Hace tres años tuve un sueño en  el que yo no aparecía en ningún momento. Era una conversación entre mujeres que no conocía, a quienes no había visto nunca o que no tenía  ningún recuerdo de ellas, lo que viene a ser lo mismo. Algo que has olvidado, que dejas de usar desaparece, deja de existir en el estado de despierto, en el consciente, pero ¿sucede lo mismo en el subconsciente? ¿en el inconsciente?

Recordé  una poesía de un filósofo chino “Chuang Tze”

Ayer soñé que era una mariposa ahora que estoy despierto no sé si soy un hombre que sueña que es una mariposa o una mariposa que piensa que es un hombre.

Me habría gustado conocer este filósofo para aprender de él y para intentar entre los dos resolver el problema, pero lo tuve que resolver solo y llegue a la conclusión que Chuang Tze era las dos cosas, un hombre y una mariposa, dependiendo del estado mental en que se encontrase.

Mi sueño empezaba tomar forma racional. Las cinco mujeres eran yo mismo, que las había creado en mi sueño, o que las había rescatado del olvido y por tanto existían previamente. O todavía más impresionante, yo era el pensamiento de cinco mujeres que desconocía.

En el sueño, cuatro de las mujeres no paraban de hacerle preguntas a otra que parecía ser más importante. No recuerdo las preguntas que le hacían, pero sí sé que las respondía  todas. Entonces la que contestaba, podría decir la protagonista del grupo, pregunto al resto. ¿Y si me hacéis preguntas que yo no sepa contestar? Las cuatro le dijeron a la vez: no importa, las vas a responder todas y siempre vas a decir la verdad.

Lo primero que hay que entender  es que todo lo creado en el sueño te pertenece, eres tú o parte de ti, pero es difícil aceptar, de comprender ser el pensamiento de otra persona, que sea de distinto sexo es más complicado, pero ser el pensamiento de cinco mujeres y que una de ellas  lo sepa todo, es incluso estrambótico.

¿Cómo podría contestar la protagonista todas las preguntas, algunas de ellas sin saber sobre la materia que le preguntaban y por tanto sin conocer su respuesta, además acertar?

Lo que sí quedaba meridianamente claro es que debería ser honesta, siempre contar su verdad, de relatar lo que ella observaba, independientemente de que esto fuese placentero o desagradable.

Si soñar es pensar dormido, saltándonos las limitaciones del espacio tiempo y de la materia y pensar es soñar despierto pero con unas reglas de juego más estrictas, había que encontrar un puente que conectase los dos mundos. Este puente es la imaginación que opera en el sueño y en la vigilia, que sabe funcionar con las reglas del pensamiento y con la evasión del sueño.

Ese era el mensaje del sueño por un lado tenía que usar la imaginación como una herramienta importante de interpretación onírica y en contrapartida debería  actuar siempre con cautela, ser honesto conmigo mismo, no engañarme y contar mi verdad, procurando solo dar algo de luz en la noche.

El pensamiento, la imaginación, el soñar  son funciones de la mente y están comunicadas entre sí.

“La imaginación es más importante que el conocimiento” ” Albert  Einstein”

Os espero en mi blog de interpretación de sueños www.jesusros.net.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

tres × 4 =