¿Seré machista?

0

Me gustaría desmentir esos rumores que hay en las redes sobre si soy machista. He de decir que lo niego rotundamente. De hecho, tengo una amiga que es mujer y es una persona absolutamente normal.

  • Que vivimos en una sociedad machista es evidente y que hay que luchar contra ese machismo  implícito que tenemos todos, también. Pero que por parte de grupos feministas y de “los salvaptrias” de la izquierda intelectual no sepan encajar una ironía, me preocupa.

que por parte de grupos feministas y de “los salvapatrias” de la izquierda intelectual no sepan encajar una ironía, me preocupa

  • Tengo que reconocer que no sabía nada de “Feminismo”. De hecho, la primera vez que escuché la expresión “El Patriarcado“, creía que se refería a un restaurante de Segovia. Pensé: “ahí tienen que poner un cochinillo de puta madre”.
  • Nunca pensé que era machista hasta que una chica con la que salía me contó que, antes de salir una noche le dijo a su amiga: “hoy me apetece zumbarme a un tío“. Yo no le dije nada, pero por dentro estaba pensando : ¿pero qué formas de hablar son esas para una señorita?
  • Vamos, que ese día ella salió como he salido yo toda la puta vida y aún así la juzgué. Ahí me di cuenta que era un machista.
  • En mi defensa tengo que decir que también era por celos. A mí me da igual que una tia se folle a quién le dé la gana. Pero ¡coño! ¡No me cuentes todos los detalles! Es que la chica era muy explicativa: Qué si a éste me lo follé en el pueblo, que si al otro en el coche, que si a uno de “adopta a un tio”…  ¡Qué necesidad de hacer daño!  ¡Que yo también he hecho mis cositas y no te cuento nada!! Además estábamos empezando, era la etapa de hacerle sentir al otro una persona especial.
  • También tengo que decir que en “50 sombras de Grey”, cuando Anastasia pregunta a Grey a cuántas había llevado al cuarto de las hostias, y él respondió que a 15, a  ella no le hizo ni puta gracia.
  • Si, me sentí un poco Anastasia, una mezcla de celos y morbo. Adicto al dolor, era yo el que le preguntaba: ¿Y a ese cómo te lo follaste, de forma espontánea o fue también premeditado?
  • Así que contrariado, sin saber si soy celoso, morboso o machista, decidí hacerme feminista. Me costó. Hice lo de aquel dicho de “haz cómo que lo eres hasta que lo seas“. Y me convertí en un feminista radical. Igualdad absoluta.
  • Hasta me metí en un grupo de feministas. El problema es que no hacían ni puto caso a mis propuestas.  Ducharme sólo con hombres atenta contra mí libertad sexual, yo no elegí esto. ¿Para cuándo un gimnasio con unos vestuarios mixtos?
  • Nosotros también sufrimos “El patriarcado” y “el machismo”. ¿O qué me dices del típico gilipollas que en el vestuario se esta afeitando en pelotas? Que te dan ganas de decirle: “Tronco, que no estas en tu keli”.
  • Y esto se lo cuento a una amiga y me dice: “¡Si, hombre!, le voy a enseñar yo mis tetas a todos los tios del gimnasio”. ¡Qué jodía, aquí queremos igualdad para lo que nos interesa!
  • Y cuento todo esto sobre “el feminismo” porque estamos en un momento en el que, para los monologuistas  intelectuales españoles, está mejor visto hacer humor negro (chistes sobre gente con cáncer o tetrapléjicos), que chistes machistas u homófobos. 
  • Lo mejor es el argumento que te dan, “¿tú sabes cómo lo ha pasado una mujer?”. ¿Sabrán ellos cómo lo pasa un enfermo con cáncer y sus familiares?
  • Así que por eso nunca he pertenecido a ningún grupo. Para decir gilipolleces, al menos que sean mías. Que tengo muchas.
  • Las sensaciones de cuando estoy siendo celoso y morboso las conozco pero  me cuesta saber cuando estoy siendo machista. Si las reconozco, las cambio.
¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

5 × tres =