Vectrus, la sociedad gestora de los servicios civiles de la base aérea de Morón de la Frontera (Sevilla) para las Fuerzas Aéreas de Estados Unidos en Europa, ha comunicado este viernes a la plantilla el listado concreto de los trabajadores afectados por la nueva tanda de despidos anunciada por esta sociedad estadounidense, según ha informado José Armando Rodríguez (UGT), presidente del comité de empresa.

Rodríguez asegura que este cuarto expediente de regulación de empleo (ERE) “encubierto” que sufre la plantilla de los servicios civiles de la base de Morón ha sido planteado para despedir “a menos de 30 trabajadores”, al objeto de impedir que esta nueva tanda de despidos sea tratada como un “despido colectivo”, con los procedimientos y requerimientos que ello conlleva.

Al respecto, ha explicado que Vectrus ofrece para estos despidos la máxima indemnización recogida por la legislación laboral; el salario de 45 días por cada año de servicio hasta 2011 y de 33 días a partir de entonces, abriendo la puerta a los empleados que “voluntariamente” deseen abandonar la empresa, pero a la vez reservándose la opción de aceptar o no la adhesión voluntaria a tales despidos.

Mientras 20 trabajadores ya se han ofrecido como voluntarios para ser objeto de estos despidos, Vectrus no ha comunicado hasta este viernes a qué voluntarios acepta y a cuáles no. Este viernes, según José Armando Rodríguez, ha sido cuando la empresa presente el listado oficial completo de trabajadores afectados por los despidos, tanto en el caso de los voluntarios como en el caso de aquellos que desean permanecer en la plantilla.

El presidente del comité de empresa, en ese sentido, ha comprendido que tras tres expedientes de regulación de empleo desde finales de 2010, y con la empresa sin descartar nuevos despidos colectivos, haya empleados que prefieran abandonar la empresa con la máxima indemnización posible en vez de ser despedidos con indemnizaciones “de 20 días” por año de servicio en un hipotético nuevo ERE.

De cualquier manera, ha señalado que este “ERE encubierto” profundiza en el “desmantelamiento” de la plantilla española de la base, reclamando “una verdadera implicación” de los poderes españoles y de la clase política en la defensa de estos puestos de trabajo. Y es que desde hace años, este colectivo avisa de la paulatina reducción de la plantilla española y su sustitución por militares estadounidenses.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

12 − 11 =