el Parlamento autonómico para que explique las supuestas presiones que la instructora de macrocausas como los ERE irregulares o los cursos de formación ha denunciado haber recibido por parte de dirigentes del PSOE como la propia Susana Díaz o el histórico Alfonso Guerra.

Izquierda Unida: “O Susana Díaz la desmiente categóricamente o se tendrá que ir”

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, ha adelantado en una entrevista en Antena 3 que ha dado instrucciones al líder andaluz de su formación, Juan Marín, para que inicie la solicitud de comparecencia en la Cámara autonómica porque considera “muy grave la acusación”.

En una entrevista en ABC, la magistrada de la Audiencia Provincial de Sevilla ha denunciado a los vocales del Consejo General del Poder Judicial a propuesta de PP y PSOE de haberla apartado de la instrucción de las macrocausas relacionadas con la corrupción institucional de los ERE irregulares o los cursos de formación.

El líder de Ciudadanos recuerda que PP y PSOE “curiosamente, bloquearon” las propuestas de reforma “para despolitizar” el Poder Judicial porque cree que ambos “se blindan y se abrazan como dos boxeadores noqueados en dificultades” en el momento en que se plantean este tipo de reformas, “y eso perjudica las reformas que España necesita”, apostilla Rivera.

También el líder de Izquierda Unida en Andalucía, Antonio Maíllo, considera de “una extrema gravedad” las acusaciones de la jueza y ha añadido que Susana Díaz solo tiene dos opciones al respecto: “O Susana Díaz la desmiente categóricamente o se tendrá que ir”, subraya Maíllo.

Desde Podemos Andalucía, su secretario de Comunicación, Pablo Pérez Ganfornina, lamenta que “PP y PSOE no hayan puesto muchas facilidades” para resolver estos casos de corrupción en Andalucía. Pérez Ganfornina ha criticado, en referencia a PP y PSOE, el papel que juegan determinados partidos políticos para “desarticular el esclarecimiento de la verdad” en los casos de corrupción y ha lamentado “la impunidad” de algunos partidos.

La secretaria general del PP andaluz, Loles López, ha culpado a Ciudadanos de estar “mirando hacia otro lado” y de mantener “un pacto de silencio a todos los niveles con Susana Díaz para mantener la corrupción de 40 años del PSOE”. En este sentido, López recuerda que Albert Rivera estuvo en Granada hace escasos días “y no mencionó los casos corrupción en Andalucía”.

El PP andaluz recuerda que, como acusación popular, “sigue peleando en los tribunales para que se investiguen los cursos de formación de Andalucía”. En la actualidad, esta formación tiene presentados cinco recursos ante la Audiencia de Sevilla que están pendientes de resolver. Este partido también ha salido al paso de las acusaciones de la jueza Alaya, y asegura que “el PP Andaluz respeta las decisiones del CGPJ pero quiere dejar claro que, como acusación popular y parte personada en los casos de los ERE y los cursos de formación, siempre creyó que lo idóneo era que la juez Alaya terminara de instruir las macrocausas que inició”.

El PSOE, por su parte, ha calificado de “inaudito, sin precedentes” estas acusaciones de la jueza Alaya y niega “rotundamente” de paso el supuesto pacto con el PP para apartarla de la instrucción de estos casos relacionados con la corrupción institucional en Andalucía.

El número dos del PSOE andaluz, Juan Cornejo,
acusa a la jueza Alaya de lanzar “acusaciones contra todo y contra todos, contra el Consejo General del Poder Judicial, contra el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía de Andalucía, contra compañeros jueces, contra partidos políticos y contra instituciones como la Junta de Andalucía”, afirma Cornejo.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dos × tres =