Sólo el 30% del pulpo que consumimos es gallego. El resto es del norte de áfrica. No tienen el mismo color ni, desde luego, el mismo sabor. Pero es el que suelen tener la mayor parte de las pescaderías de los supermercados.

Eso explica que en los últimos años se haya disparado el precio del pulpo gallego, y que hasta se haya triplicado el coste del kilo, hasta llegar a costar entre 16 y 20 euros.

El consumo es tan grande aquí en Galicia, que sólo el 25-30% es gallego porque no da para más”, según reconocen los propios pescadores.

Llega a costar entre 16 y 20 euros el kilo de pulpo

Para evitar la sobreexplotación, hay establecida una cota por persona y barco durante la temporada. Un control que impide abastecer la gran demanda que hay de pulpo, pero que al menos protege a la especie para evitar su desaparición en las costas gallegas. 

El gallego y el de marruecos no es el mismo pulpo, la raza es distinta. El gallego es un pulpo más oscuro, mucho más brillante, a la hora de cocerlo la textura es totalmente distinta. El otro mantiene mucho más fácil la textura, por eso es más fácil para los pulpeiros. Sin embargo el sabor no tiene nada que ver, el gallego es mucho más intenso, un sabor más a mar que viene dado por las corrientes marinas del mar.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorEmprendedora
Artículo siguienteEuropa estudia hoy eliminar el cambio de horario
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

1 × 1 =