Sí, soy roja… ¿y qué?

1

La  polémica suscitada estos días por un adjetivo que salió de la boca del barón socialista aragonés hacia los partidarios de Pedro Sánchez persiguiendo el insulto, me dejó francamente asombrada. Desde muy joven tengo conciencia política, y si alguien en tono vejatorio me llamaba o llama “roja” la respuesta era y sigue siendo automática “sí, soy roja ¿y…?”.

Ya hace muchos años investigué sobre el origen de la denominación “rojo/a” que nos proferían a los que practicamos, militamos o estamos significados con algún partido político de ideario progresista y de izquierda, y que normalmente procedía de quienes se posicionaban en las antípodas de los postulados de izquierda. Tal vez en el presente caso ocurra lo mismo.

El caso es que lo tenía ya un poco olvidado y el repaso me ha venido bien no sólo para refrescar conocimiento, sino  también para reafirmarme en mi rojerío, sí, ese rojerío  que parece que algunos miembros del partido socialista pretenden eludir.

El Rojo a lo largo de la historia se utilizó en muchas revoluciones como símbolo de libertad y Democracia.

La primera referencia que encuentro – que dependiendo de los autores puede ser otra- es que en la antigua Roma, los esclavos que alcanzaban la libertad -libertos- portaban  un gorro  que habitualmente era de color rojo – pileus-  que los distinguía como hombres libres; aunque hay quien asevera que no es hasta la Revolución Francesa hasta que el color rojo, y, a través de la misma prenda, se convierte en un símbolo de Libertad, igualdad y democracia: las luchas del pueblo – sangre roja –  contra la monarquía de Luis XVl -sangre azul-  momento histórico destacado para el bermellón; el gorro  rojo entonces se denominaba “frigio”; y no es hasta el siglo XlX  que el gorro frigio se consagra definitivamente como símbolo internacional de la libertad.

Antes de dejar a un lado el gorro frigio se me ocurre que no vendría mal que los militantes lo adoptaran  como símbolo de su lucha por recuperar la libertad y la democracia en su partido; me puedo imaginar esas multitudes que asisten a los encuentros con el candidato que representa el NO a la derecha portando este símbolo.  En política siempre fueron relevantes los gestos y los gráficos; bonita estampa sería  la de la militancia luciendo orgullosos un símbolo de libertad.

Con razón el rojo ha sido el color que adoptaron los partidos de izquierda, tanto comunistas como socialistas; símbolo de revolución, de lucha obrera,  de Democracia, de lucha y oposición a la monarquía…; cierto es que todas ellas son lides que como socialistas asumimos o deberíamos asumir. De ahí mi sorpresa cuando el compañero Lamban utiliza el rojo con acritud y a modo de insulto sin sonROJARSE lo más mínimo, aunque esto último puede derivar de una incapacidad física e ideológica, dada su aversión al color y a lo que significa.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

1 Comentario

  1. Luis Gómez Llorente era Rojo y por Rojo tuvo que penar años de carcel franquista que le dejaron el frío en los huesos y mala circulación de la sangre en parte de su cuerpo para toda la vida Luis era SOCIALISTA Luis no tenía coche y se ganaba la vida dando clases de Doctrina Social de la Iglesia en academias a estudiantes del PREU Cuando apenas había salido de la carcel y el PSOE era ilegal, presumía de socialista en público y decía que quien mejor que un socialista para hablar de Doctrina Social aunque fuera la de la Iglesia
    Luis tenia coraje y era un valiente que nunca se doblegó a la represión franquista y siempre defendió sus ideas con honestidad
    Luis nunca fue rico ni se aprovechó de las prebendas de su puesto de Presidente de las Cortes Siempre se ganó el pan con el sudor de su frente
    No se lo qué opinaría Luis de oir a dirigentes de su partido avergonzarse de ser Rojo No sé qué diría Luis si fuese a Aragón y viese el sueldo y el tren de vida de su presidente No sé qué diría Luis de ver que gente de su partido defienden y practican puertas giratorias y pactan con los herederos del franquismo
    A mí por mi parte me da vergüenza ver lo que están haciendo y diciendo algunos de los actuales dirigentes de un partido que ha evolucionado sobre la lucha y sacrificio de muchas personas honestas que han sufrido la represión franquista y de otros que se han dejado su sangre y hasta su vida luchando por el socialismo
    Triste e indigno favor a los que se avergüenzan de pertenecer a un partido de izquierdas o de rojos Ojalá los militantes los expulsen de sus poltronas y prebendas lo antes posible

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

veinte − 3 =