El 39 Congreso Federal del PSOE no puede dejar a nadie indiferente. Los tiempos han cambiado, y la participación extensiva a cerca de 3.000 personas sumadas a los miles de seguidores de este proceso de los socialistas en Europa, evocan a aquella reunión en el exilio en los años setenta cerca de París, donde los “Suresnes” sentaron las bases del socialismo en España. Han pasado 43 años de la cita de Suresnes, y este fin de semana, los militantes con su estimado Secretario General, Pedro Sánchez, se dan cita en el Palacio Municipal de Congresos de Madrid. Un encuentro que va más allá del multitudinario apogeo político del PSOE al salir triunfador de la reciente moción de censura en el Congreso, con una llamarada de esperanza para un cambio político en este país. Este encuentro marca la historia del partido socialista: unión de confluencias internas, y una línea programática dirigida a sumar esfuerzos con todas las fuerzas políticas para derrotar al PP.

“Somos la izquierda” es más que un lema para el 39 Congreso Federal. Es un posicionamiento político, un acuerdo marco de motu propio con los militantes que le devolvieron a Pedro Sánchez la secretaría general en las Primarias. Son las bases socialistas las que ha decidido qué modelo quieren de PSOE, los Suresnes del Siglo XXI pareciera que hablaran desde el leitmotiv de París, eligiendo un PSOE dispuesto a cambiar el mundo.  

Durante las últimas semanas Pedro Sánchez ha ido diseñando un equipo estratégico, -esta vez, infalible en lealtad hacia el nuevo secretario general-, tal como hiciera su predecesor, Felipe González, que buena nota había tomado de la Revolución de los claveles y la evolución del socialismo en Portugal, modelo que también ha evocado Sánchez en el proceso de Primarias, con la aceptación por los militantes socialistas en España. A pesar de Rodolfo Llopis, la alternativa a González en Suresnes, a pesar de Susana Díaz, la otra versión socialista, que finalmente tuvo que reconocer la victoria de Sánchez.

Integraciones de Patxi López, José Luis Ábalos, Adriana Lastra, Cristina Narbona, y Óscar Puente, en el equipo fuerte de Sánchez, son lógicas y necesarias, para esta “segunda revolución política de los claveles, o de las rosas” que los socialistas auguran para España. Otras incorporaciones al núcleo duro de Sánchez, más de transición, como la del Presidente de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, no deja de causar cierto asombro político, al ser un hombre de Susana Díaz, y defensor de la abstención para erigir presidente a Rajoy. A pesar de los esfuerzos políticos de Rajoy por desestimar a José Antonio Monago del equipo de los populares; quizá sea eso lo que une a Vara con Rajoy.

Otra cuestión interesante es la configuración política del mapa de España, como será la resultante después del 39 Congreso Federal. El viraje hacia la izquierda de los socialistas contrae cualquier negociación en la sombra entre el PSOE y PP en municipios y cabildos, para desbancar otras fuerzas, como es el caso de Canarias en la cruzada política contra Coalición Canaria. Las extrapolaciones son sencillas en el resto de municipios españoles, algunos con mociones de censura a la vista, como el caso de Valdemoro, con la losa de la trama Púnica.

En este sentido, Pedro Sánchez ha alineado al PSOE sin ambages, “No a la corrupción del PP”. Y punto y aparte. En otros aspectos de organización, este nuevo y antiguo Secretario General, tendrá que lidiar con los “nuevos pedristas” que, ”antiguos susanistas” se embarcan en esta aventura política, para desbancar la corrupción del PP, y depurar el lastre económico en algunas instituciones públicas.

Quizá los Suresnes le desearan mucha suerte a Pedro Sánchez en su acometida titánica, -cual Ulises batallando con gigantes de los lobbies de poder-, o rezaran en algún rito masónico, como ya ha sucedido en otras décadas de grandes socialistas, vinculados a las logias, que más allá de la política, desde la discreción más absoluta, llevan muchas generaciones velando por el bienestar social de este país.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

2 Comentarios

  1. El PSOE es pura FARSA, engaño, pantomima, traición, palabrería…
    La jugada fue la siguiente:
    Hay que frenar como sea a Podemos y proteger el bipartidismo, dijeron “los que mueven los hilos”, para ello hay que estabilizar el Gobierno del PP y aprobar los presupuestos.
    Dicho y hecho! Usando a “los malos”: Felipe, Susana, Rubalcaba, Vara…
    Golpe de mano, Gestora y ABSTENCIÓN.
    Objetivo conseguido!
    Pero ahora corremos un riesgo, dijeron. Corremos el riesgo de una fuga de votos hacia PODEMOS por haber traicionado a los que nos votaron para echar al PP.
    No pasa nada, ahora llegan “los buenos”, los de verdad de izquierdas, los del NO es NO al PP! Ahora llega de nuevo Sánchez y aquí no ha pasado nada! Incluso las encuestas nos ayudarán diciendo que el PSOE sube en intención de voto.
    Repito: el PSOE es PURA FARSA.

  2. Teneis mucho miedo los de Podemos y con razon, el Psoe vuelve a ser lo que es y vosotros sabeis que sereis La nueva IU con suerte y muchisima menos dignidad que iu
    Vuestro Pablo la cago y no tiene vuelta.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

17 + 5 =