‘Spiriman’, la pesadilla en bata blanca de Susana Díaz

Un médico de Urgencias granadino pone contra las cuerdas a la llamada a ser el futuro del socialismo español

4
Spiriman, a hombros de un policía local, tras salir de un acto de conciliación con el dimitido viceconsejero de Salud.
Spiriman, a hombros de un policía local, tras salir de un acto de conciliación con el dimitido viceconsejero de Salud.

Para ser médico de Urgencias en un hospital se necesita estar hecho de otra madera, y más si el centro es público, y este granadino de pura cepa –casi cien kilos de peso, 1’90 de estatura y 40 años de edad– es un buen ejemplo de ello, aunque le aterren las agujas. Con su #Yeah viral en las redes sociales ha echado a las calles de media Andalucía a decenas de miles de ciudadanos que quieren que los logros de una sanidad pública ejemplar no se pierdan por el desagüe de la mala gestión, los recortes y las corruptelas y apaños de rigor por culpa de una forma de gobernar clientelar y afín o rayana con el nepotismo.

Jesús Candel vive y siente a diario la medicina, hasta el punto de querer dejarlo todo tras un mal día de trabajo a principios del pasado verano, agobiado por la falta de recursos y la impotencia de luchar contra un sistema sanitario público que, de puertas oficiales para afuera aún se vende en Andalucía como la ‘Joya de la Corona’ y por dentro se desmorona a pasos agigantados mientras una tupida red clientelar cosida con esmero y sigilo durante décadas por los sucesivos gobiernos socialistas de Manuel Chaves, José Antonio Griñán y ahora Susana Díaz ha ido desmembrando un servicio público que otrora fue ejemplo de todos y hoy se cae a pedazos, aunque desde la boca de la presidenta de Andalucía no deja de salir un latiguillo reiterativo y cansino que elude la realidad a fuerza de eslogan: uno de casa tres euros que los andaluces pagan en impuestos se dedica al sistema sanitario público de la comunidad. Lo que no explica la presidenta andaluza es cómo y en qué condiciones se dedica a ello.

Intentaron acusarlo sin éxito de irregularidades en su fundación para niños en exclusión social

Con un simple móvil, un palo de ‘selfie’ y una telegenia incuestionable, el granadino Jesús Candel ha puesto contra las cuerdas a la llamada a ser el futuro del socialismo español en los próximos años. Su esposa, intensivista de Urgencias en Granada también como él, frenó en seco su deseo de abandonar la medicina y lo encaminó a todo lo contrario: luchar por ella, aunque fuese poniéndose al frente de la misma, sin miedo, sin nada que perder.

Y el miedo y el abismo siempre han estado ahí para Candel, que desde que convocó la primera de las tres multitudinarias manifestaciones en Granada el pasado octubre ha recibido numerosas amenazas y presiones para que abandonara su cometido. No lo han conseguido y los que hasta ayer lo acusaban de ser un simple iluminado hoy ya no están en sus puestos. Y pese a todo ello, la presidenta andaluza aún quiere obviar y negar incluso la decisiva actuación de Spiriman en toda esta lucha ciudadana en Andalucía, una lucha de gente anónima con una sola pancarta unificadora: “Por una sanidad pública de calidad”. Ni siglas políticas ni siglas sindicales. Después sí se han ido sumando al carro, como no podía ser de otro modo.

La utilización de las redes sociales han sido fundamentales para esta movilización ciudadana

Si por algo han destacado estas corrientes ciudadanas que han ido brotando en diferentes lugares de Andalucía contra las fusiones hospitalarias iniciadas en 2012 es que han sido impulsadas desde la nada, desde abajo, desde la ira de la propia ciudadanía andaluza harta de tanto abandono y dejadez institucional. Por eso, cuando desde el Ejecutivo de Susana Díaz se intenta colocar el sambenito de que las movilizaciones están orquestadas por Partido Popular y Podemos este argumento cae por su propio peso desde el principio.

El propio Candel, que ha repetido en innumerables entrevistas que “pasa de la política”, ha ido incluso mucho más allá de lo que las principales centrales sindicales del sector sanitario han acordado con el Gobierno andaluz. Desde un principio querían, en el caso concreto de Granada, que se volviera a la situación de “dos hospitales completos” y en esas andan a día de hoy aún enfrascados. Porque el problema sigue vivo, aunque Díaz tenga mucha prisa por enterrarlo cuanto antes, antes sobre todo de que le pueda torpedear su carrera hacia la dirección nacional del PSOE en los próximos meses.

Denuncia en los tribunales irregularidades en la gestión sanitaria pública en Andalucía

Ni siquiera el anuncio, en fases sucesivas y contradictorias, de Susana Díaz de primero frenar y después directamente derogar las fusiones hospitalarias ha contentado a Candel y sus seguidores, porque ven que todo se puede quedar a medias.

Han caído los tres principales cargos de la Consejería de Salud por debajo de su consejero, Aquilino Alonso: el viceconsejero Martín Blanco, el gerente del Servicio Andaluz de Salud (SAS), José Manuel Aranda, y la gerente del hospital fusionado en Granada, Cristina López. Incluso Susana Díaz, a la que su partido intentó proteger en todo momento para que no tuviera que dar explicaciones en el Parlamento andaluz, no ha tenido más remedio que darlas ante la gravedad de la situación.

Todas estas dimisiones oficiales, o ceses encubiertos, han sido desde un principio una condición sine qua non de Spiriman y las plataformas hospitalarias de Granada, Huelva, Málaga y Sevilla, aunque las protestas también han arreciado en otras ciudades como Jaén, Jerez, Almería o Córdoba.

Susana Díaz ha pasado en tres meses de negar la mayor a derogar las fusiones, aunque no por completo

El último órdago de Spiriman al Ejecutivo andaluz ha sido la de recordarle que Pilar Espejo, la recién nombrada nueva gerente del complejo hospitalario granadino, procede de otro distrito sanitario, concretamente el del Poniente de Almería, donde en solo dos años de gestión ha incrementado la deuda de 40 millones con que llegó al centro a 60, según informa Candel, quien recuerda al consejero de Salud que la derogación de las fusiones hospitalarias implican volver a como estaba el organigrama antes de 2012, es decir: dos hospitales en Granada, dos gerentes, no sólo uno como quiere mantener el Gobierno de Díaz. “Nunca ha habido un gerente que haya generado tanta deuda”, denuncia Candel a través de Youtube.

Estos procesos de fusiones hospitalarias iniciados en 2012 no solo llevan consigo un considerable trastorno para empleados y pacientes sino también una política de recortes encubiertas que nunca ha reconocido la presidenta andaluza. También denuncian las plataformas sanitarias que se ha producido un auge de actuaciones presuntamente corruptas, con el clientelismo y el nepotismo como ejes vertebradores de una política sanitaria errática y errónea.

Díaz no sabe aún como volver a los dos hospitales completos que exigen Spiriman en Granada.
Díaz no sabe aún como volver a los dos hospitales completos que exige Spiriman en Granada.

 

La agrupación de los dos hospitales granadinos en solo un centro sanitario partía de un sinsentido puramente geográfico. En un principio uno de ellos atendía a la población del norte de Granada y el otro a la procedente del sur. Con la fusión se repartieron entre ambos centros las especialidades de forma arbitraria, con el trastorno que ello ha conllevado para profesionales y pacientes, ya que ambos hospitales distan diez kilómetros uno del otro. Este problema también se puede comprobar en las fusiones llevadas a cabo en Huelva, Sevilla o Málaga, por ejemplo. A día de hoy nadie sabe el plan de la Junta para volver al organigrama sanitario público existente antes de las fusiones.

Este mismo viernes, Candel y las plataformas tienen previsto acudir al Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), con sede en Granada, para presentar las primeras denuncias de la Asociación Justicia por la Sanidad, creada por él para llevar a los tribunales todas las irregularidades que en los últimos meses ha denunciado a través de las redes sociales.

Spiriman-viernes 3

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

4 Comentarios

  1. Un gran aplauso para el DOCTOR CANDEL,mi mayor admiracion…hay que echarle valor para enfrentarse al todoporoso PSOE de Andalucia y mucho mas para enfrentarse a los poderes cuasi mafiosos del Sistema Andaluz de Salud.
    Hay que recordar siempre,una y otra vez,que es en Andalucia,con gobierno PSOE desde hace casi 40 años,donde mas se ha recortado,cortado y amputado en materia sanitaria,donde se empezo a hacer contratos basura,donde se han privatizado servicios esenciales como cocina,lavanderias y limpieza.
    La sanidad publica andaluza ha mermado en los ultimos años miemtras se ha ido potenciando solapadamente a la sanidad privada,bien por dejadez de forma consciente por parte del gobierno andaluz y tambien por miles de desviaciones de pacientes a las clinicas privadas por parte del SAS.
    Que caiga el gerente y el director del SAS esta bien,pero no es suficiente,tienen que caer tambien los cientos de cargos(gerentes,directores economico-administrativos,directores medicos,directores de enfermeria..)que llevan lustros en sus sillones no por su valia profresional sino por su lealtad al partido y que cada año se reparten cifras astronomicas en productividad.Si no caen estos tambien,de poco sirve que caigan los cabezones.

  2. El Doctor Candel es una persona que ha conseguido que el pueblo de Granada recupere su dignidad. Nunca, NINGÚN político de los que dicen “nos representan”, ha sabido o querido o podido cumplir su papel, y han preferido mantener su sillón para su propio beneficio. Gracias, Dr. Candel!

  3. Candel es toi con tigo biba la madre k te parió adelante en mi pueblo ay un ambulatorio construido des 2003 a falta de e ki. Pamiento se es ta callendo a cachos no ay ambulancia la k había desa pareció la k acude cuando no tiene otros servicios es ta a 9 kilómetros el hospital mas cercano es ta a 32 kmt sevilla a 120 kmt aveces la ambulancia a tardao 1hora o más en llegar y se a dado el caso k cuando a podio llegar el enfermo ya es ta muerto yo es estuve 15 1 2017 en sevilla en la manifestación de la sanidad publica fue impresionante pero me dolió mucho la gente de mi pueblo k a cudimos cuatro gatos ala manifestación cosa k no ocurrió de otros pueblos de al rededor k fueron muchas personas es toy indicnada cuando pregunte a algunas personas para ir ala manifestación res puesta yo no me señalo esa palabra yo la sentía 1962 aki beo k des pues de tantos años de ausencia no a cambiado nada mi pueblo es ta dormido o tiene miedo pero cuando ay un florclore es el primero ay no se señalan prefieren morir antes de hablar el pueblo tiene 6500 habitantes

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

2 × uno =