Solomillo de ternera o buey y patatas gratinadas

0

Entramos en Cuaresma, antes, marcada con ayunos y abstinencias. Quienes vivimos aquellos tiempos, tenemos la costumbre de seguir tradiciones que, en realidad no son malas para la salud. Menos carne, más pescado en las dietas, y algún día, como el miércoles de ceniza -el que da entrada a la Cuaresma tras el Carnaval-, y el viernes Santo, ayuno y abstinencia para los creyentes.

Aprovechamos pues para comer un buen.

Solomillo de ternera o buey.

Untar el Solomillo con mostaza-miel-pimienta y reservar en la nevera de un día para otro.

Calentar el horno a 180º.

Marcar el solomillo por ambos lados sobre una plancha muy caliente o en una barbacoa, mejor aún.

Colocar luego el solomillo en fuente de hornear, con un buen  chorro de coñac o jerez. Depende del tamaño pero, no dejar más de 20 minutos. Debe quedar rojo por dentro.  Aliñar con sal y, si conviene, añadir un poco más de coñac o jerez.

Servir cortado en láminas finas.

Es un plato típico del Restaurante La Masia de L’Ametlla del Vallès. La foto es suya.

Acompañar con unas patatas gratinadas:

Gratin dauphinois.

A razón de una patata y media por persona. Pelar las patatas. Lavarlas enteras, nunca cuando están cortadas. Pierden su almidón.

Cortar en láminas finas y colocarlas  en una fuente que habremos refregado con  un ajo, y untaremos con mantequilla. Salpimentar las patatas, mover  con las manos para que el condimento llegue a todas por igual. Cubrir con crema de leche y leche, mitad y mitad.  Hornear 40 minutos a fuego medio 175º.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

nueve + ocho =