Vaya por delante que soy muy, muy, muy fan de Oasis. En serio, tenía todos los discos en su día y me sabía las canciones, y esas cosas. Y las he cantado borracha en garitos y festivales.

Dicho lo cual, Supersonic es uno de los documentales más tramposos que he visto.

No en vano está producido por los propios hermanos Gallagher, a mayor gloria de sí mismos.

Sí, salen juntos en pantalla. Pero no, ni se cruzaron en el rodaje. Los recursos grabados para la película de los hermanos fueron realizados por separado, dado que ambos se encuentran distanciados desde 2009, cuando una escalada de broncazos (recogidos en el documental) los llevó a disolver el grupo.

Supersonic ha sido dirigida por Mat Whitecross, y producida por Asif Kapadia y James Gay-Rees, los creadores del documental Amy, sobre Amy Winehouse, que ganó el Oscar, y por los propios hermanos Gallagher.

La especulación de una posible reconciliación entre los dos hermanos ha aumentado tras las declaraciones del director de Supersonic durante una proyección exclusiva el pasado domingo en el Festival Number 6: “Ninguno de los dos ha descartado volver a reunirse algún día. Va a suceder, estoy seguro. Sólo pensar en que nunca jamás volveremos a verlos tocar juntos es para mí imposible”. El cineasta reveló que Chris Martin, vocalista de Coldplay, ha servido de mediador entre las partes.

Oasis se formó en 1990 por los hermanos Gallagher, Paul Arthurs (guitarra), Paul McGuigan (bajo) y Tony McCarroll (percusión). En 1995 comenzaron las deserciones. El primer disco de la banda, Definitely Maybe (1994), entró como número 1 en las listas británicas. Su siguiente producción, (What’s the Story) Morning Glory?, vendió más de 340.000 copias en la primera semana.

“Supersonic” es un documental que nos cuenta la historia de Oasis, una de las bandas más importantes del Britpop en la década de los 90, de la que formaban parte los hermanos Gallagher. Y luego había tres colegas más que estaban allí, como bien se ve en el documental, más para hacer bonito que para otra cosa, porque lo que importaba, el alma mater del grupo, eran los hermanitos. Su tumultuosa relación fue la comidilla de todos los medios británicos durante casi una década. “Tumultuosa” es un eufemismo. Los dos chicos se llevaban a matar. En el documental se dice que “Liam tiene muchas teclas que tocar y Noel sabe cómo tocárselas”. En fin, que a la mínima se enzarzaban en una bronca y acababan pegándose.

Yo recuerdo cuando el grupo estaba junto que, en una entrevista en BBC, le preguntaron a Noel: “¿Es difícil irse de gira con un hermano?” Y Noel respondió: “Sí, sobre todo si el hermano se llama Liam”.

Liam Gallagher y Noel Gallager han estado casados cada uno dos veces.

Liam estuvo casado con Patsy Kensit y con Nicole Appleton, ambas señoras conocidísimas. La primera, cantante, actriz y modelo. La segunda, cantante del grupo All Saints. La segunda le dedico una canción cuyo título lo dice todo: This Is A War. Liam tiene dos hijos de cada una de esas dos relaciones. Una hija, Molly, de una relación extramatrimonial que mantuvo estando casado con Kensit; y una cuarta hija, Gemma, de otra relación extramatrimonial que mantuvo estando casado con Nicole.

Noel estuvo casado con Meg Mathews, diseñadora de interiores y demi-ondaine londinense y se casó más tarde con Sara MacDonald, relaciones públicas. Tiene una hija de su primera relación y dos hijos de la segunda. Asegura que Sara “lo es todo para él” y va con ella a todas partes, posando a su lado, muy abrazadito, en todo photocall que se precie. Pues lo será todo para él, pero en el documental no la menciona ni de pasada, oiga.

Pues bien, en todo el documental estas mujeres NO APARECEN. El espectador podría pensar que los chicos del grupo están solteros. Nadie les pregunta nada a ellas.

En el documental se cuentan las siguientes historias:

Los chicos destrozaban hoteles en sus giras y la mayor parte de los hoteles del Reino Unido los incluyeron en su lista de non gratos.

Fueron detenidos por una pelea de borrachos en el ferry a Amsterdam.

Destrozaron un estudio de grabación y Noel le intentó romper la cabeza a Liam con un palo de criquet.

Noel afirmó en los Brit Music Awards, delante de toda la prensa, que “todo el mundo toma drogas y es algo tan normal como tomarse un té”, y se negó a retractarse.

Su bajista les dejó tras sufrir una crisis nerviosa, después de presenciar una pelea a golpes entre los hermanos.

Otro de sus colaboradores de toda la vida les dejó por razones similares.

No se cuentan las siguientes historias

Una semana después de que su mujer oficial, Patsy Kensit, diera a luz, Liam estaba concibiendo a su hija Molly con una fan.

Liam dejó a Patsy por Nicole Appleton.

Todavía casado con Nicole Appleton, Liam dejaba embarazada a una periodista.

Años después de divorciarse de Liam, Patsy declaraba al Telegraph: “Lloré todos y cada uno de los días que estuve casada con Liam Gallagher”.

Tampoco se cuenta que Liam se lió a hostias en Alemania con un grupo de turistas italianos y que la bronca fue tan bestia que Liam perdió los dos incisivos delanteros.

En fin, nada de eso, nada aparece en Supersonic. No se habla de las mujeres de los hermanos Gallagher, ni de sus hijos. O sea, se habla de su vida profesional, nunca de su vida privada. Y sólo de la parte de la vida profesional que ellos quieren que conozcamos.

Para poner un ejemplo de la importancia que los Gallagher conceden a las mujeres. En el documental se cuenta que Noel tiene un rollo de una noche, se va a su casa en San Francisco, pasa dos noches allí, compone una canción sobre el tema, y declara a la cámara que no recuerda el nombre de la chica.

Se da por supuesto que destrozar hoteles, destrozar estudios, darse de hostias y tomar drogas a diario es normal. Incluso que ese rollo de violencia y drogas hace aflorar la creatividad. Y todo esto se pone como ejemplo, como role model. Vale que a ellos les salió bien y les hizo ganar pasta. Pero no trate de imitarlo en casa.

En fin, qué puedo decir. El documental es muy bonito a nivel artístico. Cojonudamente hecho ¿Las animaciones? Preciosas, oiga. El montaje, espectacular. Pero creo que no tiene ningún correlato con la realidad. O quizá lo tiene, pero sólo cuenta una parte de la verdad, no toda la verdad. Esta es la historia contada desde el punto de vista de los Gallagher, según los Gallagher quieren contarla.

Resumiendo. Un documental muy bien hecho, muy bonito, y de lo más impersonal. Y masculino como él solo. Aburrido, un poquito. Y moralmente más que discutible. 

La más maja, con mucho, la madre de los Gallagher, que se merece un documental para ella sola.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

4 Comentarios

  1. Lo he leído al completo dos veces, porque la primera de ellas me he perdido con las faltas de ortografía, dobles espacios y signos mal puestos y era incapaz de centrarme. La segunda, ya pasando de eso, me he centrado en leer y saber más sobre el documental de Oasis (también uno de mis grupos favoritos de todos los tiempos). Sobre el artículo en sí, bien. Sobre la redacción del mismo, me queda la incógnita de cómo alguien que escribe así se puede hacer llamar escritora. Quien le corrija los textos (cosa que aquí no han hecho y agradezco, al menos, en parte) tiene el cielo ganado.

  2. Pobre Lucía. Qué mal le cae a casi todo el mundo. Quizá también a sí misma. A mí me simpatiza y conmueve. Le perdono y perdonaré siempre las faltas de ortografía. Baraka.

  3. No estoy para nada de acuerdo con la opinión de la autora sobre el documental.
    Para empezar el documental se centra sólo en los cinco primeros años de la banda, del 91 al 96, es decir el auge de oasis. Con esto ya se explica que no se nombre a ninguna de las mujeres de los Gallagher ya que ambos eran solteros en esos años. Durante ese periodo ni se casaron ni tuvieron hijos por lo tanto no tiene especial relevancia su vida sentimental.
    Entiendo que en este artículo la autora está criticando a la banda y no al documental, lo cual me parece más propio de prensa del corazón.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

17 − 10 =